A_CONF_184_6_ES
Correct misalignment Change languages order
A/CONF.184/6 A-CONF-184-6-e-ocr-.pdf (English)A/CONF.184/6 A-CONF-184-6-s-ocr.pdf (Spanish)
A/CONF. 184/6 Report of the Third United Nations Conference on the Exploration and Peaceful Uses of Outer Space Vienna, 19-30 July 1999 UNITED NATIONS New York, 1999 NOTE Symbols of United Nations documents are composed of capital letters combined with figures. Mention of such a symbol indicates a reference to a United Nations document. The designations employed and the presentation of the material in this publication do not imply the expression of any opinion whatsoever on the part of the Secretariat of the United Nations concerning the legal status of any country, territory, city or area or of its authorities, or concerning the delimitation of its frontier or boundaries. A/CONF. 184/6 UNITED NATIONS PUBLICATION Sales No. E.00.I.3 ISBN 92-1-100832-8 A7CONF.184/6 Abbreviations ADEOS Advanced Earth Observing Satellite AFRICOVER Digital Land Cover Database for Africa ALOS Advanced Land Observing Satellite ARTEMIS African Real-Time Environmental Monitoring Information System AVHRR Advanced Very High Resolution Radiometer CBERS China-Brazil Earth Resources Satellite CEOS Committee on Earth Observation Satellites CLIRSEN Centre for Integrated Surveying of Natural Resources CNES Centre national d'etudes spatiales (France) COPINE cooperative information network linking scientists, educators, professionals and decisionmakers in Africa COSPAR Committee on Space Research COSPAS-SARSAT International Search and Rescue Satellite System DLR German Aerospace Center ECA Economic Commission for Africa ECLAC Economic Commission for Latin America and the Caribbean EGNOS European Geostationary Navigation Overlay Service EMS environmental information and modelling system EMPRES Emergency Prevention System for Transboundary Animal and Plant Pests and Diseases ENRIN Environment and Natural Resource Information Networks EPIRB emerging position-indicating radio beacon ESA European Space Agency ESCAP Economic and Social Commission for Asia and the Pacific ESCWA Economic and Social Commission for Western Asia EUMETSAT European Organization for me Exploitation ofMeteorological Satellites EURISY European Association for me International Space Year Eurocontrol European Organization for the Safety of Air Navigation EUTELSAT European Telecommunications Satellite Organization FAME Forest Assessment and Monitoring Environment FAO Food and Agriculture Organization of the United Nations GARS Geological Applications of Remote Sensing GCOS Global Climate Observing System GffiWS Global Information and Early Warning System Gn global information infrastructure GIS Geographic Information System GLONASS Global Navigation Satellite System (Russian Federation) GMPCS global mobile personal communications by satellite GMS Geostationary Meteorological Satellite GNSS global navigation satellite system GOES Geostationary Operational Environmental Satellite GOFC Global Observation of Forest Cover GOMS Geostationary Operational Meteorological Satellite GOOS Global Ocean Observing System 2 A/CONF. 184/6 GPS Global Positioning System GRID Global Resource Information Database GSO geostationary satellite orbit GTOS Global Terrestrial Observing System IAU International Astronomical Union ICAO International Civil Aviation Organization ICSU International Council for Science IGOS Integrated Global Observing Strategy IMO International Maritime Organization MSO International Mobile Satellite Organization INFOCLIMA World Climate Data Information Referral System INFOTERRA International Environment Information System INPE National Institute for Space Research (Brazil) INSAT Indian National Satellite INTELSAT International Telecommunications Satellite Organization Intersputnik International Organization of Space Communications IOMAC Indian Ocean Marine Affairs Cooperation IRS Indian Remote Sensing Satellite ISO International Organization for Standardization ISRO Indian Space Research Organization ITU International Telecommunication Union JERS Japan Earth Resources Satellite Landsat Land Remote Sensing Satellite LEO low-Earth orbit MAB Man and the Biosphere MERCOSUR Southern Cone Common Market NASA National Aeronautics and Space Administration (United States of America) NASDA National Space Development Agency (Japan) NOAA National Oceanic and Atmospheric Admimstration (United States of America) POLDER Polarization of the Earth's Reflectances PRODES Brazilian Amazon Deforestation Survey Project ProMIS Programme Management Information System RAMSES Reconnaissance and Management System of the Environment of Schistocerca RAPIDE African Network for Integration and Development REIMP Regional Environmental Information Management Project RESAP Regional Space Applications Programme for Sustainable Development SeaWiFS Sea-viewing Wide Field-of-view Sensor SOTER Global Soil and Terrain Database SPOT Satellite pour 1'observation de la Terre SPS Standard Positioning Service TCDC technical cooperation among developing countries TOPS technology outreach programme on space for university educators TREES Tropical Ecosystem Environment Observation by Satellite 3 A7CONF.184/6 TRMM Tropical Rainfall Measuring System UNDCP United Nations International Drug Control Programme UNEP United Nations Environment Programme UNESCO United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization UNISPACE 82 Second United Nations Conference on the Exploration and Peaceful Uses of Outer Space UNISPACEin Third United Nations Conference on the Exploration and Peaceful Uses of Outer Space UNITAR United Nations Institute for Training and Research VSAT very small aperture terminal WAAS Wide Area Augmentation System WHO World Health Organization WMO World Meteorological Organization 4 A/CONF.184/6 Contents Paragraphs Chapter I. Resolutions adopted by the Conference Resolution 1. The Space Millennium: Vienna Declaration on Space and Human Development Resolution 2. Expression of thanks to the people and Government of Austria Resolution 3. Credentials of representatives to the Third United Nations Conference on the Exploration and Peaceful Uses of Outer Space n. Background and recommendations of the Conference 1-410 2" A. Historical perspective 1-12 25 B. The United Nations and the peaceful uses of outer space 13-20 26 C. Second United Nations Conference on the Exploration and Peaceful Uses of Outer Space 21-27 27 D. Enabling environment for space exploration and utilization 28-47 28 E. Genesis of and preparations for the Conference 48-54 31 F. Purpose and objectives of the Conference 55-56 32 G. Harnessing the potential of space at the start of the new millennium 57-410 33 HI. Proceedings of the Conference 411-573 78 A. Attendance and organization of work 411-451 78 B. Summary of the general exchange of views 452-481 82 C. Report of Committee I 482-513 87 D. Report of Committee II 514-533 89 E. Report of the Technical Forum 534-555 90 F. Activities of the Space Generation Forum 556-558 92 G. Report of the Credentials Committee 559-568 93 H. Adoption of the report of the Conference 569-570 94 L Closure of the Conference 571-573 94 Page 6 6 19 19 Annexes I. List of documents II. Report of the Space Generation Forum IE. Conclusions and proposals emanating from the activities of the Technical Forum 5 A/CONF.184/6 I. Resolutions adopted by the Conference Resolution 1 The Space Millennium: Vienna Declaration on Space and Human Development* The States participating in the Third United Nations Conference on the Exploration and Peaceful Uses of Outer Space (UNISPACE III), held in Vienna from 19 to 30 July 1999, I Reaffirming the aims and principles of the Charter of the United Nations, the principles of international law and the relevant resolutions of the General Assembly, Having in mind that humans have always gazed at the sky with wonder and that from such was born the curiosity that drove early astronomers to study the movements of celestial bodies, from which the foundations of modern space science and technology were laid, Recognizing the importance of space science and space applications for the fundamental knowledge of the universe, education, health, environmental monitoring, management of natural resources, disaster management, meteorological forecasting and climate modelling, satellite navigation and communications, and the major contribution that space science and technology make to the well-being of humanity and specifically to economic, social and cultural development, Considering that space transcends national boundaries and interests, permitting the development of global solutions to address common challenges and providing a vantage point from which to view planet Earth, Noting the positive developments in international relations since the Second United Nations Conference on the Exploration and Peaceful Uses of Outer Space, held in Vienna from 9 to 21 August 1982,1 Reaffirming the common interest of all humanity in the progress of the exploration and use of outer space for peaceful purposes, and convinced of the need to prevent an arms race Adopted by the Conference at its 10th plsnary meeting, on 30 July 1999. in outer space as an essential condition for the promotion of international cooperation in this regard, Recognizing that outer space should be the province of all humankind, to be utilized for peaceful purposes and in the interests of mamtaining international peace and security, in accordance with international law, including the Charter of the United Nations and as proclaimed in the Treaty on Principles Governing the Activities of States in the Exploration and Use of Outer Space, including the Moon and Other Celestial Bodies,2 Reaffirming General Assembly resolution 51/122 of 13 December 1996, entitled "Declaration on International Cooperation in the Exploration and Use of Outer Space for the Benefit and in the Interest of All States, Taking into Particular Account the Needs of Developing Countries", Recognizing that the orderly conduct of space activities is beneficial to all countries, whether or not they have already become active in space research or have started to utilize space applications, and that active support for space activities is expressed in the observance by States and by international organizations of the provisions of the outer space treaties, Noting with satisfaction that the United Nations conferences on the exploration and peaceful uses of outer space were held in Vienna in 1968 and in 1982, leading to many new initiatives, including the creation of the United Nations Programme on Space Applications and the establishment of regional centres for space science and technology education, affiliated to the United Nations, which are contributing to a better understanding of space technology and to capacity-building in the utilization of space technology at the local level for social and economic development, Noting the benefits and applications of space technologies in addressing the unprecedented challenges to sustainable development, and noting also the effectiveness of space instruments for dealing with the challenges posed by the pollution of the environment, depletion of natural resources, loss of biodiversity and the effects of natural and anthropogenic disasters, Recognizing that significant changes have occurred in the structure and content of world space activity, as reflected in the increasing number of participants in space activities at all levels and the growing contribution of the private sector to the promotion and implementation of space activities, 6 A/CONF.I84/6 Recognizing also that the use of space technology should be in accordance with the principles set out in Agenda 213 for the benefit of all nations and peoples and that its applications should be extended to developing countries, Recognizing further the role played in recent years in the field of space by the Committee on the Peaceful Uses of Outer Space, as well as the role of States in the formulation of policies and implementation of international cooperation in that field, Realizing that the above-mentioned challenges can be met for the benefit of all humanity by considering the mutual interests of all parties, sharing space knowledge and resources, coordinating missions and projects between interested States and strengthening international cooperation in the exploration and peaceful uses of outer space, Convinced that efforts should be undertaken to facilitate substantive joint projects between "space-faring" and "nonspace-faring" countries, as well as among developing countries, which could result in the undertaking of projects that are beyond the means of individual countries, Taking note with satisfaction of the valuable contributions of participants of the Technical Forum and the Space Generation Forum to the work of UNISPACE HI, 1. Declare the following as the nucleus of a strategy to address global challenges in the future: (a) Protecting the Earth's environment and managing its resources: action should be taken: (i) To develop a comprehensive, worldwide, environmental monitoring strategy for long-term global observations by building on existing space and ground capabilities, through the coordination of the activities of various entities and organizations involved in such efforts; (ii) To improve the management of the Earth's natural resources by increasing and facilitating the research and operational use of remote sensing data, enhancing the coordination of remote sensing systems and increasing access to, and the affordability of, imagery; (iii) To develop and implement the Integrated Global Observing Strategy so as to enable access to and the use of space-based and other Earth observation data; (iv) To enhance weather and climate forecasting by expanding international cooperation in the field of meteorological satellite applications; (v) To ensure, to the extent possible, that all space activities, in particular those which may have harmful effects on the local and global environment, are carried out in a manner that limits such effects and to take appropriate measures to achieve that objective; (b) Using space applications for human security, development and welfare: action should be taken: (i) To improve public health services by expanding and coordinating space-based services for telemedicine and for controlling infectious diseases; (ii) To implement an integrated, global system, especially through international cooperation, to manage natural disaster mitigation, relief and prevention efforts, especially of an international nature, through Earth observation, communications and other space-based services, making maximum use of existing capabilities and filling gaps in worldwide satellite coverage; (iii) To promote literacy and enhance rural education by improving and coordinating educational programmes and satellite-related infrastructure; (iv) To improve knowledge-sharing by giving more importance to the promotion of universal access to space-based communication services and by devising efficient policies, infrastructure, standards and applications development projects; (v) To improve the efficiency and security of transport, search and rescue, geodesy and other activities by promoting the enhancement of, universal access to and compatibility of space-based navigation and positioning systems; (vi) To assist States, especially developing countries, in applying the results of space research with a view to promoting the sustainable development of all peoples; (c) Advancing scientific knowledge of space and protecting the space environment: action should be taken: (i) To improve the scientific knowledge of near and outer space by promoting cooperative activities in such areas as astronomy, space biology and medicine, space physics, the study of near-Earth objects and planetary exploration; (ii) To improve the protection of the near-Earfh space and outer space environments through further research in and implementation of mitigation measures for space debris; (iii) To improve the international coordination of activities related to near-Earth objects, harmonizing the 7 A/CONF. 184/6 worldwide efforts directed at identification, follow-up observation and orbit prediction, while at me same time giving consideration to developing a common strategy that would include future activities related to near-Earth objects; (iv) To protect the near and outer space environments through further research on designs, safety measures and procedures associated with the use of nuclear power sources in outer space; (v) To ensure that all users of space consider the possible consequences of their activities, whether ongoing or planned, before further irreversible actions are taken affecting future utilization of near-Earth space or outer space, especially in areas such as astronomy, Earth observation and remote sensing, as well as global positioning and navigation systems, where unwanted emissions have become an issue of concern as they interfere with bands in the electromagnetic spectrum already used for those applications; (d) Enhancing education and training opportunities and ensuring public awareness of the importance of space activities: action should be taken: (i) To enhance capacity-building through the development of human and budgetary resources, the training and professional development of teachers, the exchange of teaching methods, materials and experience and the development of infrastructure and policy regulations; (ii) To increase awareness among decision makers and the general public of the importance of peaceful space activities for improving the common economic and social welfare of humanity; (iii) To establish and/or strengthen national mechanisms to coordinate the appropriate development of space activities and foster the participation of all the sectors concerned; (iv) To improve the sharing of information on and use of spin-offs from space activities, in particular between developed and developing countries, by making use of appropriate communications technologies; (v) To encourage all States to provide their children and youth, especially females, through appropriate educational programmes, with opportunities to learn more about space science and technology and their importance to human development and to participate fully in activities related to space science and technology, as an investment in the future; (vi) To create, within the framework of the Committee on the Peaceful Uses of Outer Space, a consultative mechanism to facilitate the continued participation of young people from all over the world, especially young people from developing countries and young women, in cooperative space-related activities; (vii) To consider the creation of awards to recognize outstanding contributions in space activity, in particular for youth; (e) Strengthening and repositioning of space activities in the United Nations system: action should be taken: (i) To reaffirm the role of the Committee on the Peaceful Uses of Outer Space, its two subcommittees and its secretariat in leading global efforts for the exploration and peaceful use of outer space relating to significant global issues; (ii) To assist in the improvement of the capacitybuilding process in developing countries and countries with economies in transition by emphasizing the development and transfer of knowledge and skills, by ensuring sustainable funding mechanisms for the regional centres for space science and technology education, affiliated to the United Nations, by enhancing support for the United Nations Programme on Space Applications through the provision of adequate resources, and by participating in the implementation of the new strategy of the Programme arising from UNISPACE HI; (iii) To encourage the increased use of space-related systems and services by the specialized agencies and programmes of the United Nations system and by the private sector around the world, where appropriate, in order to support United Nations efforts to promote the exploration and peaceful uses of outer space; (iv) To promote the efforts of the Committee on the Peaceful Uses of Outer Space in the development of space law by inviting States to ratify or accede to, and inviting intergovernmental organizations to declare acceptance of, the outer space treaties4 developed by the Committee and by considering the further development of space law to meet the needs of the international community, taking into particular account the needs of developing countries and countries with economies in transition; (v) To further consider the agenda structure and working methods of the Committee on the Peaceful Uses of Outer Space and its two subcommittees to 8 A/CONF.184/6 better reflect issues of global concern, including international cooperation in space activities, taking into particular account die needs of developing countries and countries with economies in transition, as set out in the report of the Committee on its fortieth session;5 (vi) To strengthen the coordination of mutually beneficial activities between the Committee on the Peaceful Uses of Outer Space and other United Nations entities; (f) Promoting international cooperation: action should be taken to follow up the decision by the States participating in UNISPACE EL: (i) To take note of the recommendations of the regional preparatory conferences for Africa and the Middle East, for Asia and the Pacific, for eastern Europe and for Latin America and the Caribbean that are relevant to efforts made at the global and regional levels, as set forth in sections A and B, respectively, of the annex to the present Declaration, and to call upon the international community, to the extent feasible, to consider those recommendations in appropriate forums; (ii) To establish a special voluntary United Nations fund for the purpose of implementing the recommendations of UNISPACE HL, in particular the activities of the regional centres for space science and technology education, taking into account the recommendations of the regional preparatory conferences. All States should be invited to support the fund financially or in kind in an annual letter from the Secretary-General that will, inter alia, identify priority project proposals for enhancing and assisting technical cooperation activities, in particular for human resource development. The Secretariat will provide annually to the Committee on the Peaceful Uses of Outer Space a report listing those States which have responded to the Secretary-General's invitation; (iii) To adopt measures aimed at identifying new and innovative sources of financing at the international level, including in the private sector, in order to support the implementation of the recommendations of UNISPACE HI in developing countries; (iv) To encourage all States and international organizations to strengthen their efforts in promoting the peaceful uses of outer space for the benefit and in the interest of all States, taking into particular account the interest of developing countries and countries with economies in transition, by facilitating programmes and activities between "space-faring" and "non-spacefaring" countries, as well as among developing countries, and involving civil society, including industry; 2. Recognize the tremendous achievements of space science and technology to date, look forward with confidence to achieving even greater progress in the future, and stress the vital importance of attaining the goals and executing the actions outlined above and described in detail in the report of UNISPACE HI; 3. Emphasize that the shared objective of sustainable development for all countries will require timely and effective action to achieve the stated goals and that such an endeavour will provide ample scope for space science and technology to play their proper role as major contributors to people's wellbeing; 4. Recommend to the General Assembly that it review and evaluate, within existing resources, the implementation of the recommendations of UNISPACE in after a period of five years, and thereafter as appropriate, and that the reviews be based on preparatory work carried out by the Committee on the Peaceful Uses of Outer Space, open to the participation of representatives of all Member States, and the specialized agencies of the United Nations system and observers; 5. Recognize that the promotion of bilateral, regional and international cooperation in the field of outer space must be guided by General Assembly resolution 51/122; n Recalling that 4 October 1957 was the date of the launch into outer space of the first human-made Earth satellite, Sputnik I, thus opening the way for space exploration, Recalling also that 10 October 1967 was the date of the entry into force of the Treaty on Principles Governing the Activities of States in the Exploration and Use of Outer Space, including the Moon and Other Celestial Bodies,6 Decide, in order to contribute to the achievement of the objectives of UNISPACE HI, in particular that of increasing awareness among decision makers and civil society of the benefits of the peaceful uses of space science and technology for sustainable development, to invite the General Assembly to declare, according to its procedures, "World Space Week" between 4 and 10 October for the yearly celebration at the international level of the contribution that space science and technology can make to the betterment of the human condition. 9 A/CONF. 184/6 Annex Rpreecpoamrmateonryd actoionnfesr oenf tchees rfoerg itohnea l Tthhei rEdx pUlnoirtaetdi oNna atinodn sP Ceaocneffeurle Uncsees o onf Outer Space 1. In accordance with General Assembly resolution 52/56, the regional preparatory conferences for the Third United Nations Conference on the Exploration and Peaceful Uses of Outer Space (UNISPACE III) were convened in Kuala Lumpur from 18 to 22 May 1998, in Ccncepcion, Chile, from 12 to 16 October 1998, in Rabat from 26 to 30 October 1998 and in Bucharest from 25 to 29 January 1999, for the regions of Asia and the Pacific, Latin America and the Caribbean, Africa and western Asia, and eastern Europe, respectively. The regional preparatory conferences were designed to assist Member States in the regions concerned in formulating recommendations and action plans related to, inter alia: (a) enhancing understanding among Member States of the role and use of space technology in social and economic development; (b) problems associated with implementing space technology and space applications programmes; and (c) improving and facilitating regional and international collaboration. Through the discussions! on issues related to the agenda of UNISPACE III, the regional preparatory conferences also enabled Member States to become familiar with the objectives of UNISPACE IE and to identify issues of priority to each region in advance of the conference. 2. In accordance with the recommendations of the Advisory Committee for UNISPACE III on the text and structure of the Vienna Declaration, the Secretariat classified the recommendations of the regional preparatory conferences, as compiled in documents A/CONF.184/PC/L.5 and Add.l, into two major categories. Section A below contains the recommendations with global implications, and section B contains those with regional implications. The major headings under sections A and B below correspond to those of chapter II, section G, of the report of UNISPACE HI. A. Rimepcolimcamtieonnds ations with global 1. Protecting the environment Recommendations of the Regional Preparatory Conference for Africa and the Middle East 3. The following was recommended: (a) In order to give adequate consideration to environmental and resource management issues in the regions of Africa and the Middle East, there should be direct participation and active involvement of those regions in international activities and programmes related to Earth observation; (b) At present, there are four Earth observation ground receiving stations, located in Italy, Saudi Arabia, South Africa and Spain, that are able to receive data on several African and Middle Eastern countries. The owners of those stations and the countries that are within their footprints should study the feasibility and desirability of operating the stations on a regional basis (South Africa is proposing to make its station available for such a regional operation); (c) Scientific and research institutions in both Africa and the Middle East should foster scientific collaboration with Earth observation satellite operators in order to ensure that future Earth observation remote sensing systems meet the specific and unique needs of the two regions; (d) There are numerous space-technology-related application projects, both in the operational phase and in the planning phase, that are funded by donor countries and international organizations, including United Nations entities. In order to maximize the beneficial impact of those projects, it is critical that the concerned donors, organizations and the countries benefiting from the projects coordinate and harmonize such development projects and programmes. The United Nations, as well as the Economic Commission for Africa (ECA) and the Economic and Social Commission for Western Asia (ESCWA), should play a leading role in coordinating and harmonizing development projects; (e) The United Nations, in conformity with the Principles Relating to Remote Sensing of the Earth from Outer Space7 and other legal instruments governing space activities, should ensure that all countries enjoy equal access to data and other information from Earth observation satellites; (f) The International Telecommunication Union (ITU) should ensure that experimental frequencies are reserved specifically for the purposes for which they are used at present. The specific frequencies to be reserved include, but 10 A/CONF.184/6 are not limited to, the following: 18.6 and 18.8 GHz, used for the measurement of soil, moisture and vegetation; and the frequency band 174.8 and 191.8 GHz, centred on 183.3 GHz, used for vertical sounding of atmospheric properties, such as humidity. Recommendations of the Regional Preparatory Conference for Asia and the Pacific 4. The following was recommended: (a) In view of the contributions of remote sensing and related technologies towards the well-being of the global community, the promotion of international cooperation in the development and use of remote sensing technologies should be accorded priority in the agenda of UNISPACE HI; (b) The Committee on Earth Observation Satellites should give serious consideration to the standardization of spectral aspects of sensors, data formats and other characteristics of the ground segment, in order to contribute to the development of Earth observation systems, and especially to meet the emerging needs of countries in the region of Asia and the Pacific; (c) Member States should follow a unified approach to developing a standard format for the acquisition, processing and handling of remote sensing data; (d) Satellite operators should maintain reasonable continuity of their services. Recommendations of the Regional Preparatory Conference for Latin America and the Caribbean 5. Action should be taken: (a) To establish, during the decade 2000-2010, a comprehensive strategy for the use of space technology for risk evaluation and for prevention, mitigation and reduction activities in disaster management; (b) To promote the use of space technology for the purpose of achieving a global understanding of climatic phenomena, such as El Nino events, and of taking appropriate prevention measures. Recommendations of the Regional Preparatory Conference for Eastern Europe 6. The following was recommended: (a) Activities involving scientific research and practical applications in the field of remote sensing by satellite should be strengthened;-(b) Cooperation between the national space agencies in eastern Europe and the World Meteorological Organization should be enhanced in order to meet the need for data on global change and to participate actively in the definition of the future Earth observing mission concept; (c) National Earth observation programmes and existing cooperation mechanisms such as the Committee on Earth Observation Satellites and the Integrated Global Observing Strategy partnership should be strengthened. 2. Facilitating and utilizing communications Recommendations of the Regional Preparatory Conference for Africa and the Middle East 7. The following was recommended: (a) Member States should ensure that global telecommunications designers and operators take into consideration the interests and priorities of the local communities and the telecommunication authorities and relevant bodies of the countries where they operate; (b) In conformity with the Treaty on Principles Governing the Activities of States in the Exploration and Use of Outer Space, including the Moon and Other Celestial Bodies8 and other related legal instruments, the United Nations and ITU should guarantee the equal rights of all countries in the access to and use of space. Geosynchronous orbital slots for countries and regions that do not yet have the capacity to use those slots should be reserved as a matter of right; (c) ITU should facilitate the coordination of orbital slots between countries in Africa and the Middle East and international organizations. Recommendations of the Regional Preparatory Conference for Asia and the Pacific 8. The following was recommended: (a) Satellite operators and service providers should reduce the cost of systems and services for space communications in developing countries in the region. In that effort, the private sector has an important role to play; (b) The international satellite organizations should take into account the needs and limitations of the countries in Asia and the Pacific in future space communications systems and applications. In that connection, entities such as the International Telecommunications Satellite Organization (INTELSAT), the International Mobile Satellite Organization (IMSO) and other space communications entities should 11 A/CONF.184/6 provide communications satellite capacity with the aim of promoting regional space-based services. Recommendation of the Regional Preparatory Conference for Eastern Europe 9. In view of the existence of tables, identifying the purposes and characteristics of active satellites in the geostationary orbit and the services provided by those satellites, that information should be distributed as a background document at UNISPACE III. 3. Improving and using positioning and location capabilities Recommendation of the Regional Preparatory Conference for Africa and the Middle East 10. The United Nations should ensure that there are no restrictions on the accuracy of data, information and technology of global positioning systems and other satellite navigation systems, or on the availability of such systems, in particular for use in civil aviation. 4. Furthering knowledge and building capacity Recommendations of the Regional Preparatory Conference for Eastern Europe 11. The following was recommended: (a) International organizations should assist Member States in the region in acquiring methodologies for remote sensing by satellite, mcluding software packages; (b) The Office for Outer Spa.ce Affairs of the Secretariat should create a data bank on commercial space projects in general and on commercial telecornmumcation system projects in particular. The data bank could be used to maintain information on such activities as telecommunication systems in low, middle and geostationary orbits. Such a data bank would enable each State to leain about the latest developments and meet its needs in that area and to invest its resources more appropriately. 5. Enhancing education and trainiing opportunities for youth Recommendation of the Regional Preparatory Conference for Africa and the Middle East 12. Member States should take advantage of the Space Generation Forum at UNISPACE HI. The Forum, to be organized by the alumni of the Internationail Space University, will provide the opportunity for aspiring, emerging and established "space-faring" countries to develop the necessary skills, knowledge and contacts among their young and promising space professionals for future advancement. 6. Spin-offs and commercial benefits from space activities: promoting technology development and exchange Recommendations of the Regional Preparatory Conference for Africa and the Middle East 13. The following was recommended: (a) The United Nations should ensure that no unnecessary restrictions are placed on Member States that are developing their own launch facilities, in particular when such facilities are in conformity with the criteria for the peaceful use of outer space; (b) Member States should request advanced countries to eliminate discriminatory measures in the licensing of space technology to the regions of Africa and the Middle East. 7. Promoting international cooperation Recommendation of the Regional Preparatory Conference for Africa and the Middle East 14. The United Nations should establish, as a matter of urgency, a special fund within the Office for Outer Space Affairs to assist in the implementation of the recommendations of UNISPACE in. Recommendations of the Regional Preparatory Conference for Asia and the Pacific 15. The following was recommended: (a) Member States should fully utilize existing mechanisms of regional and international cooperation such as the Regional Space Applications Programme for Sustainable Development in Asia and the Pacific of the Economic and Social Commission for Asia and the Pacific (ESCAP) and the Committee on Earth Observation Satellites. The coordination involving the United Nations Programme on Space Applications and ESCAP should be further strengthened; (b) Given the wide diversity among the countries in Asia and the Pacific, which include many developing countries, the United Nations should play a more active role in the coordination of space-related activities in the region, with a view to fostering international cooperation; (c) UNISPACE HI should affirm that space-based services for search and rescue, disaster monitoring and 12 A/CONF.184/6 management, and weather-related uses should be free of commercial considerations. Recommendations of the Regional Preparatory Conference for Latin America and the Caribbean 16. The States of Latin America and the Caribbean, meeting within the framework of the Regional Preparatory Conference for Latin America and the Caribbean: (a) Expressed their firm resolve to promote international cooperation in the field of space science and technology as a basic tool for achieving the sustainable development of the less developed countries; (b) Conscious of the need to meet the specific requirements of each region, emphasized the importance of orienting cooperation programmes on the basis of the harmonization of compatible objectives and contributions in accordance with the human and economic capacities available in each State; (c) Expressed their conviction that cooperation projects must assist in developing the potential of each State in terms of its human, technological and economic resources. 17. The following was recommended: (a) Action should be taken to give priority to specific cooperation projects in the field of space that would make an effective contribution to developing the potential of States in terms of human, technological, economic and training resources, in the interests of achieving the best possible results; (b) Action should be taken to facilitate the timely and effective use of the information obtained through space technology as a basic input into the decision-making process, in the public sector and in the private sector; (c) Action should be taken to increase the mterlinking of telecornmunications, remote sensing and space information systems in order to maximize the effectiveness of initiatives directed towards the sustainable development of States. Recommendations of the Regional Preparatory Conference for Eastern Europe 18. The following was recommended: (a) The United Nations should provide adequate resources for the implementation of the recommendations of UNISPACE III; (b) Member States in eastern Europe should be encouraged to actively cooperate and participate in the international scientific and technological research programmes on the International Space Station, as their involvement could provide major economic and social benefits for the region; (c) Member States in the region should take advantage, through international cooperation, of the complementarity of satellite systems for increasing opportunities in space science, technology and applications; (d) With reference to the issue of space debris, the United Nations should ensure that a good balance is achieved between the necessity to preserve outer space for future space activities and the need to maintain conditions for current space activities. Both space agencies and the global scientific community should play an important role in helping the United Nations to achieve that goal; (e) UNISPACE III should discuss legal aspects of space activities, review and assess the current status of space law and promote its farther progressive development based on the Treaty on Principles Governing the Activities of States in the Exploration and Use of Outer Space, including the Moon and Other Celestial Bodies. In studying those and other issues, the Legal Subcommittee of the Committee on the Peaceful Uses of Outer Space should continue to cooperate with other intergovernmental and non-governmental organizations dealing with space law. B. Recommendations of the regional preparatory conferences for UNISPACE III with regional and national implications 1. Protecting the environment Recommendations of the Regional Preparatory Conference for Africa and the Middle East 19. The following was recommended: (a) The appropriate scientific and technical committees of EGA and ESCWA should cooperate closely to enhance capacity-building in remote sensing and mapping centres already in existence in the regions in the areas of human resources, infrastructure development, acquisition of equipment and policy regulations; (b) The regions of Africa and me Middle East are not totally covered by Earth observation ground receiving stations. The regional commissions of the Economic and Social Council that are responsible for the two regions (ECA and ESCWA) should work with affected countries to ensure that the coverage gap is closed; 13 A/CONF.184/6 (c) Member States are encouraged to put in place prospective, proactive and participatory science and technology policies and to implement space strategies, including the necessary annual budget allocations, in order to derive maximum benefit and to contribute towards enhancing the standard of living of their people; (d) Member States should facilitate and encourage the participation of the private sector in all aspects of space industry development and related applications; (e) ECA and ESCWA should work with Member States in the two regions to determine the ability of the Member States to participate effectively in Earth observation projects. Recommendations of the Regional Preparatory Conference for Asia and the Pacific 20. The following was recommended: (a) Member States should enhance consultations among themselves in planning future Earth observation programmes. They should also fully utilize and enhance research and information networking to promote the exchange of data and research results in the International Geosphere-Biosphere (Global Change) Programme and related Earth studies; (b) Policy and decision makers should be better informed about the immense potential of satellite remote sensing and related technologies for the effective management of resources and, in particular, for disaster prevention and mitigation; (c) Member States in the region should formulate appropriate space-related policies and strive to play an effective role in the delivery of value-added services; (d) In view of the existence of problems encountered in implementing regional cooperative efforts involving data exchange and technology transfer owing to differences in national policies and priorities, Member States should develop more workable and acceptable mechanisms to facilitate coordination and cooperation in that area; (e) Any regional programme should include the exchange of data and the sharing of information derived from data analysis. Recommendations of the Regional Preparatory Conference for Latin America and the Caribbean 21. Action should be taken: (a) To identify and establish, through the competent national authorities, focal points for the exchange of information and >fl*l*«£HtfeJlft4ti HOW TO OBTAIN UNITED NATIONS PUBLICATIONS United Nations publications may be obtained from bookstores and distributors throughout the world. Consult your bookstore or write to: United Nations, Sales Section, New York or Geneva. COMMENT SE PROCURER LES PUBLICATIONS DES NATIONS UNIES Les publications des Nations Unies sont en vente dans les librairies et les agences d£positaires du monde entier. Informez-vous aupres de votre libraire ou adressez-vous a : Nations Unies, Section des ventes, New York ou Geneve. KAK IIO.IY'HITb lOJAHMfl OPI Allll.tAUI1II OEIEJIIHEHHMX HAI1III1 M 3 j a H M f l 0 p r a H H 3 a u H M . OSicjMHemibix HauHfi MOAIIO Kyiwrb B KHHVKHUX wara-3Hnax H arenTCTBax BO Bcex paftotiax vmpa. HaBOjHTe cnpaBKM 06 M3jaimflx B BauieM KHHAHOM Mara3Mne M.TIM nmuHTe no ajpecy: OpraHM3auHH 06ieaHnennbix HauHH, CeKUMH no npojaxe M3jatiHH, Hbio-MopK MJIH XeHeBa. COMO CONSEGUIR PUBLICACIONES DE LAS NACIONES UNIDAS Las publicaciones de las Naciones Unidas estan en venta en librerias y casas distribuidoras en todas partes del mundo. Consulte a su librero o dirijase a: Naciones Unidas, Secci6n de Ventas, Nueva York o Ginebra. Printed in Austria V.99-89551-November 1999-1,650 United Nations publication Sales No. E.00.I.3 ISBN 92-1-100832-8 A/CONF.184/6A/CONF. 184/6 Informe de la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Exploración y Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos Viena, 19 a 30 de julio de 1999 NACIONES UNIDAS A/CONF. 184/6 Informe de la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Exploración y Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos Vierta, 19 a 30 de julio de 1999 NACIONES UNIDAS Nueva York, 1999 NOTA Las signaturas de los documentos de las Naciones Unidas se componen de letras mayúsculas y cifras. La mención de una de tales signaturas indica que se hace referencia a un documento de las Naciones Unidas. Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que aparecen presentados los datos que contiene no implican, de parte de la Secretaría de las Naciones Unidas, juicio alguno sobre la condición jurídica de ninguno de los países, territorios, ciudades o zonas, o de sus autoridades, ni respecto de la delimitación de sus fronteras o límites. A/CONF. 184/6 PUBLICACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS Número de venta: S.00.I.3 ISBN 92-1-300183-5 A/CONF.184/6 Siglas y abreviaturas ADEOS AFRICOVER ALOS ARTEMIS CBERS CEOS CLIRSEN CNES COPINE CEPA CEPAL CESPAO CESPAP CIUC COSPAR COSPAS-SARSAT CTPD DLR Satélite avanzado de observación de la Tierra Mapa de la cubierta terrestre y base de datos geográficos para África (Proyecto) Satélite Avanzado de Observación de los Suelos Sistema de control del medio ambiente de África en tiempo real Satélite chino-brasileño de teleobservación de la Tierra Comité de Satélites de Observación de la Tierra Centro de Levantamientos Integrados de Recursos Naturales por Sensores Remotos Centro Nacional de Estudios Espaciales Red cooperativa de información para vincular a científicos, educadores profesionales y encargados de adoptar decisiones de África Comisión Económica para África Comisión Económica para América Latina y el Caribe Comisión Económica y Social para Asia Occidental Comisión Económica y Social para Asia y el Pacífico Consejo Internacional para la Ciencia Comité de Investigaciones Espaciales Sistema Internacional de Satélites de Búsqueda y Salvamento cooperación técnica entre países en desarrollo Centro Espacial Alemán EGNOS EIMS EIOM EMPRES ENRIN ESA EUMETSAT EURISY EUROCONTROL EUTELSAT FAME FAO Servicio Geoestacionario Complementario Europeo de Navegación sistema de información y elaboración de modelos ambientales Estrategia Integrada de Observación Mundial Sistema de prevención de emergencia de plagas y enfermedades transfronterizas de los animales y las plantas Red de Información sobre el Medio Ambiente y los Recursos Naturales Agencia Espacial Europea Organización Europea de Explotación de Satélites Meteorológicos Asociación Europea para el Año Internacional del Espacio Organización Europea para la Seguridad de la Navegación Aérea Organización Europea de Telecomunicaciones por Satélite Evaluación Forestal y Vigilancia del Medio Ambiente Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación GARS Aplicaciones de la Teleobservación a la Geología GLONASS Sistema Mundial de Navegación por Satélite GMPCS Sistema de comunicaciones personales móviles mundiales por satélite GMS Satélite Meteorológico Geoestacionario GMS Himawari satélite meteorológico geoestacionario Himawari GNSS Sistema Mundial de Navegación por Satélite GOES Satélite geoestacionario operacional del medio ambiente iii A/CONF.184/6 GOFC proyecto piloto de observación mundial de bosques GOMS Satélite Meteorológico Geoestacionario Operacional GPS Sistema mundial de determinación de la posición GRID Base de Datos sobre Recursos Mundiales IMI Infraestructura Mundial de Información INFOCLIMA Servicio Mundial de Referencias e Información sobre Datos Climáticos INFOTERRA Sistema Internacional de Información Ambiental Inmarsat Organización Internacional de Telecomunicaciones Móviles por Satélite INPE Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Brasil) INSAT Sistema Nacional de Satélites de la India INTELSAT Organización Internacional de Telecomunicaciones por Satélite INTERSPUTNIK Organización Internacional de Comunicaciones Espaciales IOMAC Cooperación sobre Asuntos Marítimos en el Océano índico ERS Satélite de teleobservación de la India ISO Organización Internacional de Normalización ISRO Organización de Investigación Espacial de la India JERS Satélite del Japón para el estudio de los recursos terrestres LEO órbita terrestre baja LRSS Satélite de Teleobservación Terrestre MAB Programa sobre el Hombre y la Biosfera (MAB) MERCOSUR Mercado Común del Sur NASA Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio NASDA Organismo Nacional de Actividades Espaciales NOAA Organismo Nacional para el Estudio de los Océanos y la Atmósfera OACI Organización de Aviación Civil Internacional OMI Organización Marítima Internacional OMM Organización Meteorológica Mundial OMS Organización Mundial de la Salud OSG órbita de los satélites geoestacionarios PNUFID Programa de las Naciones Unidas para la Fiscalización Internacional de Drogas PNUMA Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente POLDER Polarización y direccionalidad de las reflectancias terrestres PRODES vigilancia satelital del bosque amazónico del Brasil ProMIS Sistema de Información sobre Gestión de Programas RAMAR Radiómetro avanzado de muy alta resolución RAMSES Sistema de reconocimiento y ordenación del medio ambiente del género Schistocerca RAPIDE Red Africana para la Integración y el Desarrollo REIMP Proyecto Regional de Gestión de Información Ambiental RESAP Programa regional de aplicaciones espaciales al desarrollo sostenible iv A/CONF.184/6 RLS Radiobaliza de localización de siniestros SeaWiFS Sensor de amplio campo de visión para la observación del mar SIG sistema de información geográfica SMIA Sistema mundial de información y alerta sobre la alimentación y la agricultura SMOC Sistema Mundial de Observación del Clima SMOO Sistema Mundial de Observación de los Océanos SMOT Sistema mundial de observación terrestre SOTER Base de datos digital sobre el suelo y los terrenos a nivel mundial SPOT Satélite de observación de la Tierra SPS Servicio estándar de determinación de la posición TMPA/VSAT terminal de muy pequeña avertura TOPS programa de extensión en materia de tecnología espacial para profesores universitarios TREES observaciones ambientales por satélite del ecosistema tropical TRMM Misión pluviométrica tropical UAI Unión Astronómica Internacional UNESCO Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura UNISPACE 82 Segunda Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Exploración y Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos UNISPACE m Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Exploración y Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos UNITAR Instituto de las Naciones Unidas para la Formación Profesional y la Investigación Un Unión Internacional de Telecomunicaciones WAAS Sistema de aumento de zona amplia v A/CONF.184/6 índice Capítulo I. n. m. Anexos I. II. III. Párrafos Página Resoluciones aprobadas por la Conferencia 1 Resolución 1. El milenio espacial: La Declaración de Viena sobre el Espacio y el desarrollo humano 1 Resolución 2. Expresión de gratitud al pueblo y el Gobierno de Austria 17 Resolución 3. Credenciales de los representantes ante la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Exploración y Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos . 17 Antecedentes y recomendaciones de la Conferencia 1-410 18 A. Perspectiva histórica 1-12 24 B. Las Naciones Unidas y la utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos 13-20 25 C. Segunda Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Exploración y Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos . . . . 21-27 26 D. Entorno propicio para la exploración y utilización del espacio .. 28-47 27 E. Génesis y preparativos de la Conferencia 48-54 31 F. Finalidad y objetivos de la Conferencia 55-56 32 G. Aprovechamiento de las posibilidades del espacio a comienzos del nuevo milenio 57-410 33 Actuaciones de la Conferencia 411-573 84 A. Asistencia y organización de los trabajos 411-451 84 B. Resumen del intercambio general de opiniones 452-481 89 C. Informe de la Comisión I 482-513 94 D. Informe de la Comisión II 514-533 96 E. Informe del Foro Técnico 534-555 97 F. Actividades del Foro de la Generación Espacial 556-558 100 G. Informe de la Comisión de Verificación de Poderes 559-568 100 H. Aprobación del informe de la Conferencia 569-570 101 I. Clausura de la Conferencia 571-573 101 Lista de documentos 106 Informe del Foro de la Generación Espacial 117 Conclusiones y propuestas resultantes de las actividades del Foro Técnico 120 vn A/CONF.184/6 I. Resoluciones aprobadas por la Conferencia Resolución 1 El milenio espacial: La Declaración de Viena sobre el Espacio y el desarrollo humano* Los Estados participantes en la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Exploración y Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos (UNISPACE III), celebrada en Viena del 19 al SO de julio de 1999, I Reafirmando los objetivos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, los principios del derecho internacional y las resoluciones pertinentes de la Asamblea General, Teniendo presente que el ser humano siempre ha mirado el cielo con maravilla y que a raíz de ello nació la curiosidad que condujo a los primeros astrónomos a estudiar el movimiento de los cuerpos celestes, base sobre la que se establecieron los cimientos de la ciencia y la tecnología espaciales modernas, Reconociendo la importancia de la ciencia y de las aplicaciones espaciales para el conocimiento fundamental del universo, la educación, la salud, la vigilancia ambiental, la gestión de recursos naturales, la gestión de desastres, las previsiones meteorológicas y la modelización del clima, la navegación y las comunicaciones por satélite, y la importante contribución de la ciencia y la tecnología espaciales al bienestar de la humanidad y concretamente al desarrollo económico, social y cultural, Considerando que el espacio es algo que trasciende las fronteras e intereses nacionales, permitiendo la adopción de soluciones mundiales dirigidas a enfrentar problemas comunes y brindar una posición ventajosa para el examen del planeta Tierra, Tomando nota de la evolución positiva de las relaciones internacionales desde la Segunda Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Exploración y Utilización del 'Aprobada por la Conferencia en su décima sesión plenaria, celebrada el 30 de julio de 1999. Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos, celebrada en Viena del 9 al 21 de agosto de 19821, Reafirmando el interés común de toda la humanidad en el progreso de la exploración y utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos, y convencidos de que la necesidad de prevenir una carrera de armamentos en el espacio ultraterrestre es un requisito indispensable para promover la cooperación internacional en este ámbito, Reconociendo que el espacio ultraterrestre ha de ser el campo de actividad de toda la especie humana para su utilización con fines pacíficos y en aras de la preservación de la paz y seguridad internacionales, de conformidad con el derecho internacional incluida la Carta de las Naciones Unidas y como se proclama en el Tratado sobre los principios que deben regir las actividades de los Estados en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre, incluso la Luna y otros cuerpos celestes2 Reafirmando la resolución 51/122 de la Asamblea General, de 13 de diciembre de 1996, titulada "Declaración sobre la cooperación internacional en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre en beneficio e interés de todos los Estados, teniendo especialmente en cuenta las necesidades de los países en desarrollo" Reconociendo que una realización ordenada de las actividades espaciales beneficia a todos los países, tanto a los que ya participan activamente en la investigación espacial o han empezado a utilizar las aplicaciones espaciales como los que aún no lo han hecho, y que la observancia por los Estados y por las organizaciones internacionales de las disposiciones de los tratados sobre el espacio ultraterrestre es una manifestación de apoyo activo a las actividades espaciales, Tomando nota con satisfacción de que en 1968 y 1982 se han celebrado en Viena conferencias de las Naciones Unidas sobre la exploración y utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos que se tradujeron en múltiples iniciativas nuevas, entre ellas la creación del Programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la tecnología espacial y el 1 A/CONF.184/6 establecimiento de centros regionales de formación en ciencia y tecnología espaciales añliados a las Naciones Unidas, que están contribuyendo a una mejor comprensión de la tecnología espacial y al fomento de la capacidad de utilizarla localmente en pro del desarrollo social y económico, Observando las ventajas y aplicaciones de la tecnología espacial a la hora de encarar los retos sin precedentes que plantean para el desarrollo sostenible y observando también la eñcacia de los instrumentos espaciales para hacer frente a los retos que suponen la contaminación del medio ambiente, el agotamiento de los recursos naturales, la pérdida de biodiversidad y los efectos de las catástrofes de origen natural y humano, Reconociendo que se han producido cambios apreciables en la estructura y el contenido de las actividades espaciales mundiales, que se reflejan en el número creciente de participantes en esas actividades a todos los niveles y en la contribución cada vez más importante del sector privado a la promoción y realización de las actividades espaciales, Reconociendo también que el uso de la tecnología espacial debe hacerse de conformidad con los principios recogidos en el "Programa 21"3 , en beneficio de todas las naciones y pueblos y sus aplicaciones se deben hacer extensivas a los países en desarrollo, Reconociendo además el papel jugado a lo largo de estos años en el ámbito espacial por la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos, así como la función de los Estados en el establecimiento de políticas y la ejecución de la cooperación internacional en esa esfera, Conscientes de que es posible responder a los retos arriba mencionados en beneficio de toda la humanidad teniendo en cuenta los intereses mutuos de todas las partes, compartiendo el conocimiento y los recursos del espacio, coordinando las misiones y los proyectos entre los Estados interesados e intensificando la cooperación internacional en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos, Convencidos de que deberían realizarse esfuerzos por fomentar proyectos sustantivos conjuntos entre los países activos en el espacio y los que no disponen de medios espaciales, así como entre los países en desarrollo, lo que podría dar lugar a la ejecución de proyectos que serían prohibitivos para un solo país, Tomando nota con satisfacción de las valiosas contribuciones de los participantes en el Foro Técnico y en el Foro de la Generación Espacial a la labor de UNISPACE III, 1. Declaran que la enumeración siguiente es el núcleo de una estrategia dirigida a abordar los retos mundiales del futuro: a) Protección del medio ambiente de la Tierra y gestión de sus recursos: deberían adoptarse medidas tendientes a: i) Desarrollar una estrategia mundial amplia de vigilancia ambiental para observaciones de larga duración a nivel mundial actuando sobre la base de las capacidades espaciales y terrestres existentes, mediante la coordinación de las actividades de las diversas entidades y organizaciones interesadas; ii) Mejorar la gestión de los recursos naturales de la Tierra aumentando y facilitando la utilización con fines de investigación y operativos de datos provenientes de la teleobservación, fomentando la coordinación de los sistemas de teleobservación e incrementando el acceso a las imágenes de origen espacial, así como su asequibilidad; iii) Desarrollar y aplicar la Estrategia Mundial Integrada de Observación de la Tierra de forma que se posibilite el acceso a los datos de observación provenientes del espacio y de otras fuentes de la Tierra y la utilización de éstos; iv) Potenciar la predicción meteorológica y climática mediante la intensificación de la cooperación internacional en la esfera de las aplicaciones de los satélites meteorológicos; v) Velar, en la medida de lo posible, por que todas las actividades espaciales, en particular las que puedan perjudicar al medio ambiente local y mundial, se lleven a cabo de tal modo que se limiten dichos efectos y adoptar medidas apropiadas con tal fin; b) Utilización de las aplicaciones de la tecnología espacial en pro de la seguridad, el desarrollo y el bienestar humanos: deberían adoptarse medidas tendientes a: 2 A/CONF.184/6 i) Mejorar los servicios de salud pública ampliando y coordinando servicios espaciales para telemedicina y para luchar contra las enfermedades infecciosas; ii) Implantar un sistema mundial integrado, especialmente a través de la cooperación internacional, para gestionar las actividades paliativas, de socorro y prevención de desastres naturales, particularmente de carácter internacional, mediante la observación de la Tierra, las comunicaciones y otros servicios espaciales, aprovechando al máximo las capacidades existentes y colmando las lagunas en la cobertura de la Tierra por los satélites; iii) Promover la alfabetización y fomentar la educación en las zonas rurales mejorando y coordinando programas educativos y la infraestructura relacionada con los satélites; iv) Mejorar la utilización común de conocimientos, dando para ello mayor importancia a la promoción del acceso universal a los servicios espaciales de comunicación, formulando políticas y elaborando infraestructuras, normas y proyectos de desarrollo de aplicaciones eficientes; v) Mejorar la eficiencia y la seguridad de las actividades de transporte, búsqueda y salvamento, geodesia y otras, promoviendo el perfeccionamiento de los sistemas espaciales de navegación y determinación de la posición y su acceso universal, así como la compatibilidad entre esos sistemas; vi) Ayudar a los Estados, especialmente a los países en desarrollo, a aplicar los resultados de la investigación espacial con miras a promover el desarrollo sostenible de todos los pueblos; c) Fomento del conocimiento científico del espacio y protección del medio ambiente espacial: deberían adoptarse medidas tendientes a: i) Mejorar los conocimientos científicos sobre el espacio cercano a la Tierra y el espacio ultraterrestre mediante el fomento de actividades de cooperación en campos como la astronomía, la biología y la medicina espaciales, la física espacial, el estudio de objetos cercanos a la Tierra y la exploración planetaria; ii) Mejorar la protección del entorno del espacio cercano a la Tierra y del espacio ultraterrestre mediante nuevas investigaciones y la aplicación de medidas de mitigación del problema de los desechos espaciales; iii) Mejorar la coordinación internacional de las actividades relacionadas con los objetos cercanos a la Tierra, armonizando la labor mundial dirigida a la identificación, observación de seguimiento y predicción de la órbita, considerando al mismo tiempo la elaboración de una estrategia común que incluya las actividades futuras relacionadas con los objetos cercanos a la Tierra; iv) Proteger los entornos espaciales cercano y lejano prosiguiendo las investigaciones sobre los diseños, las medidas de seguridad y los procedimientos asociados al uso de fuentes de energía nuclear en el espacio ultraterrestre; v) Velar por que todos los usuarios del espacio tengan en cuenta las posibles consecuencias de sus actividades, tanto en marcha como en proyecto, antes de que se realicen nuevas acciones irreversibles que afecten a la utilización futura del espacio cercano a la Tierra o del espacio ultraterrestre, especialmente en materias tales como la astronomía, la observación de la Tierra y la teledetección, así como en cuanto a los sistemas mundiales de determinación de la posición y de navegación, en las que la emisiones no deseadas se han convertido en una cuestión que suscita preocupación ya que interfieren las bandas del espectro electromagnético ya utilizadas para esas aplicaciones; d) Mejoramiento de las oportunidades de educación y capacitación y sensibilización pública sobre la importancia de las actividades espaciales: deberían adoptarse medidas tendientes a: i) Fomentar el fortalecimiento de la capacidad mediante el desarrollo de los recursos humanos y presupuestarios, la formación y el desarrollo profesional de los educadores, el intercambio de métodos y material de enseñanza y de experiencia en la materia, de desarrollo de infraestructuras y el establecimiento de principios normativos; ii) Sensibilizar más a los encargados de adoptar decisiones y al público en general sobre la importancia de las actividades espaciales pacíficas 3 A/CONF.184/6 para mejorar el bienestar común económico y social de la humanidad; iii) Crear mecanismos nacionales y/o fortalecerlos con objeto de coordinar el desarrollo adecuado de las actividades espaciales y promover la participación de todos los sectores interesados; iv) Mejorar la utilización común de información sobre los beneficios derivados de las actividades espaciales y su aprovechamiento, en particular entre países desarrollados y países en desarrollo, mediante tecnologías de comunicaciones apropiadas; v) Alentar a todos los Estados a que brinden a sus niños y jóvenes, especialmente a las mujeres y niñas, mediante programas de educación apropiados, oportunidades de aprender más acerca de la ciencia y la tecnología espaciales y su importancia para el desarrollo humano, así como de participar plenamente en las actividades relacionadas con la ciencia y la tecnología espaciales, considerándolas una inversión para el futuro; vi) Crear, en el marco de la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos, un mecanismo consultivo encaminado a facilitar la participación continua de jóvenes de todo el mundo, especialmente los jóvenes de los países en desarrollo y las mujeres jóvenes, en actividades de cooperación relativas al espacio; vii) Considerar la posibilidad de crear premios en reconocimiento de las contribuciones destacadas a las actividades espaciales, en particular para los jóvenes; e) Fortalecimiento y reubicación de las actividades espaciales en el sistema de las Naciones Unidas: deberían adoptarse medidas tendientes a: i) Reafirmar el papel de la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos, sus dos subcomisiones y su secretaría como líderes de la labor mundial dirigida hacia la exploración y utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos en cuestiones de significación mundial; ii) Prestar asistencia para mejorar el proceso de fomento de la capacidad de los países en desarrollo y de los países con economías en transición haciendo hincapié en la promoción y transferencia de los conocimientos y de la capacidad técnica, asegurando mecanismos de financiación sostenibles para los centros regionales de educación en ciencia y tecnología espaciales afiliados a las Naciones Unidas, intensificando el apoyo al Programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la tecnología espacial mediante el suministro de recursos adecuados, y participando en la aplicación de la nueva estrategia del Programa aprobada por UNISPACE III; iii) Estimular la utilización creciente de sistemas y servicios relacionados con el espacio por parte de los organismos especializados y los programas del sistema de las Naciones Unidas, así como del sector privado a nivel mundial, cuando proceda, a fin de secundar los esfuerzos de las Naciones Unidas por promover la exploración del espacio ultraterrestre y su utilización con fines pacíficos; iv) Promover las actividades de la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos para el desarrollo del derecho espacial invitando a los Estados a ratificar o adherirse a los tratados sobre el espacio ultraterrestre4 elaborados por la Comisión, e invitando a las organizaciones intergubernamentales a que los acepten, y considerando el ulterior desarrollo del derecho espacial para satisfacer las necesidades de la comunidad internacional, teniendo en cuenta en particular las necesidades de los países en desarrollo y de los países con economía en transición; v) Seguir examinando la estructura de los programas y los métodos de trabajo de la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos y de sus dos subcomisiones de manera que reflejen mejor los temas de interés mundial, incluida la cooperación internacional en materia de actividades espaciales, teniendo especialmente en cuenta las necesidades de los países en desarrollo, y de los países con economías en transición, como se establece en el informe de la comisión sobre su 40° período de sesiones5; vi) Fortalecer la coordinación de actividades para beneficio mutuo entre la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines 4 A/CONF.184/6 Pacíficos y las demás entidades de las Naciones Unidas; f) Promoción de la cooperación internacional: deberían adoptarse medidas de seguimiento de la decisión adoptada por los Estados participantes en UNISPACE III con el objeto de: i) Tomar nota de las recomendaciones de las conferencias preparatorias regionales de África y Oriente Medio, Asia y el Pacífico, Europa oriental y América Latina y el Caribe que sean pertinentes para los esfuerzos realizados en los planos mundial y regional, que se establecen en las secciones A y B, respectivamente, del anexo de la presente Declaración, e instar a la comunidad internacional a que, en la medida de lo posible, examine esas recomendaciones en foros apropiados; ii) Establecer un fondo voluntario especial de las Naciones Unidas que se utilice para aplicar las recomendaciones de UNISPACE III, en particular para las actividades de los centros regionales de capacitación en ciencia y tecnología espaciales, teniendo en cuenta las recomendaciones de las conferencia preparatorias regionales. Se debería invitar a todos los Estados a que aporten al fondo contribuciones financieras o en especie mediante una carta anual del Secretario General en la que, entre otras cosas, se determinen propuestas prioritarias de proyectos encaminados a reforzar y prestar asistencia a las actividades de cooperación técnica, en particular, para el desarrollo de los recursos humanos. La Secretaría presentará un informe anual a la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos en el que se enumerarán los Estados que hayan respondido a la invitación del Secretario General; iii) Adoptar medidas para hallar nuevas e innovadoras fuentes de financiación en el plano internacional, incluso del sector privado, a fin de apoyar la aplicación de las recomendaciones de UNISPACE III en los países en desarrollo; iv) Alentar a todos los Estados y a las organizaciones internacionales a que redoblen sus esfuerzos por promover la utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos para el beneficio y en el interés de todos los Estados, teniendo en cuenta en particular los intereses de los países en desarrollo y de los países con economía en transición, facilitando programas y actividades entre los países que desarrollan y los que no desarrollan actividades espaciales, así como entre países en desarrollo, y promoviendo la participación de la sociedad civil, incluida la industria; 2. Reconocen los enormes logros alcanzados hasta la fecha por la ciencia y la tecnología espaciales y esperan confiados que en el futuro se realicen aún mayores progresos, y subrayan la vital importancia de alcanzar las metas y llevar a cabo las acciones reseñadas en el presente documento y descritas en detalle en el informe de UNISPACE III; 3. Hacen hincapié en que el objetivo común de desarrollo sostenible para todos los países requerirá medidas oportunas y eficaces para el logro de las mencionadas metas, y que la realización de esas acciones proporcionará amplias oportunidades para que la ciencia y la tecnología espaciales desempeñen la función que les corresponde como importantes pilares del bienestar de la humanidad; 4. Recomiendan a la Asamblea General que examine y evalúe, dentro de los límites de los recursos existentes, la aplicación de las recomendaciones de UNISPACE III después de un período de cinco años y, de ahí en adelante, según proceda, sobre la base de la labor preparatoria realizada por la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos, con la participación de todos los Estados Miembros y los organismos especializados del sistema de las Naciones Unidas, así como observadores. 5. Reconocen que la promoción de la cooperación bilateral, regional e internacional en materia del espacio ultraterrestre debe orientarse en los términos de la resolución 51/122 de la Asamblea General; II Recordando que el 4 de octubre de 1957 se lanzó al espacio ultraterrestre el primer satélite artificial de la Tierra, el Sputnik 1, lo que abrió el camino para la exploración del espacio; Recordando también que el 10 de octubre de 1967 entró en vigor el Tratado sobre los principios que deben regir las actividades de los Estados en la exploración y 5 A/CONF.184/6 utilización del espacio ultraterrestre, incluso la Luna y otros cuerpos celestes6; Deciden, a fin de contribuir al logro de los objetivos de UNISPACE III, en particular el de sensibilizar a los encargados de adoptar decisiones y a la sociedad civil acerca de los beneficios de la utilización de la ciencia y la tecnología espaciales con fines pacíficos para el desarrollo sostenible, invitar a la Asamblea General a que declare, conforme a sus procedimientos, la "Semana Mundial del Espacio" entre los días 4 y 10 de octubre para la celebración anual a nivel internacional de la contribución que pueden realizar la ciencia y la tecnología espaciales al mejoramiento de la condición humana. Anexo Recomendaciones de las conferencias preparatorias regionales de la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Exploración y Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos 1. De conformidad con la resolución 52/56 de la Asamblea General, se celebraron conferencias preparatorias regionales de la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Exploración y Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos (UNISPACE III) en Kuala Lumpur, del 18 al 22 de mayo de 1998, en Concepción (Chile), del 12 al 16 de octubre de 1998, en Rabat, del 26 al 30 de octubre de 1998, y en Bucarest, del 25 al 29 de enero de 1999, para las regiones de Asia y el Pacífico, América Latina y el Caribe, África y Asia occidental, y Europa oriental, respectivamente. Las conferencias preparatorias regionales estaban destinadas a prestar asistencia a los Estados Miembros de las regiones pertinentes en la formulación de recomendaciones y planes de acción conexos destinados, entre otras cosas a: a) mejorar la comprensión de los Estados Miembros acerca del papel y la utilización de la tecnología espacial en el desarrollo económico y social; b) enfrentar problemas relacionados con la ejecución de programas relativos a la tecnología espacial y sus aplicaciones; y c) mejorar y facilitar la colaboración regional e internacional. Gracias a las deliberaciones sobre temas relacionados con el programa de UNISPACE III, las conferencias preparatorias regionales permitieron también que los Estados Miembros se familiarizaran con los objetivos de UNISPACE III y determinaran los temas prioritarios para cada región con antelación a la celebración de la conferencia. 2. De conformidad con las recomendaciones del Comité Asesor de UNISPACE III relativas al texto y la estructura de la Declaración de Viena, la Secretaría clasificó las recomendaciones de las conferencias preparatorias regionales, recopiladas en los documentos A/CONF. 184/PC/L.5 y Add.l en dos categorías principales. La sección A que figura más adelante contiene las recomendaciones con repercusiones mundiales, y la sección B las recomendaciones con repercusiones regionales. Los principales títulos de las secciones A y B que figuran a continuación corresponden a los del capítulo V del informe de UNISPACE III. A. Recomendaciones con repercusiones mundiales 1. Protección del medio ambiente Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de África y Oriente Medio 3. Se formularon las recomendaciones siguientes: a) Para la consideración adecuada de las cuestiones ambientales y de gestión de recursos en las regiones de África y Oriente Medio, estas regiones deberían participar directamente e intervenir activamente en las tareas y programas internacionales relacionados con la observación de la Tierra; b) En la actualidad, hay cuatro estaciones terrestres receptoras de datos de observación de la Tierra, situadas en Arabia Saudita, España, Italia y Sudáfrica, las cuales pueden recibir datos sobre varios países de África y Oriente Medio. Los propietarios de estas estaciones y los países situados en las huellas correspondientes deberían estudiar la viabilidad y la conveniencia de explotar las estaciones con carácter regional (Sudáfrica se propone facilitar su estación para esa explotación regional); c) Las instituciones científicas y de investigación de África y Oriente Medio deberían promover la colaboración científica con las entidades explotadoras de satélites de observación de la Tierra para tener la 6 A/CONF.184/6 seguridad de que los futuros sistemas de teledetección y observación de la Tierra respondan a las necesidades concretas y particulares de esas dos regiones; d) Existen numerosos proyectos de aplicaciones relacionadas con la tecnología espacial, tanto en fase operativa como en fase de planificación, financiados por países donantes y organizaciones internacionales, entre ellas organismos de las Naciones Unidas. A fin de sacar el máximo provecho de esos proyectos, es esencial que los donantes y organizaciones interesados así como los países beneficiarios coordinen y armonicen esos proyectos y programas de desarrollo. Las Naciones Unidas, juntamente con la Comisión Económica para África (CEPA) y la Comisión Económica y Social para Asia Occidental (CESPAO), deberían desempeñar un papel destacado en la coordinación y armonización de proyectos de desarrollo; e) Las Naciones Unidas, en conformidad con los Principios relativos a la teleobservación de la Tierra y del espacio7 y con otros instrumentos jurídicos que rigen las actividades espaciales, deberían velar por que todos los países disfruten de iguales condiciones de acceso a los datos y demás información procedentes de los satélites de observación de la Tierra; f) La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) debería velar por que las frecuencias experimentales se reserven taxativamente a los fines para los que se utilizan en la actualidad. Entre otras, sin que esta enumeración sea limitativa, se incluyen las siguientes: 18,6 y 18,8 GHz, utilizadas para mediciones del suelo, la humedad y la vegetación, y la banda de frecuencias 174,8 y 191,8 GHz, centrada en 183,3 GHz, utilizada para el sondeo vertical de propiedades atmosféricas como la humedad. Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de Asia y el Pacífico 4. Se formularon las recomendaciones siguientes: a) Dadas las aportaciones de la teleobservación y las tecnologías conexas al bienestar de la comunidad mundial, debería darse prioridad en el programa de UNISPACE III a la promoción de la cooperación internacional para el desarrollo y aplicación de las tecnologías de teleobservación; b) El Comité de Satélites de Observación de la Tierra debería examinar atentamente la normalización de los aspectos espectrales de los sensores, los formatos de datos y otras características del segmento terrestre, con el fin de contribuir al desarrollo de los sistemas de observación de la Tierra, y especialmente para responder a las nuevas necesidades de los países de la región de Asia y el Pacífico; c) Los Estados Miembros deberían seguir criterios unificados con el fin de establecer un formato estándar para la adquisición, procesamiento y tramitación de datos de teleobservación; d) Los explotadores de satélites deberían mantener una continuidad razonable en sus servicios. Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de América Latina y el Caribe 5. Deberían adoptarse medidas tendientes a: a) Establecer, durante el decenio de 2000 a 2010, una estrategia amplia para la utilización de la tecnología espacial en la evaluación de riesgos y en las actividades de prevención, acción paliativa y atenuación en la gestión de desastres; b) Fomentar la utilización de la tecnología espacial con la finalidad de lograr una comprensión global de los fenómenos climáticos, como los acontecimientos relacionados con El Niño, y de adoptar medidas de prevención adecuadas. Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de Europa Oriental 6. Se formularon las recomendaciones siguientes: a) Se deberían fortalecer las actividades que comportan investigación científica y aplicaciones prácticas en la esfera de la teleobservación por satélite; b) Debería intensificarse la cooperación entre los organismos espaciales de los países de Europa oriental y la Organización Meteorológica Mundial a fin de satisfacer las necesidades de datos sobre los cambios mundiales y participar activamente en la definición del futuro concepto de misión de observación de la Tierra; c) Deberían reforzarse los programas nacionales de observación de la Tierra y los mecanismos de cooperación existentes, como el Comité de Satélites de Observación de la Tierra y la Estrategia integrada de Observación Mundial. 7 A/CONF.184/6 2. Facilitación y utilización de las comunicaciones Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de África y Oriente Medio 7. Se formularon las recomendaciones siguientes: a) Los Estados Miembros deberían velar por que los responsables del diseño y la explotación de sistemas de telecomunicaciones mundiales tengan en cuenta los intereses y prioridades de las comunidades locales así como de las autoridades en materia de telecomunicaciones y los organismos competentes de los países donde desarrollen sus operaciones; b) En conformidad con el Tratado sobre los principios que deben regir las actividades de los Estados en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre, incluso la Luna y otros cuerpos celestes8 y otros instrumentos jurídicos conexos, las Naciones Unidas y la UIT deberían garantizar la igualdad de derechos de todos los países al acceso y la utilización del espacio. Se deberían reservar, como simple cuestión de justicia, posiciones en órbita geosincrónica a los países y regiones que todavía no tienen capacidad para utilizar tales posiciones; c) La UIT debería facilitar la coordinación de las posiciones en órbita entre los países de África y Oriente Medio y las organizaciones internacionales. Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de Asia y el Pacifico 8. Se formularon las recomendaciones siguientes: a) Los explotadores de satélites y suministradores de servicios de satélites deberían reducir el costo de los sistemas y servicios de comunicaciones espaciales en los países en desarrollo de la región. El sector privado tiene un importante papel que jugar en ese empeño; b) Las organizaciones internacionales de satélites deberían tener en cuenta, en los sistemas y aplicaciones futuros de comunicaciones espaciales, las necesidades y limitaciones de los países de Asia y el Pacífico. A ese respecto, entidades tales como la Organización Internacional de Telecomunicaciones por Satélite (INTELSAT), la Organización Internacional de Telecomunicaciones Móviles por Satélite (Inmarsat) y otras dedicadas a las comunicaciones espaciales deberían ofrecer capacidad en esa esfera destinada a promover servicios regionales con base espacial. Recomendación de la Conferencia Preparatoria Regional de Europa Oriental 9. En vista de la existencia de cuadros en los que se definen los objetivos y las características de los satélites activos en órbita geoestacionaria y los servicios que prestan los satélites, esa información debería distribuirse como documento de antecedentes en UNISPACE III. 3. Mejora y aprovechamiento de las capacidades de determinación de la posición y localización Recomendación de la Conferencia Preparatoria Regional de África y Oriente Medio 10. Las Naciones Unidas deberían velar por que no haya restricciones en cuanto a la exactitud de los datos, la información y la tecnología de los sistemas mundiales de determinación de la posición y otros sistemas de navegación por satélite, ni en cuanto a la disponibilidad de esos sistemas, en particular para su uso en aviación civil. 4. Promoción de los conocimientos y fomento de la capacidad Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de Europa Oriental 11. Se formularon las recomendaciones siguientes: a) Las organizaciones internacionales deberían prestar asistencia a los Estados Miembros de la región para adquirir metodologías de teleobservación por satélite, incluidos paquetes de programas informáticos; b) La Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre debería crear un banco de datos sobre proyectos espaciales comerciales en general y sobre proyectos de sistemas de telecomunicaciones comerciales en particular. El banco de datos podría servir para disponer de información sobre actividades tales como los sistemas de telecomunicación en órbitas baja, media y geoestacionaria. Un banco de datos de este tipo permitiría a cada Estado estar al tanto de los últimos adelantos y satisfacer sus necesidades en esa esfera así como invertir sus recursos de manera más apropiada. 8 A/CONF.184/6 5. Fomento de las oportunidades de formación y capacitación para los jóvenes Recomendación de la Conferencia Preparatoria Regional de África y Oriente Medio 12. Los Estados Miembros deberían sacar partido del Foro de la Generación Espacial que tendrá lugar con motivo de UNISPACE III. El Foro, que organizarán los antiguos alumnos de la Universidad Internacional del Espacio, ofrecerá a los países que aspiren a ser potencias espaciales, estén en vías de conseguirlo o se hayan consolidado como tales, la ocasión de promover la competencia técnica, los conocimientos y los contactos necesarios entre sus profesionales del espacio jóvenes y prometedores, con miras al progreso futuro. 6. Beneficios secundarios y ventajas comerciales resultantes de las actividades espaciales: promoción del desarrollo e intercambio de tecnología Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de África y Oriente Medio a) Las Naciones Unidas deberían velar por que no se impongan restricciones innecesarias a los Estados Miembros que están desarrollando sus propias instalaciones de lanzamiento, en particular cuando dichas instalaciones satisfagan los criterios relativos a la utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos; b) Los Estados Miembros deberían pedir a países adelantados que supriman las medidas discriminatorias para la concesión de licencias de tecnología espacial en las regiones de África y Oriente Medio. 7. Promoción de la cooperación internacional Recomendación de la Conferencia Preparatoria Regional de África y Oriente Medio 14. Las Naciones Unidas deberían establecer con carácter de urgencia un fondo especial en el seno de la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre para facilitar la aplicación de las recomendaciones de UNISPACE III. Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de Asia y el Pacifico 15. Se formularon las recomendaciones siguientes: a) Los Estados Miembros deberían utilizar plenamente los mecanismos de cooperación regional e internacional existentes, por ejemplo el Programa regional de aplicaciones de la tecnología espacial para el desarrollo sostenible en Asia y el Pacífico, de la Comisión Económica y Social para Asia y el Pacífico (CESPAP), y el Comité de Satélites de Observación de la Tierra. Se debería seguir reforzando la coordinación en el ámbito del Programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la tecnología espacial y la CESPAP; b) Dada la amplia diversidad existente entre los países de Asia y el Pacífico, que son muchos de ellos países en desarrollo, las Naciones Unidas deberían jugar un papel más activo en la coordinación de las actividades de la región relacionadas con el espacio, con miras a fomentar la cooperación internacional; c) UNISPACE III debería afirmar que los servicios basados en la tecnología espacial con fines de búsqueda y salvamento, vigilancia de catástrofes y actuación frente a ellas, así como los meteorológicos, deberían estar exentos de consideraciones comerciales. Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de América Latina y el Caribe 16. Los Estados de América latina y el Caribe, reunidos en el marco de la Conferencia Preparatoria Regional de América Latina y el Caribe: a) Expresaron su firme resolución de promover la cooperación internacional en la esfera de la ciencia y la tecnología espaciales como instrumento básico para alcanzar el desarrollo sostenible de los países menos adelantados; b) Conscientes de la necesidad de atender las necesidades concretas de cada región, recalcar la importancia de orientar los programas de cooperación sobre la base de la armonización de objetivos y contribuciones compatibles de acuerdo con la capacidad humana y económica disponible en cada Estado; 13. Se formularon las recomendaciones siguientes: 9 A/CONF.184/6 c) Expresaron su convencimiento de que los proyectos de cooperación deben contribuir al desarrollo potencial de Estado en lo tocante a sus recursos humanos, tecnológicos y económicos. 17. Se formularon las recomendaciones siguientes: a) Deberían adoptarse medidas tendientes a: dar prioridad a proyectos concretos de cooperación en la esfera del espacio que hiciesen una contribución eñcaz al desarrollo de las posibilidades de los Estados por lo que se refiere a los recursos humanos, tecnológicos, económicos y de capacitación, en interés de alcanzar los mejores resultados posibles; b) Deberían adoptarse medidas tendientes a: facilitar la oportuna y eficaz utilización de la información obtenida mediante la tecnología espacial como insumo básico en el proceso de adopción de decisiones, en los sectores público y privado; c) Deberían adoptarse medidas tendientes a: aumentar la intervinculación de las comunicaciones, la teleobservación y los sistemas de información espacial con el fin de aumentar al máximo la eficacia de las iniciativas orientadas al desarrollo sostenible de los Estados. Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de Europa Oriental 18. Se formularon las recomendaciones siguientes: a) Las Naciones Unidas deberían proporcionar recursos suficientes para la aplicación de las recomendaciones de UNISPACE III; b) Se debería alentar a los Estado Miembros de Europa oriental a que cooperaran y participaran activamente en los programas internacionales de investigaciones científicas y tecnológicas sobre la Estación Espacial Internacional, pues su participación podría reportar grandes beneficios económicos y sociales a la región; c) Los Estados Miembros de la región deberían aprovechar, mediante la cooperación internacional, la complementariedad de los sistemas de satélites para aumentar las oportunidades en relación con la ciencia, la tecnología y las aplicaciones espaciales; d) Con respecto a la cuestión de los desechos espaciales, las Naciones Unidas deberían velar por que se estableciera un equilibrio apropiado entre la necesidad de preservar el espacio ultraterrestre para futuras actividades espaciales y la necesidad de mantener condiciones para las actividades espaciales actuales. Tanto los organismos espaciales como la comunidad científica mundial deberían desempeñar una función importante ayudando a las Naciones Unidas a alcanzar ese objetivo; e) UNISPACE III debería estudiar los aspectos jurídicos de las actividades espaciales, examinar y evaluar la situación actual del derecho espacial y promover su desarrollo progresivo basado en el Tratado sobre los principios que deben regir las actividades de los Estados en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre, incluso la Luna y otros cuerpos celestes. Al estudiar esas y otras cuestiones, la Subcomisión de Asuntos Jurídicos de la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos debería seguir cooperando con otras organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales que se ocupan del derecho espacial. B. Recomendaciones de las conferencias preparatorias regionales de UNISPACE III con repercusiones regionales y nacionales 1. Protección del medio ambiente Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de África y Oriente Medio 19. Se formularon las recomendaciones siguientes: a) Los comités científicos y técnicos competentes de la CEPA y de la CESPAO deberían cooperar estrechamente para fomentar la capacidad de los centros de teleobservación y cartografía ya existentes en esas regiones, en las esferas de recursos humanos, desarrollo de infraestructuras, adquisición de equipo y establecimiento de principios normativos; b) Las regiones de África y Oriente Medio no están totalmente cubiertas por las estaciones terrestres receptoras de datos de observación de la Tierra. Las comisiones regionales del Consejo Económico y Social encargadas de esas dos regiones (la CEPA y la CESPAO) deberían colaborar con los países afectados para que se elimine ese vacío; 10 A/CONF.184/6 c) Se alienta a los Estados Miembros a adoptar políticas prospectivas, propicias a la acción y participativas en materia de ciencia y tecnología así como a poner en práctica estrategias espaciales, incluidas las asignaciones presupuestarias anuales necesarias, con el ñn de sacar el máximo provecho y contribuir a elevar el nivel de vida de sus pueblos; d) Los Estados Miembros deberían facilitar y estimular la participación del sector privado en todos los aspectos del desarrollo de la industria espacial y aplicaciones conexas; e) La CEPA y la CESPAO deberían colaborar con los Estados Miembros de las dos regiones a fin de determinar la capacidad de los mismos para participar eficazmente en proyectos de observación de la Tierra. Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de Asia y el Pacifico 20. Se formularon las recomendaciones siguientes: a) Los Estados Miembros deberían intensificar las consultas entre sí al planificar los futuros programas de observación de la Tierra. También deberían utilizar plenamente e impulsar la formación de redes de investigación e información para promover el intercambio de datos y resultados de las investigaciones en el marco del Programa Internacional de la Geosfera y la Biosfera (Cambio Global) y los estudios conexos sobre la Tierra; b) Debería informarse mejor a los responsables de la adopción de políticas y decisiones sobre el inmenso potencial que ofrecen la teleobservación por satélite y las tecnologías afines para la gestión eficaz de los recursos y, en particular, para la prevención y mitigación de catástrofes; c) Los Estados Miembros de la región deberían formular políticas adecuadas en relación con el espacio y esforzarse por desempeñar un papel eficaz en la prestación de servicios con valor añadido; d) En vista de los problemas surgidos en la ejecución de las actividades cooperativas regionales concernientes al intercambio de datos y la transferencia de tecnología, a causa de las diferencias existentes entre las políticas y prioridades nacionales, los Estados Miembros deberían establecer mecanismos más prácticos y aceptables para facilitar la coordinación y cooperación en esa esfera; e) Todo programa regional debería incluir el intercambio de datos y el uso compartido de la información resultante del análisis de los datos. Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de América Latina y el Caribe 21. Deberían adoptarse medidas tendientes a: a) Concretar y establecer, por conducto de las autoridades nacionales competentes, puntos focales para el intercambio de información y la diseminación de los resultados de proyectos regionales e interregionales, en las esferas de los estudios ambientales, los recursos naturales y la gestión de situaciones de desastre en los que participen diversos sectores de la sociedad interesados en esas cuestiones; b) Promover la producción de mapas de microzonificación de riesgos (microsismicidad, hidrometeorología, contaminación urbana y rural, interferometría, etc.) mediante el acceso al tratamiento de imágenes de satélite y sistemas de información geográfica y su utilización. Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de Europa Oriental 22. Se formularon las recomendaciones siguientes: a) Deberían desarrollarse los sistemas regionales de vigilancia ambiental del Mar Negro y el Mar Caspio, especialmente por lo que respecta a los derrames de petróleo, el tráfico de buques, la ecología y el cambio climático, sirviéndose para ello de la teleobservación por satélite; b) Debería alentarse a los que toman las decisiones a todos los niveles, a ponerse al corriente de la aplicación práctica de la teleobservación en las actividades de desarrollo nacionales que tengan a su cargo. 2. Facilitación y utilización de las comunicaciones Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de África y Oriente Medio 23. Se formularon las recomendaciones siguientes: 11 A/CONF.184/6 a) La CEPA y la CESPAO deberían constituir un comité interregional (para África y Oriente Medio) encargado de coordinar y promover cursos prácticos y coloquios de expertos con miras a la formulación de políticas regionales y posturas coordinadas en los foros internacionales, así como de acrecentar la sensibilidad pública a las cuestiones relacionadas con las comunicaciones por satélite; b) Los Estados Miembros africanos deberían apoyar e incentivar las entidades de comunicaciones regionales como la Organización Regional Africana de Comunicaciones por Satélite en sus esfuerzos por ofrecer y gestionar programas regionales de comunicación por satélite; c) Los Estados Miembros africanos deberían apoyar el establecimiento de una conexión interafricana para, entre otros, servicios de telefonía, datos, teleeducación, telemedicina e Internet. A este respecto, se invita a los países africanos, las Naciones Unidas y otros miembros de la comunidad internacional a apoyar plenamente y contribuir a la realización del proyecto relativo a la red de información cooperativa para vincular a científicos, educadores, profesionales y encargados de la adopción de decisiones en África (COPINE), iniciativa de la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre de la Secretaría9. Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de Asia y el Pacífico 24. Se formularon las recomendaciones siguientes: a) Los Estados Miembros deberían aprovechar las nuevas técnicas espaciales pasando, sin intermedio, directamente a los sistemas de telecomunicación avanzados; b) La capacidad de los satélites debería explotarse de forma que haga máximas sus aplicaciones para contribuir al desarrollo rural. La industria privada de comunicaciones por satélite debería también ocuparse adecuadamente de esas necesidades apremiantes; c) Los sectores industriales público y privado deberían cooperar para el desarrollo de la tecnología de las comunicaciones espaciales y sus aplicaciones. Cada país de la región debería establecer las condiciones propicias necesarias promulgando leyes adecuadas para promover las inversiones; d) Los Estados Miembros deberían, en la medida de lo posible, compartir la capacidad de los segmentos espaciales y terrestres; e) Los Estados Miembros deberían ser protagonistas activos de la industria de las telecomunicaciones espaciales y no meros usuarios de las tecnologías en dicho terreno; f) La infraestructura nacional de telecomunicaciones debería desarrollarse recurriendo a la competencia técnica autóctona, con la asistencia de organizaciones regionales e internacionales; g) Los Estados Miembros de la región deberían realzar el papel del Consejo de comunicaciones por satélite de Asia y el Pacífico como foro regional adecuado para formular una postura colectiva con respecto a las cuestiones de planificación y coordinación de frecuencias, así como de capacitación. 3. Mejora y aprovechamiento de las capacidades de determinación de la posición y localización Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de Europa Oriental 25. Se formularon las recomendaciones siguientes: a) Los Estados Miembros de la región deberían aumentar sus conocimientos en materia de navegación por satélite participando en cursos prácticos o conferencias, o dando acogida a esas reuniones; b) Los Estados interesados de Europa oriental deberían procurar participar en el Servicio Geoestacionario Complementario Europeo de Navegación. 4. Promoción de los conocimientos y fomento de la capacidad Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de África y Oriente Medio 26. Se formularon las recomendaciones siguientes: a) Se anima a los Estados Miembros de las regiones de África y Oriente Medio a apoyar plenamente y participar activamente en las tareas de los centros regionales de educación en ciencia y tecnología 12 A/CONF.184/6 espaciales que se están estableciendo bajo los auspicios de las Naciones Unidas en Marruecos, Nigeria y el Oriente Medio, con miras a fomentar la capacidad autóctona de todos los países de las regiones en cuestión en esas disciplinas; b) Se insta a los Estados Miembros de las dos regiones a formular principios rectores bien definidos en materia de ciencia y tecnología, incluidos los aspectos relativos al espacio, y aunar esas directrices con una voluntad política indefectible y un programa de realizaciones para que las sociedades de África y de Oriente Medio puedan cobrar los dividendos que reporta una participación activa en programas adecuados de ciencia y tecnología; c) Pese a los enormes adelantos logrados en las aplicaciones de la tecnología espacial en los últimos 20 años, esta tecnología no ha repercutido aún en el desarrollo socioeconómico africano en la misma medida que en otras partes del mundo. La falta de compromiso es una de las principales causas de esta situación negativa. Así pues, para remediarla, la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre debería organizar una conferencia conjunta de dirigentes africanos y de Oriente Medio, a nivel de jefes de Estado o de ministros, con el fin de aumentar la sensibilidad al desarrollo de la tecnología espacial y a sus efectos sobre el crecimiento social y económico, preferiblemente antes de UNISPACE III; d) Los Estados Miembros deberían aprovechar eficazmente los servicios del personal científico nacional, dándole toda clase de apoyo, para que pueda forjar vínculos tangibles de investigación y desarrollo y participar en empresas conjuntas con instituciones e industrias que poseen una capacidad reconocida en materia de ciencia y tecnología espaciales, así como estimular la inversión del sector privado en esas empresas conjuntas; e) Los Estados Miembros deberían invertir para desarrollar entre sus ciudadanos los conocimientos y la competencia técnica necesarios en los diferentes aspectos de la ciencia y la tecnología espaciales, en particular participando en la concepción, el diseño y la producción de satélites pequeños, con el fin de llegar a comprender esa tecnología y de utilizar seguidamente dichos satélites para diversas aplicaciones socioeconómicas, teniendo en cuenta los costos relativamente bajos inherentes al diseño, construcción, lanzamiento y explotación de satélites pequeños. Se podrían realizar programas sobre los mencionados satélites haciendo uso de la colaboración regional; f) Los Estados Miembros deberían aprovechar siempre las oportunidades que brinda una amplia variedad de programas internacionales como el Programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la tecnología espacial, y deberían responder con prontitud a las peticiones de la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre, especialmente en lo referente a participación en reuniones, conferencias y cursos de capacitación organizados por la Oficina, para que puedan mantenerse al corriente de las últimas novedades en el campo de la ciencia y la tecnología espaciales; g) Los Estados Miembros de las regiones de África y el Oriente Medio deberían movilizar su energía para formular o reforzar políticas espaciales nacionales en el contexto de sus programas de ciencia y tecnología. Parte integrante de tales políticas debería ser el aprovechamiento óptimo de los instrumentos que brinda la tecnología espacial con miras al desarrollo socioeconómico; h) Nunca se insistirá bastante en la importancia de sensibilizar a los responsables de las políticas nacionales a las aplicaciones de la tecnología espacial. Para que esas campañas sean atractivas deberían utilizarse instrumentos multimedia a nivel nacional; i) Al utilizar las aplicaciones espaciales con fines de enseñanza, debe ponerse el acento en la formación de los docentes y el personal capacitado, que estarán entonces en mejores condiciones para elaborar programas de estudio adecuados a la educación a distancia, la enseñanza flexible y la formación continua; j) Una universidad virtual brinda flexibilidad para evolucionar en consonancia con las necesidades cambiantes de una región. Evita la duplicación de actividades y facilita la uniformidad de la capacitación. También permite obtener conocimientos especializados que tal vez no existan en una región determinada y puedan compartirse con otras regiones. En vista de la abundancia de proveedores de servicios de formación a distancia, debería darse prioridad a la creación de la infraestructura adecuada para tener acceso al inmenso cúmulo de recursos ya disponibles con fines de formación y capacitación; k) Los Estados Miembros deberían aprovechar los proyectos y experiencias existentes en materia de teleeducación y universidades virtuales, de forma que los 13 A/CONF.184/6 países de África y Oriente Medio puedan prepararse para la era de la información; 1) Sirviéndose de las nuevas tecnologías de la información, los Estados Miembros deberían participar activamente en el intercambio de experiencias y conocimientos relativos al espacio creando redes de especialistas en el marco de regiones o de países. Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de Asia y el Pacífico 27. Se formularon las recomendaciones siguientes: a) Los Estados Miembros de la región, especialmente los países en desarrollo, deberían colaborar en la realización de microsatélites; b) Dado que los microsatélites ofrecen una oportunidad inédita y asequible de cooperación regional y fomento de la capacidad espacial, los países de la región deberían abordar plenamente la elaboración de programas de microsatélites y minisatélites poco costosos; c) Los Estados Miembros deberían realizar programas de sensibilización pública, especialmente en las escuelas primarias y secundarias, centrándose, entre otros puntos, en la utilidad de la tecnología espacial para la vida cotidiana. Tales programas debieran también estar dirigidos a los responsables de la toma de decisiones, de la planificación y otros posibles usuarios para que tomen conciencia de la importancia de las aplicaciones de la tecnología espacial en diversos sectores socioeconómicos; d) La situación de autarquía financiera del Centro de Capacitación en Ciencia y Tecnología Espaciales de Asia y el Pacífico es esencial para el logro de sus fines y objetivos. Los Estados Miembros deberían aprovechar plenamente los medios de formación que ofrece el Centro. Este debería adaptar continuamente su programa de estudios y sus medios de enseñanza de modo que respondan a las innovaciones que se registran en tecnología espacial, especialmente a las directamente relacionadas con las necesidades de los países de la región; e) El Centro y otras instituciones e instalaciones similares de Asia y el Pacífico deberían ofrecer formación específicamente concebida para la región así como oportunidades de compartir experiencias a especialistas de la región, con un costo asequible y sin suscitar muchos problemas de logística; f) La preparación de material autodidáctico tal como medios electrónicos y módulos informatizados para formación y capacitación debería estar en consonancia con las necesidades de los países usuarios de la región; g) A nivel nacional, debería existir la voluntad política de asignar la máxima prioridad a la enseñanza en general y a la formación en ciencias espaciales en particular; h) Se debería establecer una red de instalaciones de enseñanza que impartan formación y capacitación en ciencia y tecnología espaciales a nivel de posgrado para responder a la necesidad creciente de recursos humanos adecuadamente formados y capacitados existente en la región; i) Hay que tomar medidas encaminadas a promover la intensa cooperación entre los Estados Miembros de la región para que puedan beneficiarse de las aplicaciones de la tecnología espacial compartiendo experiencias y conocimientos especializados. A ese respecto, los proyectos conjuntos importantes constituyen una buena base para la cooperación regional, cuyo éxito dependerá de la intensificación de las actividades y programas nacionales; j) Para el éxito de la cooperación regional serán necesarios mayores volúmenes de inversión en el sector social, en particular el desarrollo de recursos humanos. Los Estados Miembros de la región deberían compartir sus experiencias en diferentes esferas de la tecnología espacial para el desarrollo de recursos humanos, mediante el intercambio de información técnica y módulos de formación; k) Para el progreso de las actividades de investigación y desarrollo espacial en la región, los Estados Miembros deberían asignar más fondos a esas actividades. Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de América Latina y el Caribe 28. Deberían adoptarse medidas tendientes a: a) Crear y/o fortalecer los mecanismos institucionales de la administración para garantizar el desarrollo satisfactorio de las actividades espaciales y promover la participación de todos los sectores 14 A/CONF.184/6 interesados, fomentando así la cooperación con miras a contribuir eficazmente a resolver los problemas socioeconómicos de América Latina y el Caribe; b) Aumentar, por conducto de mecanismos regionales, interregionales e internacionales, las capacidades de los países de la región mediante una capacitación en la esfera de la ciencia espacial y sus aplicaciones en la gestión del medio ambiente, en un entorno social y económico equilibrado; c) Estimular, con la asistencia, entre otros, del Programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la tecnología espacial, la participación de profesionales de la región en programas internacionales de investigación y desarrollo; d) Fomentar el uso e integración de datos espaciales y otras informaciones dentro de los programas de actividades de instituciones públicas en países de la región, con la finalidad de dar publicidad a los adelantos tecnológicos, haciendo hincapié en las esferas de las comunicaciones por satélite y los microsatélites; e) Alentar y apoyar la coordinación regional e interregional en la esfera de la enseñanza con miras a permitir el desarrollo de aplicaciones de la ciencia y la tecnología espaciales y el acceso a las mismas, permitiendo así el intercambio de materiales y experiencia didácticos dentro de las esferas de la enseñanza, incluidos los programas de educación a distancia, en beneficio de todos los sectores de la sociedad; f) Fomentar la participación de países de la región en proyectos de enseñanza con un componente relacionado con el espacio, como los cursos prácticos de enseñanza en el ámbito del Mercado Común del Cono Sur (MERCOSUR) y promover la organización de otros cursos prácticos regionales en el marco del Programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la tecnología espacial. Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de Europa Oriental 29. Se formularon las recomendaciones siguientes: a) Todos los Estados deberían incrementar la participación de su personal calificado en investigaciones y desarrollo industrial en los programas actuales y futuros sobre la utilización de técnicas y tecnologías espaciales; b) Debería coordinarse la formación y educación del personal, especialmente el personal médico joven, como los médicos y enfermeras que hayan de participar en proyectos de telemedicina. Los Estados interesados de la región deberían participar, en la medida de lo posible, en las redes de telemedicina existentes, como los proyectos SHARED y EUROMEDNET, que cuentan con el apoyo de la Agencia Espacial Italiana y la Agencia Espacial Europea; c) Los Estados Miembros de Europa oriental deberían cooperar plenamente en las investigaciones espaciales y la exploración del espacio y mantener los elevados niveles ya alcanzados en materia de investigación científica, educación y aplicaciones relacionadas con el espacio; d) Las políticas de los Estados Miembros de la región en materia de ciencia y tecnología deberían promover el uso de la tecnología espacial en beneficio del desarrollo sostenible; e) Con el apoyo de la nueva tecnología de la información, los Estado Miembros de la región deberían participar activamente en el intercambio de experiencias y conocimientos prácticos en sectores complementarios creando redes de especialistas en las regiones o los países; f) Las instituciones y organizaciones nacionales competentes en materia de ciencia, tecnología y aplicaciones espaciales deberían utilizar la Internet para desarrollar programas de enseñanza a distancia en la esfera de la observación de la Tierra, particularmente en áreas de aplicación como la meteorología, la hidrología y la protección del medio ambiente; g) Las instituciones básicas de la red de establecimientos de educación e investigación en ciencia y tecnología espaciales para Europa centro-oriental y sudoriental deberían desarrollar proyectos conjuntos, incluidos los aspectos científicos y tecnológicos así como los relativos a la educación y la formación, de carácter multidisciplinario. La promoción de la educación en los niveles primario y secundario debería figurar también entre los objetivos importantes de las futuras actividades de la red. Además del intercambio mutuo de información, deberían realizarse otras actividades, como certámenes estudiantiles y cursos de verano, en el marco de la red; 15 A/CONF.184/6 h) Las instituciones básicas de la red deberían establecer una infraestructura de comunicaciones por satélite, incluidas terminales apropiadas situadas en la institución básica de cada uno de los países, para la enseñanza a distancia y el intercambio directo por computadora de información de interés regional; i) Los Estados Miembros de Europa oriental deberían elaborar un programa de microsatélites dedicado a usos operacionales como la vigilancia de peligros para la región, con beneficios secundarios a largo plazo respecto de la promoción de la ciencia, la tecnología y las aplicaciones espaciales. Los resultados del programa podrían contribuir considerablemente a la realización de nuevas actividades de investigación y desarrollo, incluidas la educación y formación de alto nivel en las esferas relacionadas con el espacio; j) La utilización de aplicaciones espaciales con fines educativos debería centrarse, entre otras cosas, en la elaboración de programas para educadores y formadores que les permitan estar en mejores condiciones de preparar planes de estudio apropiados para el aprendizaje flexible y la educación continua. 5. Fomento de las oportunidades de formación y capacitación para los jóvenes Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de América Latina y el Caribe 30. Deberían adoptarse medidas tendientes a: a) Fomentar la creación de comités pluridisciplinarios que promuevan la educación en todo el espectro de las ciencias espaciales en escuelas primarias, escuelas secundarias y universidades y crear las oportunidades de capacitación e investigación, en particular para profesionales en zonas alejadas; b) Precisar posibles fuentes de financiación y órganos financieros internacionales para proporcionar apoyo con miras a incluir la ciencia y la tecnología del espacio en los planes de estudio en los diferentes niveles de enseñanza. 6. Necesidades de información Recomendación de la Conferencia Preparatoria Regional de Europa Oriental 31. Con objeto de apoyar el necesario y positivo intercambio de información sobre . las actividades relacionadas con el espacio entre los Estados de Europa oriental, los Estados Miembros de la región deberían velar por que se cree y mantenga una base de datos regional, en cooperación con las instituciones nacionales establecidas y las organizaciones internacionales pertinentes. 7. Beneficios secundarios y ventajas comerciales resultantes de las actividades espaciales: promoción del desarrollo e intercambio de tecnología Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de Europa Oriental 32. Se formularon las recomendaciones siguientes: a) Debería examinarse la posibilidad de ejecutar proyectos de pequeños satélites como la mejor estrategia para los Estados Miembros de la región interesados en desarrollar la industria espacial, habida cuenta del costo y la duración razonables de esos proyectos; b) En vista de la evolución de las tecnologías relacionadas con el espacio, debería emprenderse la concepción, construcción y explotación conjunta de una serie de pequeños satélites, que ofrezcan oportunidades de desarrollar la industria espacial local como un proyecto apropiado para facilitar las investigaciones espaciales, las demostraciones de tecnología y las aplicaciones conexas en las comunicaciones y la observación de la Tierra. Los Estados Miembros de la región deberían procurar el apoyo necesario para esas empresas; c) En vista de la importancia, y de las crecientes tendencias en ese sentido, de la comercialización de los servicios relacionados con el espacio, como las telecomunicaciones por satélite, la utilización de sistemas mundiales de localización y navegación y las aplicaciones en la observación de la Tierra, los Estados Miembros de la región deberían determinar mecanismos básicos para favorecer la participación del sector privado en las actividades referentes a aplicaciones espaciales; d) Con objeto de potenciar los beneficios secundarios y la eficacia de las aplicaciones espaciales, particularmente en el caso de los países de la región que se están iniciando en las actividades espaciales, los Estados Miembros de la región deberían aumentar su 16 A/CONF.184/6 capacidad para comprender las tecnologías asociadas y otorgar elevada prioridad a su desarrollo a nivel nacional. Cada Estado debería incrementar su capacidad de investigación básica y avanzada en las disciplinas pertinentes. 8. Promoción de la cooperación internacional Recomendaciones de la Conferencia Preparatoria Regional de Asia y el Pacífico 33. Se formularon las recomendaciones siguientes: a) La creación de un organismo espacial regional debería abordarse gradualmente sobre la base de amplios trabajos preparatorios; b) En Asia y el Pacífico, todos los interesados deberían formular los futuros programas de satélites conforme a objetivos concretos, teniendo en cuenta las necesidades de la región; c) Existe una necesidad inmediata de instalaciones adecuadas de comunicaciones, vigilancia de catástrofes y evaluación de catástrofes basadas en la tecnología espacial, para los Estados insulares del Pacífico, que podrían utilizar sistemas de comunicaciones basados en la tecnología espacial para facilitar el intercambio de datos de interés. La CESPAP debería encabezar la iniciativa de ayudar a los Estados insulares del Pacífico en ese empeño. Recomendación de la Conferencia Preparatoria Regional de Europa Oriental 34. Teniendo en cuenta que las reuniones científicas han resultado ser mecanismos indispensables para fortalecer la cooperación regional, los Estados Miembros de Europa oriental deberían adoptar las medidas necesarias para organizar reuniones científicas con carácter periódico, cuando así proceda, entre sus instituciones científicas y de investigación establecidas y las organizaciones profesionales relacionadas con la ciencia y la tecnología espaciales. Resolución 2 Expresión de gratitud al pueblo y el Gobierno de Austria* La Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Exploración y Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos (UNISPACE III), Habiéndose reunido en Viena del 19 al 30 de julio de 1999, 1. Expresa su profunda gratitud al Gobierno de Austria por haber posibilitado que la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Exploración y Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos (UNISPACE III) se celebrara en Viena y por los excelentes medios y servicios que tan generosamente puso a su disposición; 2. Pide al Gobierno de Austria que transmita a la ciudad de Viena y al pueblo de Austria la gratitud de la Conferencia por la hospitalidad y la calurosa bienvenida que extendieron a todos los participantes. Resolución 3 Credenciales de los representantes ante la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Exploración y Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos* La Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Exploración y Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos (UNISPACE III), Habiendo examinado el informe de la Comisión de Verificación de Poderes1 0, Aprueba el informe de la Comisión de Verificación de Poderes. Aprobada por la Conferencia en su décima sesión plenaria, celebrada el 30 de julio de 1999. 17 A/CONF.184/6 II. Antecedentes y recomendaciones de la Conferencia* El espacio ultraterrestre es patrimonio de toda la humanidad por lo que debiera utilizarse con fines pacíñcos. En el siglo XX la humanidad ha alcanzado progresos considerables en cuanto al adelanto y aprovechamiento de la ciencia y la tecnología espaciales para satisfacer las necesidades humanas. En el umbral de un nuevo milenio se presentan a la comunidad mundial, por un lado, claros desafíos a su desarrollo sostenible y, por otro, notables oportunidades de desarrollo científico y socioeconómico. La cooperación mundial en materia de ciencia y tecnología espaciales puede contribuir a hacer frente a esos desafíos y oportunidades. Desde el lanzamiento del Sputnik en 1957, el hombre ha puesto satélites en órbita a fin de suministrar información diaria sobre el clima de la Tierra y datos de utilidad para la ordenación de los recursos naturales, la gestión de desastres y la vigilancia del medio ambiente, así como proporcionar vínculos de comunicación que han minimizado la distancia entre las comunidades, lo que a su vez ha generado una mayor interdependencia de las naciones. Los satélites científicos y las plataformas orbitales han profundizado la comprensión que la humanidad tiene del universo, del lugar de la Tierra en el cosmos y de las interacciones entre la Tierra y el Sol que es su fuente de vida. Las Naciones Unidas han asignado considerable importancia a la promoción de una mayor colaboración internacional en esas esferas. La Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos, creada por la Asamblea General en 1959, y la Subcomisión de Asuntos Científicos y Técnicos, así como la Subcomisión de Asuntos Jurídicos, de esa Comisión han fomentado la cooperación internacional en distintos, aspectos de la ciencia y tecnología espaciales y sus aplicaciones, como los destinados a lograr el desarrollo sostenible, entre otros. La Asamblea General ha aprobado varios tratados y conjuntos de principios que sientan las bases para la realización pacífica y provechosa de actividades en el espacio. Reconociendo la necesidad de establecer un diálogo de alcance mundial sobre esas cuestiones decisivas, las Naciones Unidas celebraron dos conferencias sobre el espacio en Viena, en 1968 y en 1982. Esas conferencias dieron lugar a muchas iniciativas, entre ellas la creación del Programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la tecnología espacial, así como la ampliación de su mandato y el establecimiento de centros regionales de formación en ciencia y tecnología espaciales. Estas y otras iniciativas tienen por objeto crear en los países en desarrollo medios humanos e institucionales necesarios para la comprensión y utilización de las tecnologías espaciales en pro del desarrollo socioeconómico. Varios organismos de las Naciones Unidas también se han sumado a los esfuerzos encaminados a cumplir esos objetivos en el marco de sus respectivos mandatos. No obstante, persisten numerosos problemas. Hoy en día, el constante crecimiento demográfico y los insostenibles patrones de producción y consumo imponen exigencias cada vez mayores al medio ambiente de la Tierra y a sus escasos recursos naturales. Cada año los desastres naturales causan daños que ascienden a miles de millones de dólares y se cobran innumerables vidas humanas. El mejoramiento de las capacidades espaciales y de la cooperación internacional podrían contribuir a hacer frente a tales problemas y, a la vez, a fomentar el progreso económico y social. También es necesario formular medidas más eficaces a fin de reducir los desechos espaciales y lograr que la humanidad obtenga un conocimiento más profundo de los efectos de las tormentas solares. Para hacer frente a esos desafíos y aprovechar esas oportunidades, la Asamblea General, en su resolución 52/56, de 10 de diciembre de 1997, decidió convocar la Tercera Conferencia de las El texto a una sola columna que precede a la Sección A del presente capítulo era en un principio el resumen del proyecto de informe de la Conferencia, que, junto con el proyecto de informe, fue enmendado por el Pleno (A/CONF. 184/3 y Corr.2 y 3). Los encabezamientos de ese texto corresponden a los que figuran en la sección G del presente capitulo. 18 A/CONF.184/6 Naciones Unidas sobre la Exploración y Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíñcos (UNISPACE III) en Viena del 19 al 30 de julio de 1999, en torno al tema "Los beneficios del espacio para la humanidad en el siglo XXI". La Conferencia fue una invitación a la comunidad internacional a que tuviera en cuenta los importantes acontecimientos ocurridos desde 19S2, incluidos los cambios geopolíticos, así como los numerosos adelantos científicos y tecnológicos, los aportes de las naciones que habían estrenado recientemente su capacidad espacial y el importante papel del sector privado. Por consiguiente, los objetivos principales de la Conferencia eran los siguientes: a) Promover medios eficaces de utilizar la tecnología espacial para abordar problemas de importancia regional o mundial; b) Fortalecer las capacidades de los Estados Miembros, especialmente de los países en desarrollo, para aplicar los resultados de las investigaciones espaciales en aras del desarrollo económico y cultural; c) Mejorar la cooperación internacional en la esfera de la ciencia y la tecnología espaciales y sus aplicaciones. UNISPACE III brindó una singular oportunidad de encuentro y de intercambio de información e ideas entre expertos y dirigentes de todo el mundo para hacer progresar la condición humana en el umbral del próximo milenio. Aprovechamiento de las posibilidades del espacio a comienzos del nuevo milenio A. Protección del medio ambiente 1. Situación del conocimiento científico de la Tierra y su medio ambiente El planeta Tierra se enfrenta al creciente riesgo de cambios ambientales rápidos como el cambio climático y sus consecuencias, la deforestación, la desertización y la degradación del suelo, un mayor agotamiento de la capa de ozono, la lluvia acida y una reducción de la diversidad biológica. Esos cambios podrían tener profundas repercusiones en todos los países y, sin embargo, aún quedan por resolver muchas interrogantes científicas de gran importancia. Junto con la utilización de la tecnología de elaboración de modelos, los satélites pueden proporcionar la observación global sinóptica, continua y a largo plazo que se requiere para comprender de forma más completa el sistema de la Tierra a fin de abordar cuestiones como: a) la influencia del Sol en el medio ambiente de la Tierra, b) el cambio climático mundial, y c) las consecuencias de las actividades antropogénicas y de los cambios que se produzcan en la capa de ozono para el medio ambiente y la salud humana. 2. £1 medio ambiente y los recursos naturales y la teleobservación Los pronósticos meteorológicos y las predicciones climáticas a más largo plazo dignos de confianza han pasado a ser una parte esencial de la vida cotidiana en la Tierra. El pronóstico meteorológico, la predicción del clima, la gestión de los desastres y la ordenación de los recursos de la Tierra son esferas en que la teleobservación contribuye positivamente a mejorar la condición humana. Con creciente frecuencia, los satélites proporcionan información indispensable para la alerta temprana y la gestión de las consecuencias de desastres, así como datos de utilidad para la ordenación de la agricultura, la silvicultura, los minerales, los recursos hídricos y las pesquerías. Todas estas aplicaciones requieren una continua adquisición de datos y resultarán beneficiadas por toda mejora obtenida y adaptación hecha en las tecnologías de teleobservación y análisis de datos conexos. Deben adoptarse medidas para multiplicar las ventajas derivadas de los sistemas de teleobservación mediante una mayor disponibilidad y asequibilidad de los datos y productos de 19 A/CONF.184/6 información; un mejor suministro de información técnica, capacitación y apoyo financiero a los países en desarrollo a fin de coadyuvar al proceso de adopción de decisiones y a la utilización de los datos e información derivados de la teleobservación en el proceso de desarrollo; y una mejor coordinación entre los programas e iniciativas en curso y previstos con miras a eliminar la duplicación de esfuerzos y detectar deficiencias. B. Facilitación y utilización de las comunicaciones De pequeños satélites de poca potencia con antenas de baja ganancia, los satélites de comunicaciones y radiodifusión han pasado a ser grandes y complejas plataformas con gran potencia de transmisión, orientación precisa, un grado muy alto de reutilización de frecuencias y una duración nominal más larga. Estos adelantos tecnológicos han dado lugar a la aparición progresiva de nuevos servicios y aplicaciones de telecomunicaciones. Los servicios por satélite que se proponen o los ya existentes mejorados incluyen los de telefonía móvil, datos, imágenes, teleconferencias por vídeo, audio digital, multimedia y acceso mundial a la Internet. Entre las amplias aplicaciones previstas cabe mencionar la educación a distancia, la capacitación empresarial, los grupos de trabajo en colaboración, el teletrabajo a domicilio, la telemedicina, el comercio electrónico, la emisión directa de vídeo a los hogares y el periodismo electrónico por satélite, así como la distribución de música, programas informáticos, datos científicos e información financiera y meteorológica mundial. Los rápidos adelantos de las telecomunicaciones y las tecnologías de información han tenido muchos efectos positivos, aunque también han profundizado la brecha entre los que están en condiciones de utilizarlas para obtener más información con mayor rapidez y los que no tienen esa posibilidad. Los nuevos sistemas de comunicaciones por satélite pueden reducir ese vacío de información. C. Mejora y aprovechamiento de las capacidades de determinación de la posición y localización Existen actualmente dos sistemas mundiales de navegación por satélite (GNSS), el Sistema Mundial de Determinación de la Posición (GPS) de los Estados Unidos de América y el Sistema Mundial de Navegación por Satélite (GLONASS) de la Federación de Rusia. La utilización de las señales transmitidas por estos sistemas de doble uso para determinar la posición, la velocidad y la hora se ha ofrecido gratuitamente a usuarios civiles. Si bien estos servicios se utilizan por lo general en la esfera del transporte y los estudios topográficos, han surgido nuevas aplicaciones, por ejemplo, en meteorología y geología, así como en navegación por satélite, temporización de las telecomunicaciones y sistemas de información geográfica (SIG). Con miras a desarrollar aún más las capacidades de esos sistemas, los Estados Unidos están perfeccionando el GPS e implantando el sistema complementario para zonas amplias extensas (WAAS), en Europa se ha puesto en marcha el servicio geoestacionario complementario europeo de navegación (EGNOS) y el Japón está instalando el sistema de satélites complementarios basado en satélites multifuncionales de transporte (MSAS). En Europa, la próxima etapa será una segunda generación del sistema mundial de navegación Galileo, que se encuentra en su fase inicial de definición. La aceptación internacional de estos sistemas para la navegación y para otras aplicaciones civiles dependerá de que se garanticen el libre acceso y la continuidad de uso a los usuarios civiles y de que se mejore el sistema mediante servicios complementarios o sucesivos. Aprovechando la amplia utilización en la actualidad de los sistemas mundiales de navegación por satélite ya mencionados, es esencial contar con una coordinación regional y mundial para lograr servicios mmterrumpidos multimodales de navegación, temporización y determinación de la posición por radio basados en satélites, para todos los usuarios. 20 A/CONF.184/6 D. Promoción de los conocimientos y fomento de la capacidad Las posibilidades de desarrollar y utilizar la ciencia y tecnología espaciales depende en gran medida de la disponibilidad de recursos humanos con aptitudes y conocimientos apropiados. La investigación, la educación y la capacitación son las piedras angulares para aumentar los conocimientos y forman parte integrante del proceso global de fortalecimiento de las capacidades. Dicho fortalecimiento incluye asimismo la formulación de políticas, el establecimiento del marco institucional y la infraestructura material, la obtención de apoyo ñnanciero y la adquisición de experiencia en el contexto de investigaciones y actividades operacionales. Un elemento decisivo del esfuerzo por generar esas capacidades en los países en desarrollo es el establecimiento, bajo los auspicios del Programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la tecnología espacial, de los centros regionales de formación en ciencia y tecnología espaciales. Las Naciones Unidas deben proporcionar a esos centros suñciente apoyo financiero y de otra índole. £. Fomento de las oportunidades de educación y capacitación para los jóvenes La planificación de las actividades espaciales ha de ir acompañada de estrategias apropiadas de desarrollo de los recursos humanos a largo plazo, haciendo hincapié en la experiencia transcultural y la capacitación interdisciplinaria de los futuros encargados de adoptar las decisiones y ejercer la gestión en materia espacial. Si bien los organismos espaciales de algunos países ya han puesto en marcha actividades educativas destinadas a los jóvenes, las Naciones Unidas y otras entidades podrían proporcionar oportunidades de formación y capacitación a estudiantes y jóvenes científicos e ingenieros. Deben multiplicarse los esfuerzos por proporcionar a los jóvenes oportunidades de expresar sus singulares e innovadoras ideas y visiones con respecto a las actividades espaciales. Por consiguiente, UNISPACE III invitó a los jóvenes profesionales dedicados a disciplinas espaciales a que expresaran sus visiones y perspectivas de futuras iniciativas en el espacio. F. Las necesidades de información y el enfoque mundial La tecnología de la información abarca un núcleo de tecnologías en materia de informática, soportes lógicos, microelectrónica, telecomunicaciones, bases de datos y creación de redes. Los sistemas de información son instrumentos fundamentales para organizar, manejar e integrar los datos mediante algoritmos apropiados y generar información en la forma más adecuada al grupo de usuarios al que se destine. Son de gran utilidad asimismo para garantizar el seguimiento de acontecimientos, así como para la investigación y las aplicaciones, la educación y la capacitación y la adopción de decisiones. La infraestructura de información es un elemento esencial del desarrollo de todo país. La tecnología espacial es un potente instrumento para reunir información y comunicarla rápida y eficientemente a través de grandes distancias y a zonas remotas. Sin embargo, muchos países en desarrollo necesitan desarrollar aún más sus infraestructuras de información, mejorando el acceso a ésta como recurso básico del desarrollo. Por tanto, dado que la información es un recurso básico para el desarrollo, una cuestión prioritaria para muchos países en desarrollo debería ser invertir en el fortalecimiento de su infraestructura nacional de información, lo que puede verse facilitado por la utilización de tecnologías espaciales apropiadas y por la adopción de normas comunes, redes distribuidas e interfaces de usuarios comunes. Además, la solución de los problemas ambientales y de otra índole en los planos mundial y regional requerirá una mayor integración de las redes nacionales de información para formar nuevas redes regionales y mundiales. 21 A/CONF.184/6 G. Beneficios secundarios y ventajas comerciales resultantes de las actividades espaciales: promoción del desarrollo y el intercambio de tecnología Los productos y servicios derivados de la tecnología espacial han mejorado la calidad de vida desde muchos puntos de vista en todo el mundo. Las actividades de investigación y desarrollo en materia espacial promueven e incorporan innovaciones en muchas esferas de alta tecnología, como los programas y equipos informáticos, la electrónica y los materiales avanzados, las telecomunicaciones, las ciencias de la salud, la teleobservación, los servicios de lanzamiento y la fabricación de satélites. Entre otros beneficiarios importantes de las inversiones y los resultados secundarios de la tecnología espacial se incluyen los servicios de transporte, la vigilancia del medio ambiente, la seguridad pública y los sectores de la informática y la tecnología de la información, comprendidos diversos aspectos del desarrollo sostenible. Con creciente frecuencia los organismos espaciales forman asociaciones con el sector privado para lograr sus objetivos programáticos. Además, las empresas comerciales han pasado a ser los principales inversionistas en ciertas partes del mercado espacial, como las telecomunicaciones por satélite. Después de las telecomunicaciones, la teleobservación, los servicios de lanzamiento y los sistemas de información geográfica pueden contarse entre las esferas más importantes para las actividades espaciales de índole comercial. Directa e indirectamente, la tecnología espacial se utiliza hoy día en miles de empresas de todo el mundo para suministrar nuevos productos, procesos y servicios al mercado mundial a precios cada vez más bajos y asequibles. En los países en desarrollo, ciertas tecnologías relacionadas con el espacio pueden servir para abordar eficazmente problemas sociales y económicos. Sin embargo, hay una señe de barreras considerables para la transferencia de esas tecnologías, barreras que es preciso superar a fin de que esos países saquen pleno provecho de las ventajas que de ellas se podrían derivar. H. Promoción de la cooperación internacional En su resolución 51/122 de 13 de diciembre de 1996, la Asamblea General reafirmó el compromiso de los Estados Miembros de promover la cooperación internacional en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos en beneficio e interés de todos los Estados, teniendo especialmente en cuenta las necesidades de los países en desarrollo. La desaparición de las tensiones de la guerra fría ha alterado profundamente la forma en que las potencias espaciales realizan sus actividades en el espacio. Éstas y otros países han reconocido las ventajas de colaborar con miras a determinar objetivos comunes, así como la necesidad de optimizar sus recursos financieros y de otra índole. Un ejemplo de ello es la Estación Espacial Internacional, el proyecto de cooperación internacional en el espacio. Los países que participan en él tienen la oportunidad de aplicar tecnologías relacionadas con la presencia de la humanidad en el espacio y de realizar investigaciones, particularmente en la esfera de la medicina. Dada su importancia de alcance universal, la vigilancia del medio ambiente y la gestión de los desastres pueden ser dos de las esferas en las que existen mayores posibilidades de intensificar la cooperación internacional. A fin de promover la cooperación en todos los niveles, debe fomentarse la utilización de los siguientes mecanismos: organizaciones y arreglos intergubernamentales y no gubernamentales internacionales, mecanismos interinstitucionales especiales, acuerdos bilaterales y regionales, acuerdos sobre programas específicos y actividades comerciales transnacionales. A ese respecto, UNISPACE III toma nota de manera especial de la iniciativa que ha adoptado la Alianza para la Estrategia Mundial integrada de observación de vincular a los usuarios y a los proveedores de datos sobre la Tierra procedentes de satélites y de instalaciones de superficie y de fomentar el desarrollo de productos de información que aumenten el conocimiento científico y orienten las tareas de alerta temprana, determinación de políticas y adopción de decisiones para el desarrollo sostenible y la protección del medio ambiente. 22 A/CONF.184/6 El derecho internacional del espacio, elaborado por las Naciones Unidas por conducto de la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos, refleja la importancia de la cooperación internacional y le brinda un marco apropiado. Hasta la fecha, las Naciones Unidas han elaborado y aprobado cinco tratados y cinco conjuntos de principios jurídicos sobre cuestiones relativas a la utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos11. Para promover el apoyo político a la cooperación internacional en las actividades espaciales ha de existir un consenso multilateral para alcanzar objetivos espaciales comunes identificados, entre otros, por la Asamblea General en su resolución 51/122, al más alto nivel decisorio. Por su parte, las Naciones Unidas, si han de realzar su papel en la promoción de la cooperación internacional en la utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos, deben velar por que el programa de la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos y el de sus subcomisiones reflejen toda la amplitud de las cuestiones que guardan relación con las actividades espaciales contemporáneas. Deben también adoptarse medidas para mejorar la coordinación de las metas espaciales dentro del sistema de las Naciones Unidas. La plena ejecución de esas actividades por las Naciones Unidas y los Estados Miembros promoverá la exploración y utilización pacíficas y provechosas del espacio ultraterrestre en aras del progreso de la presente generación y de las generaciones venideras. 23 A/CONF.184/6 A. Perspectiva histórica 1. £1 interés de la humanidad por el espacio se remonta a los tiempos prehistóricos. Muchos de los monumentos históricos construidos hace miles de años son testimonio de civilizaciones que desarrollaron cosmodivisiones propias con notables conocimientos científicos y astronómicos. 2. Con ayuda de telescopios y otros instrumentos ópticos, los seres humanos comenzaron a aumentar sus conocimientos sobre el movimiento de los planetas y su comprensión del universo. Empezaron a plantearse interrogantes sobre su propio lugar dentro del conjunto de entes y a pensar sobre la estructura y, posteriormente, sobre el origen y el futuro del universo. La ciencia de la astronomía pasó a ser una de las ramas más intelectualmente estimulantes de la búsqueda humana de conocimientos y de comprensión. 3. La búsqueda de conocimientos sobre el universo iba acompañada del deseo de sobrepasar los límites del planeta y explorar el espacio ultraterrestre. Tras la invención de la pólvora y de las flechas de fuego hace mil años en China, la idea de viajar en cohetes fue cristalizando poco a poco en la mente humana. A fines del siglo XIX varios científicos, inspirados por obras de ficción científica sobre viajes espaciales, soñaban con explorar el espacio y comenzaron a desarrollar la tecnología de cohetes. 4. La fabricación de cohetes se vio agilizada por el deseo de adquirir armas más eficaces durante la Segunda Guerra Mundial y debió su constante evolución principalmente a la investigación y desarrollo en la esfera militar. No obstante, el primer cohete lanzado desde el planeta no se utilizó con fines militares, sino para lanzar un satélite con una misión de adelanto científico en conmemoración del Año Geofísico Internacional, 1957-1958. En octubre de 1957, el lanzamiento con éxito del Sputnik 1 marcó el comienzo de la era espacial y de los esfuerzos humanos por garantizar la utilización pacífica del espacio ultraterrestre. 5. Durante los primeros años de la era espacial, el deseo de explorar el espacio ultraterrestre se vio impulsado por la competencia entre las dos potencias espaciales, lo que dio lugar a una rápida sucesión de logros humanos en el espacio ultraterrestre. En abril de 1961, Yuri Gagarin fue el primer ser humano que circundó la órbita de la Tierra. En julio de 1969, la llamada carrera a la Luna culminó con el éxito del aterrizaje lunar del Apolo 11, tras el cual Neil Armstrong y Edwin "Buzz" Aldrin pisaron la superficie de la Luna. La rivalidad incrementó la capacidad humana de construir complejos sistemas espaciales que suponían no sólo avances de la ciencia y la tecnología, sino también el mejoramiento de la capacidades de gestión de esos sistemas. 6. Los rápidos progresos alcanzados en el desarrollo de los sistemas científicos y tecnológicos, incluida la gestión de empresas científicas de gran envergadura, hicieron posible la realización de observaciones más detalladas de los planetas, tanto en el sistema solar interno como en el externo. Hasta la fecha, naves espaciales han visitado todos los planetas del sistema solar con excepción de Plutón. Una armada internacional de naves espaciales científicas también ha estudiado el Cometa Halley durante su paso más reciente por el interior del sistema solar, acontecimiento que ocurre aproximadamente cada 75 años. Junto con las observaciones realizadas mediante el telescopio espacial Hubble, que proporcionan imágenes claras de los fenómenos celestes, las diversas misiones enviadas para examinar distintos aspectos del universo continuarán proporcionando claves sobre el origen y el futuro del cosmos y de la humanidad. 7. Los considerables progresos realizados en el desarrollo de la ciencia y la tecnología espaciales y sus aplicaciones han permitido a los seres humanos explotar esa última frontera, el espacio ultraterrestre. Durante el período posterior al lanzamiento de Apolo se intensificaron los esfuerzos por utilizar el medio ambiente espacial. Las estaciones y plataformas espaciales, como Salyut Mir y Skylab, han brindado oportunidades de realizar diversas actividades de investigación en órbita. Los satélites de aplicaciones han permitido observar la Tierra desde el espacio y facilitado las comunicaciones en todo el mundo, lo que ha tenido trascendentales consecuencias para el desarrollo económico y social de la humanidad. 8. En la era de la información, los satélites de comunicaciones han contribuido a ampliar las actividades comerciales, lo que constituye una prometedora señal para el crecimiento de la industria espacial en otras esferas. El sector privado está proporcionando cada vez más servicios de lanzamiento, y ello estimula los esfuerzos encaminados a permitir el acceso al espacio ultraterrestre a un costo más económico. Numerosos distribuidores comerciales ofrecen, para fines diversos, una creciente cantidad y variedad de datos de teleobservación e imágenes de alta resolución. 9. La tecnología espacial y sus aplicaciones también han proporcionado medios de obtener, gracias a la utilización de satélites de observación, datos fundamentales para las investigaciones científicas sobre el estado del planeta Tierra. Esos satélites ayudarán a la humanidad a evaluar las consecuencias de las actividades industriales, lo que a su vez posibilitará la adopción de medidas correctivas para proteger al frágil planeta. 10. La exploración científica del espacio ultraterrestre, la utilización del medio ambiente cercano 24 A/CONF.184/6 a la Tierra y la observación de la Tierra han dado lugar a una mayor forma de conciencia por los seres humanos respecto de la profunda interdependencia de todas las personas sobre el planeta Tierra. Las redes mundiales creadas por los satélites de comunicaciones han acercado a las poblaciones de todo el mundo y les han permitido intercambiar libremente sus ideas y descubrir su diversidad cultural. Los datos y la información relativas al medio ambiente mundial han demostrado la vulnerabilidad del planeta frente a las actividades humanas y aumentado la sensibilización sobre la necesidad de aunar esfuerzos para proteger el planeta en beneficio de las generaciones futuras. 11. La exploración y utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos promueven la comprensión mutua mediante la cooperación con miras a resolver los problemas mundiales en la Tierra y llevar las civilizaciones humanas al espacio ultraterrestre. La cooperación internacional en el espacio ultraterrestre marcó otro hito en 1998 con el inicio de la construcción de la Estación Espacial Internacional, un paso más para hacer realidad el sueño de habitar el espacio y de explorar aun más profundamente el espacio ultraterrestre en el futuro. 12. Gracias a la exploración del espacio, la humanidad continuará investigando el origen del universo y los medios de garantizar el futuro de las civilizaciones humanas. Mediante las aplicaciones de la ciencia y tecnología espaciales, la humanidad tratará de mejorar la condición humana, preservar el medio ambiente mundial y garantizar la prosperidad para las generaciones venideras de todo el mundo. B. Las Naciones Unidas y la utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos 13. Las Naciones Unidas han participado en actividades espaciales desde el comienzo mismo de la era espacial. En plena guerra fría, existía una creciente preocupación en el seno de la comunidad internacional de que el espacio pudiese convertirse en otro campo de intensas rivalidades entre las superpotencias o quedase reservado a la explotación por un número limitado de países con los recursos necesarios. En el año siguiente, la Asamblea General estableció la Comisión Especial sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos, integrada por 18 miembros, a fin de examinar las actividades y los recursos de las Naciones Unidas, los organismos especializados y otros órganos internacionales relativos a la utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos, los arreglos organizativos para facilitar la cooperación internacional en esa esfera en el marco de las Naciones Unidas y los problemas jurídicos que podrían surgir en el contexto de los programas destinados a explorar el espacio ultraterrestre12. 14. La Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos se estableció como órgano permanente en 1959, con una composición de 24 Estados. Actualmente está integrada por 61 Estados13. Tras intensas consultas entre sus miembros, en marzo de 1962 la Comisión convino en realizar su labor de tal manera que pudiese llegar a acuerdos sin efectuar votaciones. 15. Atendiendo a una solicitud formulada por la Asamblea General en 1961, la Comisión ha estado actuando como centro de coordinación de la cooperación internacional en la explotación y utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos, manteniendo estrechos contactos con los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales interesadas en cuestiones del espacio ultraterrestre, proporcionando medios para el intercambio de información relacionada con actividades del espacio ultraterrestre y contribuyendo al estudio de medidas para la promoción de la cooperación internacional en esas actividades14. Las dos subcomisiones de la Comisión, a saber, la Subcomisión de Asuntos Científicos y Técnicos y la Subcomisión de Asuntos Jurídicos, apoyan la labor de la Comisión desde su creación en marzo de 1962. A lo largo del tiempo, esos órganos han establecido grupos de trabajo sobre diversos temas de particular importancia. 16. Desde la creación de la Comisión y sus subcomisiones, la práctica establecida consistía en mantener los mismos cargos y realizar elecciones sólo con carácter especial cuando algún oficial no pudiese continuar desempeñando su cargo. Las diversas funciones se distribuyeron inicialmente entre el Grupo de los 77, el Grupo de Estados de Europa occidental y otros Estados y el Grupo de Estados de Europa oriental. En 1996 y 1997, ante los profundos cambios geopolíticos ocurridos al término del período de guerra fría, la Comisión revisó sus métodos de trabajo, incluida la composición de su Mesa. En consecuencia, la Comisión acordó aplicar los principios de representación geográfica equitativa y de rotación en la composición de las mesas de la Comisión y de sus subcomisiones, así como una menor duración de los períodos de sesiones de estos órganos y un fortalecimiento del proceso de elaboración del programa de la Subcomisión de Asuntos Jurídicos. Los cinco cargos de las mesas de la Comisión y sus órganos subsidiarios15, con un mandato de tres años cada uno, actualmente se rotan entre los cinco grupos regionales y se asigna un cargo a cada uno de los siguientes grupos de Estados: África, América Latina y el Caribe, Asia y el Pacífico, Europa occidental y otros y Europa oriental. 25 A/CONF.184/6 17. La prestación de servicios de secretaría a la Comisión y a sus órganos subsidiarios está a cargo de la Oñcina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre, que consta de dos secciones: la Sección de Servicios e investigaciones para la Comisión y la Sección de Aplicaciones Espaciales. La Oñcina también se encarga de la ejecución del programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la ciencia y tecnología espaciales16. 18. Las deliberaciones y recomendaciones de la Comisión han dado lugar a la formulación y adopción de los cinco tratados multilaterales y las cinco declaraciones y conjuntos de principios jurídicos (véanse los párrs. 361 a 376 infrá). Además de la elaboración progresiva del régimen jurídico que rige las actividades espaciales, la labor de la Comisión ha contribuido considerablemente a la promoción de la cooperación internacional en la esfera de la ciencia y tecnología espaciales. Mediante el intercambio de información sobre la evolución de las actividades espaciales, la Comisión ha brindado a los Estados Miembros oportunidades de detenninar nuevas esferas de cooperación. La Comisión también ha proporcionado importantes directrices para la ejecución del Programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la ciencia y tecnología espaciales, lo que ha contribuido a aumentar la capacidad de los países en desarrollo de utilizar la tecnología espacial y sus aplicaciones gracias a las actividades educativas y de capacitación emprendidas, y ha actuado a menudo como coordinadora o promotora de la cooperación entre países desarrollados y en desarrollo por conducto de sus servicios de asesoramiento técnico. 19. Gracias a la labor de la Comisión también se han organizado tres conferencias de las Naciones Unidas. Ya en 1959, la Asamblea General decidió convocar, bajo los auspicios de las Naciones Unidas, una conferencia internacional para intercambiar experiencia en la utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos y pidió a la Comisión que elaborara propuestas con respecto a la convocación de dicha conferencia.17 Durante los años siguientes, la Comisión realizó los preparativos conexos y la Conferencia sobre la Exploración y Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos se celebró en Viena del 14 al 27 de agosto de 1968 para examinar los beneficios prácticos de la exploración del espacio y la base de los logros científicos y técnicos, así como las oportunidades de cooperación internacional en actividades espaciales de que disponían los países que no poseían capacidad espacial, teniendo particularmente presentes las necesidades de los países en desarrollo18. 20. Uno de los resultados de la Conferencia fue la creación del puesto de Experto en aplicaciones de la tecnología espacial, cuya tarea a jornada completa es promover las aplicaciones prácticas de la tecnología espacial. Una de las primeras recomendaciones formuladas por el Experto en aplicaciones de la tecnología espacial a la Comisión fue el establecimiento del Programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la tecnología espacial. El año siguiente, la Asamblea General pidió al Secretario General que habilitara un presupuesto para la ejecución del Programa. C. Segunda Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Exploración y Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos 21. En noviembre de 1978, la Asamblea General aprobó las recomendaciones de la Comisión relativas a la convocatoria de una segunda Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Exploración y Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos y a los arreglos relacionados con sus preparativos19. La Asamblea designó a la Comisión como Comité Preparatorio de la Conferencia y a la Subcomisión de Asuntos Científicos y Técnicos como Comité Asesor del Comité Preparatorio.20 22. La Segunda Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Exploración y Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos (UNISPACE 82), celebrada en Viena del 9 al 21 de agosto de 198221 y a la que asistieron representantes de 94 Estados Miembros y 45 organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales, examinó el estado de la ciencia y tecnología espaciales y sus aplicaciones, la cooperación internacional y el papel que en ello cabía a las Naciones Unidas. Las recomendaciones y conclusiones de UNISPACE 82, aprobadas por consenso, figuran en el informe de la Conferencia22. 23. En diciembre de 1982, la Asamblea General23 hizo suyas las recomendaciones de UNISPACE 82 relativas a la cooperación internacional en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos24, una de cuyas consecuencias más significativas ha sido el fortalecimiento y la expansión del Programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la tecnología espacial. La Asamblea decidió que el Programa debía promover un mayor intercambio de experiencias reales con respecto a aplicaciones concretas y una mayor cooperación en materia de ciencia y tecnología espaciales entre los países desarrollados y los países en desarrollo, así como entre los propios países en desarrollo, y estimular el crecimiento de núcleos autóctonos y de una base tecnológica autónoma en la esfera de la tecnología espacial en los países en desarrollo. A fin de lograr esas metas, se pidió al 26 A/CONF.184/6 Programa que desarrollara un programa de becas para la capacitación a fondo de especialistas en tecnologías y aplicaciones espaciales y organizara seminarios periódicos sobre aplicaciones espaciales avanzadas y nuevos adelantos en materia de sistemas para administradores y directores de entidades dedicadas al fomento de las aplicaciones y tecnologías espaciales, así como para los usuarios. También se pidió al Programa que divulgara, mediante reuniones de grupos de expertos y seminarios, información sobre tecnologías y aplicaciones nuevas y avanzadas y prestara servicios de asesoramiento técnico sobre proyectos de aplicaciones espaciales. Se creó asimismo un Servicio Internacional de Información sobre el Espacio a fin de facilitar el acceso a las bases de datos y fuentes de información. 24. Conforme a las recomendaciones de UNISPACE 82, el Programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la tecnología espacial tradujo los elementos de su mandato ampliado en actividades operacionales de ciencia y tecnología espaciales, especialmente en pro de los países en desarrollo. Durante el período comprendido entre 1971 y 1997, se originaron en el marco del Programa 143 cursos prácticos, cursos de capacitación y reuniones de expertos, de los que se beneficiaron aproximadamente 7.500 participantes. Como seguimiento de las recomendaciones formuladas en algunos de los cursos prácticos, el Programa se centró en la formación y la capacitación, y en particular en el establecimiento de centros regionales de formación en ciencia y tecnología espaciales aplicados a las Naciones Unidas en cada una de las regiones abarcadas por las comisiones regionales. 25. En 1987 la Subcomisión de Asuntos Científicos y Técnicos estableció el Grupo de Trabajo Plenario encargado de evaluar la aplicación de las recomendaciones de la Segunda Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Exploración y Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos. Los objetivos del Grupo de Trabajo consistían en mejorar la ejecución de las actividades relacionadas con la cooperación internacional, particularmente las incluidas en el Programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la tecnología espacial, así como proponer medidas concretas para aumentar esa cooperación y hacerla más eficiente. 26. Las recomendaciones formuladas por el Grupo de Trabajo Plenario desde 1987 han concentrado la atención de la comunidad internacional en varias cuestiones de importancia para promover el acceso de todos los Estados Miembros a la tecnología espacial, así como su utilización, especialmente por parte de los países en desarrollo. En su período de sesiones de 1997, al concluir su evaluación de la aplicación de las recomendaciones de UNISPACE 82, el Grupo de Trabajo observó que había precisado o interpretado varias de las recomendaciones a fin de hacerlas más especificas y facilitar su aplicación. Gracias a ello se lograron considerables progresos, sobre todo en cuanto al mejoramiento de la cooperación internacional y regional en la ininterrumpida evolución de las actividades espaciales en todo el mundo y la promoción de un mayor intercambio de experiencias reales. Se alcanzaron resultados concretos en las siguientes esferas: la organización de un programa de becas centrado en cursos y talleres de capacitación a fondo sobre aplicaciones avanzadas de la ciencia y tecnología espaciales; la preparación de una serie de estudios técnicos relacionados con determinadas esferas de la ciencia espacial, la tecnología espacial y sus aplicaciones; y el establecimiento de centros regionales para la enseñanza de la ciencia y tecnología espaciales. La labor del Grupo de Trabajo también ha dado lugar a asignaciones de créditos del presupuesto del las Naciones Unidas más adecuadas en vista del creciente número de actividades emprendidas en el marco del Programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la tecnología espacial. Si bien las recomendaciones formuladas por UNISPACE 82, que sumaron más de 200, dieron lugar a muchas medidas positivas, se estimaba no obstante que muchas otras recomendaciones no habían tenido eco. Se consideraba que esa situación no era propicia para que la Comisión realizara una labor constructiva. 27. El Grupo de Trabajo Plenario también contribuyó a la formulación conceptual y a la planificación de la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Exploración y Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos (UNISPACE III) e hizo aportes efectivos a la labor preparatoria detallada en relación con diversas cuestiones, incluidos los objetivos, la forma, el lugar, la fecha, la participación, el programa provisional, los aspectos financieros y otros componentes de la Conferencia. D. Entorno propicio para la exploración y utilización del espacio 1. Importante y creciente papel de las actividades espaciales 28. Desde el inicio de la era espacial, la exploración y explotación del espacio han aportado enormes beneficios científicos, así como sociales y económicos, a la humanidad. La ciencia espacial proporciona un gran cúmulo de información sobre los procesos que dieron forma al universo, al sistema planetario, al Sol y a la propia Tierra. Con ayuda de potentes telescopios, los científicos investigan retrocediendo en el tiempo hasta el origen mismo del universo, justo unos momentos después de la "Gran Explosión". Hoy día, la humanidad explora 27 A/CONF.184/6 de cerca Marte, Júpiter y Saturno. Los satélites en servicio, con su ultramoderna instrumentación, enviarán datos a la Tierra con los cuales los cientíñcos cartograñarán la superficie de esos planetas y determinarán la composición de su atmósfera y otros parámetros geofísicos. Con esos datos se están elaborando y perfeccionando mecanismos de intercambio de energía aplicables a modelos de atmósfera planetaria. 29. La tecnología espacial y sus aplicaciones han sido reconocidas ampliamente como uno de los principales instrumentos para aumentar la capacidad de la humanidad de comprender el medio ambiente y ordenar los recursos naturales, así como para proporcionar comunicaciones eficaces a grandes distancias y en las zonas rurales. Esa capacidad ha fomentado el desarrollo económico, cultural y social, especialmente para los países en desarrollo, y brindado a esos países la posibilidad de dar un salto cualitativo en su proceso de desarrollo. 30. Los satélites de observación de la Tierra constituyen una importante y excepcional fuente de información para el estudio del sistema terrestre. En la actualidad hay en curso más de 45 misiones de satélites y los organismos mundiales de actividad espacial civil proyectan ejecutar en los próximos 15 años otras 70 misiones aproximadamente, que portarán más de 230 instrumentos. Estos satélites efectúan mediciones de muchos parámetros vitales para la vigilancia del sistema de la Tierra. Las misiones proyectadas permitirán un considerable aumento del volumen de datos e información frente al que proporcionan los satélites ahora en funcionamiento. Los datos procedentes de los satélites existentes y futuros se utilizarán para abordar cuestiones de índole social y económica en esferas como la gestión de la utilización de las tierras, la ordenación de recursos renovables y no renovables, la gestión de desastres, la salud mundial y la ordenación de la agricultura y las pesquerías. Así pues, se dispone ya de un instrumento sumamente valioso que se perfeccionará considerablemente durante el próximo decenio. Ahora bien, los elementos que componen ese instrumento exigen la coordinación internacional, una definición clara de los problemas a los que pueden aplicarse y, sobre todo, una toma de conciencia mucho mayor por parte de los usuarios potenciales, en particular los países en desarrollo. 31. La teleobservación, aunque sigue considerándose una tecnología incipiente desde el punto de vista comercial, ha evolucionado y pasado de las aplicaciones tradicionales tales como la cartografía, hidrología, levantamientos topográficos y observación de recursos naturales, a aplicaciones más orientadas al consumidor como la preparación frente a desastres, las tasaciones por reclamaciones a seguros, la comercialización, la delimitación y valoración de fincas y la actividad agrícola de precisión. Los servicios con valor agregado que ofrece el sector privado para la conversión de las imágenes obtenidas por satélite en información útil para los usuarios constituyen un mercado en pleno auge, con un valor estimado de 600 millones de dólares EE.UU. previsto en los próximos cinco años. 32. Gracias a los sistemas de comunicaciones por satélite, incluidos los desarrollados a nivel nacional por entidades gubernamentales o comerciales, así como por conducto de organizaciones internacionales como la Organización Europea de Satélites de Telecomunicaciones (EUTELSAT), la Organización Internacional de Telecomunicaciones Móviles por Satélite (Inmarsat), la Organización Internacional de Telecomunicaciones Espaciales (Intersputnik) y la Organización Internacional de Telecomunicaciones por Satélite (INTELSAT), se han empezado a aplicar técnicas mejoradas y nuevas tecnologías. Estos nuevos servicios de reciente aparición proporcionarían soluciones más eficientes, tanto para los países desarrollados como los países en desarrollo, a la hora de abordar problemas de ámbito regional y mundial, como el mejoramiento de las oportunidades educativas, el acceso garantizado a servicios médicos adecuados, el logro de una mayor eficacia en las operaciones de alerta y socorro en casos de desastre y la formulación de estrategias de adaptación o mitigación en relación con el cambio climático. 33. Las comunicaciones por satélite seguirán creciendo como motor económico tanto para los países desarrollados como en desarrollo. Se estima, según las tesis más moderadas, que el mercado mundial en lo que respecta únicamente al lanzamiento y explotación de satélites de comunicaciones fijas y radiodifusión en el período 1997-2005 tendrá un volumen de 60.000 a 80.000 millones de dólares EE.UU. El volumen estimado del mercado de estaciones y terminales terrestres así como de los servicios al usuario final, correspondiente a esos satélites y al mismo período, asciende a otros 200.000 ó 300.000 millones de dólares. Si bien el lanzamiento y la explotación de satélites están limitados a las potencias espaciales y a las grandes empresas, la participación en las actividades del segmento terrestre está abierta a una gama mucho más amplia de agentes, en particular los de países en desarrollo. 34. Los satélites meteorológicos y de observación de la Tierra forman una red auténticamente internacional de observación continua de la Tierra. Estos satélites suministran los datos para las previsiones meteorológicas a plazo corto e intermedio (facilitando una planificación más correcta de las estrategias agrícolas y de un sinnúmero de actividades cotidianas), al tiempo que la 28 A/CONF.184/6 alerta anticipada que proporcionan trente a huracanes y tifones ha permitido reducir radicalmente las pérdidas en infraestructuras y vidas humanas en el gran número de países propensos a ese tipo de desastres. 35. Los sistemas de determinación de la posición por satélite como el NAVSTAR y el Sistema Mundial de Navegación por Satélite (GLONASS), desplegado inicialmente con ñnes militares estratégicos, suministran ahora gratuitamente señales no cifradas para aplicaciones civiles como la navegación aérea y marítima y los desplazamientos por tierra. Los receptores de dichos sistemas de determinación de la posición (GPS) permiten a los pilotos, conductores de vehículos y otros usuarios localizar objetos con 100 metros de aproximación. £1 empleo de equipo de navegación de usuario con receptores conjuntos de GPS y GLONASS permite aumentar aún más la fiabilidad y la exactitud del sistema. Aplicando técnicas diferenciales de localización mundial, es posible determinar posiciones con una aproximación de 1 metro. Esa capacidad se traduce ya en mayor seguridad, menos costos y más productividad para el usuario final. En 1994, los servicios y el equipo GPS para levantamientos cartográficos y topográficos así como para otras aplicaciones generaron ingresos globales por valor de 500 millones de dólares. En la actualidad se están adoptando medidas para introducir equipo de usuario final de GLONASS en el mercado mundial de servicios de navegación. Se prevé que las citadas aplicaciones y los beneficios de ellas derivados crezcan exponencialmente en el próximo decenio. 36. La industria espacial mundial, que tuvo ingresos estimados de 77.000 millones de dólares de los EE.UU. y dio trabajo a más de 800.000 personas en todo el mundo en 1996, se ha convertido en una de las principales del planeta. La utilización comercial de equipo físico espacial, en particular de telecomunicaciones, y el desarrollo de los elementos infraestructurales como la fabricación de vehículos de lanzamiento, satélites y equipo terrestre, representan ahora el 53% de la industria, correspondiendo el resto a la financiación pública. En 1996 los ingresos comerciales fueron, por primera vez, superiores a los gastos públicos. 37. A fin de aprovechar al máximo los beneficios de la tecnología espacial y sus aplicaciones, especialmente en favor de los países en desarrollo, cabe tener presentes al menos dos cuestiones generales relacionadas entre sí con respecto a la utilización de la tecnología avanzada para fomentar el desarrollo económico y social. La primera cuestión guarda relación con la promoción de la tecnología que ha de utilizarse y la comprensión de los problemas conexos que surgen al emplearla; la otra consiste en velar por que los conocimientos en materia de tecnología avanzada se utilicen eficazmente para apoyar las actividades de desarrollo sostenible. Si se tienen en cuenta esas cuestiones se podrá lograr una mejor comprensión general de las consideraciones técnicas, tecnológicas y administrativas, así como de las repercusiones de política, que entraña la utilización de la tecnología espacial y se derivarán mayores beneficios científicos, económicos y sociales de la exploración y explotación del espacio, los cuales ya se han visto confirmados en muchas esferas del quehacer humano. 2. El nuevo contexto internacional 38. Desde 1982, año en que se celebró UNISPACE 82, se han registrado numerosas novedades en materia de ciencias y exploración del espacio y de tecnología espacial. Las aplicaciones y usos de esta tecnología han progresado rápidamente, al tiempo que nuevas tecnologías y técnicas permiten un mayor aprovechamiento y eficacia de las aplicaciones existentes y generan nuevas aplicaciones en todo el mundo. Un número creciente de países dispone de capacidades para realizar actividades en el espacio y también ha aumentado velozmente el número de los que utilizan la tecnología espacial. Se han logrado notables progresos en cuanto a la calidad de las observaciones de la atmósfera, los océanos, la superficie terrestre y la biosfera de la Tierra desde el espacio. 39. Una tendencia importante, que indica el éxito de la tecnología espacial, es la comercialización creciente de ciertas aplicaciones y la privatización que ha surgido. Ello ha atraído el impulso empresarial y la perspicacia mercantil del sector privado, dando así más ímpetu al crecimiento de las aplicaciones espaciales. Al mismo tiempo, el crecimiento del mercado ha sido acicate de nuevas iniciativas e inversiones en el desarrollo de la tecnología. El sector público está estableciendo alianzas con el sector privado en diversas etapas del proceso de investigación y desarrollo, lo que potencia los recursos de ambos socios y fomenta las actividades comerciales con un fuerte crecimiento económico. 40. Pero el cambio más importante es el habido en el contexto geopolítico. El mundo ha pasado de una época de enfrentamiento a otra de cooperación, con una creciente competencia comercial. Es evidente que este cambio del contexto geopolítico va más allá del ámbito espacial e influye en toda una variedad de relaciones entre los Estados. Pero sus repercusiones en lo que respecta al espacio son importantes y es probable que ello se manifieste en la multiplicación de los proyectos de cooperación y colaboración. 41. Son muchas las esferas en que deben hacerse esfuerzos colectivos para lograr los objetivos comunes de 29 A/CONF.184/6 la humanidad. Uno de esos objetivos es mantener una interacción óptima con la naturaleza. Desde el comienzo de la civilización, la humanidad ha vivido en relación competitiva con la naturaleza. Si bien la interdependencia de los seres humanos con el medio ambiente es un hecho ampliamente reconocido, la búsqueda incesante del progreso, la comodidad y la seguridad han tenido como resultado un desgaste cada vez mayor del medio ambiente, tanto a nivel local como mundial. En consecuencia, el medio ambiente sustentador de la vida en la Tierra está transformándose más rápidamente que nunca. El acelerado crecimiento de la población, con la resultante expansión de las actividades humanas, en particular de las actividades industríales, y la demanda cada vez mayor de que se satisfagan las necesidades básicas de la persona, siguen afectando adversamente el medio ambiente. Entre sus consecuencias se incluyen la sobreexplotación de los recursos naturales y la degradación del medio ambiente y de las condiciones de vida. Hay una creciente preocupación en el mundo con respecto a la degradación de la tierra y de las zonas costeras, la contaminación del aire y del agua, la pérdida de diversidad biológica y la deforestación. El crecimiento explosivo de la población, sumado a la escasa disponibilidad de tierra, podría causar un crecimiento urbano desordenado, con el consiguiente deterioro de las condiciones de vida, como la proliferación de los barrios de infraviviendas y las enfermedades. Algunos de los cambios climáticos, como el calentamiento atmosférico mundial y el agotamiento de la capa de ozono, que podrían en definitiva desencadenar una crisis ecológica que afectaría a toda la especie biótica del planeta, están causados, al menos parcialmente, por actividades antropogénicas. 42. Si bien la humanidad ha desarrollado la capacidad de alterar el estado del medio ambiente que la circunda, sigue siendo vulnerable a las fuerzas de la naturaleza. El daño causado por los fenómenos naturales a las poblaciones y a la infraestructura productiva de los países aumenta constantemente. Además de las resultantes pérdidas humanas y económicas, los desastres también pueden desestabilizar las estructuras sociales y políticas. El fenómeno conocido como el Niño, un estado anormal del sistema de interacciones entre la atmósfera y el océano en el Pacífico tropical, tiene importantes repercusiones en las condiciones climáticas de todo el mundo y podría dar lugar a pérdidas globales de miles de millones de dólares de los Estados Unidos, así como de incontables vidas humanas. Los acontecimientos climáticos extremos, como los temporales de cencellada, las inundaciones y la sequía, podrían provocar daños por un valor de miles de millones de dólares anuales. En todo el mundo, la salud de más dé mil millones de personas se ve afectada anualmente por enfermedades transmitidas por vectores/Algunas de esas enfermedades causan sufrimientos y discapacidades crónicos. Muchas enfermedades transmitidas por vectores son sensibles a la variabilidad del clima y al cambio climático mundial. Los progresos realizados gracias a la observación por satélite de la atmósfera, las superficies terrestres, las zonas costeras y los océanos han significado asimismo un valioso aporte a la labor de predicción de brotes de paludismo, cólera y otras enfermedades. 43. Los retos que plantea la necesidad de reducir el efecto negativo de las actividades humanas en el medio ambiente y minimizar los daños causados a las sociedades por los desastres naturales son una realidad a la que han de hacer frente las poblaciones de todo el mundo. Los adelantos científicos y tecnológicos del siglo XX han aumentado la capacidad humana de adoptar medidas colectivas a nivel mundial y garantizar la prosperidad de la humanidad en el siglo XXI. 44. La ciencia y tecnología espaciales, junto con los adelantos de la tecnología de la información, han tenido profundas repercusiones en la vida cotidiana del ciudadano común. Las distancias se han acortado y las comunicaciones por satélite han dado lugar a una mayor interdependencia, en virtud de la cual pueden transmitirse la voz, así como textos, gráficos y complejas instrucciones, a lo largo de enormes distancias en un período de tiempo sumamente breve. Los adelantos en la ciencia y tecnología de las comunicaciones han modificado el carácter de las transacciones comerciales nacionales e internacionales, revolucionado la economía y la banca, transformado la industria del ocio y marcado muchas facetas de la vida cotidiana de las sociedades. Los datos obtenidos por satélite han permitido detectar el desencadenamiento de desastres, vigilar los cambios que se están produciendo sobre la faz de la Tierra y aumentar los conocimientos sobre el complejo estado del planeta. La predicción del tiempo y de los cambios en los sistemas climáticos también ha contribuido a la aplicación de prácticas apropiadas en materia de agricultura, socorro en casos de desastre, mitigación de daños y alerta temprana de acontecimientos climáticos catastróficos. 45. El desafío consiste en intensificar la cooperación a nivel internacional e intercambiar tecnologías y aplicaciones a fin de aprovechar al máximo los beneficios derivados de la utilización de la tecnología espacial. Una esfera decisiva para la cooperación internacional es la aplicación de técnicas espaciales con fines de observación y protección del medio ambiente. Hoy día existe conciencia internacional de la gravedad de los problemas de contaminación ambiental, degradación del suelo y deforestación, así como de las cuestiones relacionadas con el cambio climático mundial. Tras la aprobación del Programa 2 1 2 5 en la Conferencia de las 30 A/CONF.184/6 Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, celebrada en Río de Janeiro del 3 al 14 de junio de 1992, se ha tomado una serie de iniciativas entre las que figura la aplicación de la ciencia y tecnología espaciales para vigilar el medio ambiente. Las evaluaciones científicas internacionales realizadas por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático y durante el tercer período de sesiones de la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, celebrado en Kyoto (Japón) del Io al 10 de diciembre de 1997, han puesto de relieve las medidas que han de adoptarse con miras a aplicar la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.26 46. La evolución de la ciencia y la tecnología desde que se celebró UNISPACE 82, el nuevo ambiente político, la reducción del gasto público y el gran número de nuevos participantes, entre los que figuran varios países en desarrollo y el sector privado como agentes importantes, hacen imperativo que los responsables de la adopción de políticas y decisiones en los sectores público y privado, especialmente en los países en desarrollo, reflexionen sobre la importancia que tiene la tecnología espacial hoy en día. La tecnología espacial tendrá efectos importantes en la calidad de vida del ciudadano medio, tanto en el aspecto económico como en el social. Habrá considerables oportunidades de desarrollo económico y social como se desprende de las proyecciones relativas al crecimiento y expansión de la industria espacial. Las actividades espaciales pasarán a ser en el siglo XXI un motor de la economía mundial que ofrecerá múltiples oportunidades, especialmente a los países en desarrollo. También puede contribuir a reducir el desequilibrio existente entre los países desarrollados y los países en desarrollo. 47. En resumen, el nuevo contexto proporciona un marco favorable para el constante desarrollo de la tecnología espacial y de sus aplicaciones más extensas en esferas existentes y nuevas. Al mismo tiempo, el aumento de la comercialización y privatización de las actividades espaciales ha aportado un nuevo dinamismo, nuevas inversiones y una mayor receptividad de cara al mercado. Ese nuevo contexto también es propicio al continuado crecimiento de la cooperación internacional en el espacio, y en él se deben enmarcar los temas, examinados, las deliberaciones mantenidas y las recomendaciones formuladas por UNISPACE III. E. Génesis y preparativos de la Conferencia 48. En su período de sesiones de 1992, la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos tomó nota de una propuesta de que en 1995 se organizara una tercera conferencia UNISPACE, de preferencia en un país en desarrollo. Esa propuesta se formuló a fin de consolidar el impulso proporcionado por las actividades que se habían realizado con motivo del Año Internacional del Espacio en 1992 y seguir precisando las medidas y mecanismos de seguimiento a fin de ampliar el ámbito de la cooperación internacional, así como promover una mayor participación de todos los países en desarrollo en las actividades espaciales. Sobre la base de la recomendación de la Comisión, la Asamblea General, en su resolución 47/67, de 14 de diciembre de 1992, recomendó que los Estados Miembros examinaran durante el período de sesiones de 1993 de la Comisión la posibilidad de celebrar una tercera conferencia UNISPACE. 49. En su período de sesiones de 1993, la Subcomisión de Asuntos Científicos y Técnicos, por conducto de su Grupo de Trabajo Plenario, tomó nota de dicha recomendación de la Asamblea General. El Grupo de Trabajo observó que desde 1982 había habido grandes adelantos y cambios en la tecnología y las aplicaciones espaciales, así como muchos cambios en la situación geopolítica y económica que afectaban a los programas espaciales en todo el mundo, y recomendó que se examinara la viabilidad de celebrar una tercera conferencia UNISPACE. A ese respecto, el Grupo de Trabajo también recomendó que la Comisión, al examinar la cuestión de esa conferencia, tal como lo había recomendado la Asamblea General, considerara sus objetivos y sus metas, así como su organización, lugar de celebración, fechas, consecuencias financieras y otras cuestiones. El Grupo de Trabajo tomó nota de las propuestas de que se convocara una tercera conferencia de UNISPACE en un país en desarrollo en un futuro próximo, de que se celebrara en 1995 y de que el Grupo de Trabajo actuara como Comité Preparatorio de esa conferencia. 50. En su período de sesiones de 1993, la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos señaló que el paso más importante era definir una serie de objetivos muy concretos para la conferencia y que dichos objetivos podían lograrse también por otros medios, entre ellos la intensificación de los trabajos a nivel de la Comisión. 51. En los años siguientes, los Estados Miembros, el Presidente de la Comisión y su secretaría presentaron diversas ideas y propuestas en respuesta a solicitudes de la Comisión y de sus órganos subsidiarios. Esas ideas y propuestas guardaban relación, entre otras cosas, con los objetivos y el programa de UNISPACE III y los diversos medios de lograr los objetivos de la Conferencia, así como con sus consecuencias financieras. 31 A/CONF.184/6 52. Atendiendo la recomendación de la Subcomisión, la Comisión, en su período de sesiones de 1996, convino en que debía convocarse en la Oñcina de las Naciones Unidas en Viena, en 1999 ó 2000, un período extraordinario de sesiones de la Comisión (UNISPACE III), abierto a la participación de todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas. La Comisión acordó el conjunto de objetivos junto con la Subcomisión y convino asimismo en que debían realizarse esfuerzos de todo tipo con miras a limitar el costo de UNISPACE III para que no excediera de los recursos de que disponía la Comisión y su secretaría reduciendo el número o la duración de los períodos de sesiones de la Comisión y sus órganos subsidiarios durante el año de la conferencia. La Asamblea General, en su quincuagésimo primer período de sesiones, hizo suyos estos acuerdos de la Comisión. Sobre la base de las recomendaciones de la Comisión, la Asamblea, en su resolución 51/123, de 13 de diciembre de 1996, también pidió a la Comisión y a la Subcomisión de Asuntos Científicos y Técnicos que actuasen respectivamente como Comité Preparatorio y Comité Asesor de UNISPACE III, y a la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre que actuase como secretaría ejecutiva. 53. Tras una intensa labor en el Grupo de Trabajo Plenario, al que el Comité Asesor pidió que le ayudara en sus trabajos en su período de sesiones de 1997, se logró por fin un acuerdo de consenso sobre el programa de UNISPACE III. En ese período de sesiones, el Comité Asesor hizo varias otras recomendaciones con respecto a la fecha, los participantes, los componentes suplementarios y los aspectos financieros de UNISPACE III. En su período de sesiones de 1997, a la vez que hizo suyas esas recomendaciones, el Comité Preparatorio acordó el procedimiento relativo a la preparación del proyecto de informe de UNISPACE III. 54. La Asamblea General, en su resolución 52/56, de 10 de diciembre de 1997, acordó que la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Exploración y Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos (UNISPACE III) se celebrara en la Oficina de las Naciones Unidas en Viena del 19 al 30 de julio de 1999 como período extraordinario de sesiones de la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos y estuviese abierta a la participación de todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas. F. Finalidad y objetivos de la Conferencia 55. La finalidad de UNISPACE III era examinar y poner de relieve los adelantos importantes de la ciencia y tecnología espaciales ocurridos desde 1982 con miras a promover su utilización más amplia, especialmente por los países en desarrollo, en todas las esferas del desarrollo científico, económico, social y cultural. Al mismo tiempo, la Conferencia brindó un foro de singular utilidad en el que los Estados Miembros de las Naciones Unidas, las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas, las organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales con actividades en el espacio y las industrias relacionadas con el espacio pudieron participar en la elaboración de un modelo de cooperación internacional en actividades espaciales para el comienzo del próximo siglo. UNISPACE III reunió, por primera vez, a todas las partes interesadas y entidades competentes. 5 6. UNISPACE III, cuyo tema fue "Los beneficios del espacio para la humanidad en el siglo XXI", tenía los siguientes objetivos primarios: promover medios eficaces de utilización de la tecnología espacial para solucionar problemas de importancia regional o mundial; y aumentar la capacidad de los Estados Miembros, particularmente de los países en desarrollo, para aprovechar las aplicaciones de la investigación espacial con fines de desarrollo económico y cultural. Los demás objetivos de UNISPACE III eran los siguientes: a) Ofrecer a los países en desarrollo oportunidades para definir sus necesidades en materia de aplicaciones espaciales con fines de desarrollo; b) Estudiar formas de acelerar el aprovechamiento de las aplicaciones espaciales por los Estados Miembros para fomentar el desarrollo sostenible mediante la participación de un mayor número de países en desarrollo en programas internacionales de investigación como el Programa Internacional Geoesfera-Biosfera y el Programa Mundial de Investigaciones Climáticas; c) Abordar las diversas cuestiones relacionadas con la educación, la capacitación y la asistencia técnica de ciencia y tecnología espaciales, así como sus aplicaciones, con miras al desarrollo de capacidad autóctona en todos los Estados; d) Servir de valioso foro para una evaluación crítica de las actividades espaciales y aumentar la sensibilidad del público en general con respecto a los beneficios de la tecnología espacial; e) Fortalecer la cooperación internacional en el desarrollo y aprovechamiento de la tecnología espacial y sus aplicaciones. 32 A/CONF.184/6 G. Aprovechamiento de las posibilidades del espacio a comienzos del nuevo milenio 1. Protección del medio ambiente a) El conocimiento científico de la Tierra y su medio ambiente i) Situación: ciencias ambientales y de la Tierra 57. El Sol es una estrella variable que proporciona energía a todos los seres vivientes de la Tierra. Esa energía es también la principal fuerza impulsora de los sistemas de circulación atmosférica y oceánica y del clima de la Tierra. La energía del Sol llega en forma de radiación por ejemplo, la iluminación visible necesaria para la fotosíntesis de las plantas y de corrientes de partículas energéticas. Para conprender la influencia del Sol en el medio ambiente de la Tierra, es necesario rastrear la corriente de radiación y partículas cargadas proveniente del Sol y determinar sus efectos en el sistema interrelacionado de la magnetosfera, la ionosfera y la atmósfera de la Tierra, especialmente la capa de ozono estratosférica. 58. La radiación ultravioleta es la principal fuente de energía de la alta atmósfera de la Tierra. Los pequeños cambios que pueda haber en la atmósfera (por ejemplo, en la cantidad total de ozono) pueden producir diferencias considerables en la radiación ultravioleta que llega a la superficie terrestre. Se sabe que el aumento de la radiación ultravioleta provoca una mayor incidencia de cáncer de la piel y puede afectar los sistemas microbiológicos al dañar o alterar su estructura genética. 59. Para determinar las influencias solares en los cambios globales del planeta es fundamental observar desde posiciones alejadas de la Tierra la radiación solar total y su distribución espectral, las estructuras de la atmósfera media y alta y su composición a lo largo de muchos ciclos solares, así como el viento solar, la entrada de partículas energéticas en la magnetosfera terrestre y las eyecciones de masa coronal. 60. La magnetosfera y la atmósfera de la Tierra están estrechamente ligadas a la atmósfera y la heliosfera del Sol. Las variaciones de la atmósfera solar, incluidas las erupciones y la eyección de partículas cargadas procedentes de su corona, y su interacción con la magnetosfera y la alta atmósfera de la Tierra, están regidas por procesos físicos que se conocen sólo parcialmente. 61. La interacción variable entre el Sol y la magnetosfera, la ionosfera y la alta atmósfera de la Tierra puede crear condiciones potencialmente perjudiciales para los artefactos espaciales que proporcionan pronósticos del tiempo, comunicaciones telefónicas y de otra índole, servicios de televisión y de navegación, y otros servicios importantes. Una de las víctimas de las malas condiciones del tiempo espacial fue la reciente avería temporal de Anik-E2, un satélite de comunicaciones, tras ser bombardeado por electrones de alta energía activados por el Sol. 62. La posibilidad de un cambio climático mundial sin precedentes exacerbado por la actividad humana suscita gran preocupación internacional. Esta inquietud se ha expresado en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Desde hace varios años, el Grupo Interguberaamental de Expertos sobre el Cambio Climático viene publicando evaluaciones científicas periódicas del cambio climático mundial y sus posibles repercusiones. El Grupo Intergubernamental estima que las temperaturas del aire de la superficie global aumentarán considerablemente en los próximos 100 años. Entre las posibles consecuencias de este calentamiento figuran los cambios en las modalidades de precipitación y temperatura, una elevación del nivel del mar y una alteración de la distribución mundial de agua dulce. Es probable que esto tenga importantes repercusiones en la salud humana, la vitalidad de los bosques y la productividad de la agricultura. 63. El clima mundial es un resultado de complejas interacciones entre la aportación de energía solar a la Tierra, la atmósfera (y la composición atmosférica), los océanos, el ciclo hidrológico, la superficie terrestre y la vegetación, la criosfera (campos de nieve y de hielo, mantos de hielo y glaciares) y la geoesfera (incluidos la topografía continental y los cambios tectónicos, las erupciones volcánicas y la rotación de la Tierra). 64. La historia de la Tierra demuestra que el clima ha cambiado muchas veces, pasando por períodos muy fríos y calientes como resultado de cambios orbitales de la Tierra, fluctuaciones solares, erupciones volcánicas u otros factores naturales. La cuestión que preocupa actualmente es que la actividad humana pueda llegar a ser un factor igualmente importante que cause cambios climáticos a un ritmo mucho más rápido que antes. En tal caso, podría resultar insuficiente el tiempo que requieren los seres humanos, los animales y las plantas para adaptarse a un medio alterado. 65. La historia climática reciente indica que en los últimos 100 años ha habido un calentamiento de la Tierra de alrededor de 0,5 grados centígrados. Se han observado cambios correspondientes en la elevación del nivel del mar en las zonas costeras. Se cree que el calentamiento es producto de concentraciones crecientes de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono, inyectados en la atmósfera durante la quema de combustibles fósiles utilizados para la producción de energía y el transporte, de metano, emitido por una 33 A/CONF.184/6 agricultura en expansión y un aumento del ganado, de óxidos de nitrógeno y posiblemente de fertilizantes, así como de clorofluorocarburos, utilizados por los acondicionadores de aire. Los clorofluorocarburos también destruyen la capa de ozono y por ello permiten una mayor penetración de las radiaciones ultravioletas B en la atmósfera. 66. £1 ozono es el único gas de efecto invernadero que absorbe intensamente la radiación solar de la región ultravioleta del espectro electromagnético en la estratosfera. El ozono estratosférico protege la superficie de la Tierra de la perniciosa radiación solar ultravioleta B y desempeña un papel importante en el control de la estructura térmica de la estratosfera. Por consiguiente, se piensa que la reducción del ozono estratosférico podría también modificar la temperatura de la superficie. 67. El agotamiento del ozono estratosférico es evidente en la actualidad en todo el mundo, especialmente en las altas latitudes. El agujero de ozono de la Antártida es la manifestación más notable de ese agotamiento. Recientemente se ha observado también un agotamiento del ozono en el invierno y la primavera árticos. Hay pruebas convincentes de que el agotamiento del ozono puede atribuirse a la creciente carga atmosférica de compuestos artificiales de cloro y bromo producidos por el ser humano. Se han establecido reglamentaciones internacionales para suprimir gradualmente la producción de dichos compuestos, que han comenzado a disminuir. No obstante, la disminución será lenta y habrá que observar el ozono estratosférico para deterrnmar si la recuperación de la capa de ozono se produce conforme a lo previsto. 68. Los adelantos tecnológicos de los últimos decenios han contribuido considerablemente a mejorar los sistemas de transporte, la producción de alimentos agrícolas y los sistemas de distribución, la disponibilidad de agua y la generación y distribución de energía, a lo que se suman los recientes avances de la informática para atender a las necesidades de la era de la información. Considerado retrospectivamente, este progreso se ha alcanzado a un costo considerable para el medio ambiente. El dilema consiste, por lo tanto, en mantener un desarrollo económico, social y tecnológico sostenible sin seguir socavando la integridad del medio ambiente. 69. Además de la actividad humana, hay factores naturales que también tienen efectos negativos en el medio ambiente mundial. Entre ellos figuran los incendios forestales, las erupciones volcánicas, los terremotos, los tsunamis, los huracanes, los ciclones, los tifones, las inundaciones, la sequía y fenómenos como El Niño. 70. Ya pueden observarse los fenómenos naturales y las actividades humanas desde el espacio ultraterrestre por medio de satélites y detectarse sus efectos en el medio ambiente mundial. La conservación del medio ambiente espacial cercano a la Tierra ha cobrado importancia, además, para la protección de esos instrumentos tan útiles para diagnosticar el estado de la Tierra, y es decisiva para la exploración y utilización futuras del espacio ultraterrestre. Un número creciente de actividades espaciales se expone a un riesgo cada vez mayor debido a la producción de desechos espaciales artificiales. En la actualidad orbitan la Tierra más de 8.000 objetos catalogados de más de 10 centímetros de diámetro, y un número todavía mayor de objetos más pequeños, pero sólo unos 500 de ellos pueden considerarse vehículos espaciales en actividad. Toda colisión con uno de ellos podría dañar o incluso ocasionar la pérdida funcional de dichos aparatos. Recientemente se registró el choque de uno de esos objetos catalogados con un satélite. 71. Los métodos para vigilar el entorno de los desechos espaciales requieren observaciones ópticas y de radar basadas en tierra, detectores basados en el espacio e investigaciones de los daños microscópicos causados a la superficie de los objetos recuperados tras permanecer largo tiempo en el espacio. Para evaluar los riesgos actuales y futuros que supone el entorno de los desechos espaciales para los objetos espaciales en actividad han de utilizarse modelos, dado que las observaciones no abarcan por completo la gama de tamaños de las partículas ni toda la extensión de su distribución espacial. Las técnicas de mitigación comprenden la protección contra el impacto de desechos espaciales o la evitación de colisiones y medidas para evitar la creación de estos desechos, dado que en la actualidad no existen métodos económicamente viables para eliminar los desechos del espacio. Debería prestarse especial atención a la órbita de satélites geoestacionarios debido a que no existe un mecanismo natural para eliminar desechos espaciales de ella, y esto plantea un riesgo para un gran número de vehículos espaciales operativos. 72. La Subcomisión de Asuntos Científicos y Técnicos de la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos convino en que se necesitaba la cooperación internacional a fin de ampliar la base científica y técnica para adoptar estrategias apropiadas y de bajo costo con miras a reducir al mínimo la posible repercusión de los desechos espaciales en las futuras actividades espaciales. En 1995, la Subcomisión aprobó un plan de trabajo plurianual centrado en las técnicas de medición de los desechos, la elaboración de modelos matemáticos y la caracterización del entorno de los desechos, así como en las medidas para reducir el riesgo de los desechos espaciales. Dicho plan de trabajo plurianual se ejecutó entre 1996 y 1998 en colaboración 34 A/CONF.184/6 con el Comité mterinstitucional de Coordinación en Materia de Desechos Espaciales y la Academia Internacional de Astronáutica, y en febrero de 1999 la Subcomisión finalizó la versión definitiva de su informe técnico sobre los desechos espaciales. 73. Los objetos espaciales, incluidos los desechos espaciales, contribuyen también cada vez más a la contaminación luminosa del medio ambiente espacial y perjudican las observaciones astronómicas basadas en tierra. El paso de un objeto espacial artificial por el campo visual de un telescopio astronómico puede deteriorar la calidad de los estudios fotográficos y fotométricos. El fenómeno no es nuevo, pero con el lanzamiento de sistemas de satélites múltiples que pueden crear frecuentes resplandores breves de luz intensa, la contaminación luminosa va en aumento. Además, ha habido propuestas de lanzar grandes reflectores solares con fines de iluminación y transmisión de energía, e incluso proyectos de actividades publicitarias y conmemorativas que incluían la utilización de grandes objetos espaciales que reflejan una cantidad considerable de luz. La Unión Astronómica Internacional (UAJ), y el Comité de Investigaciones Espaciales (COSPAR) se oponen enérgicamente a esos proyectos de actividades publicitarias y conmemorativas, que modificarían el entorno espacial ultraterrestre y entorpecerían las observaciones astronómicas. Debe velarse por mantener por todos los medios viables las condiciones de las observaciones astronómicas o restablecerlas de tal modo que se acerquen lo más posible al estado natural. 74. El lanzamiento de reflectores para la iluminación de partes de la superficie de la Tierra también tiene un impacto potencial adverso en la diversidad biológica. Deben realizarse investigaciones antes de lanzar tales reflectores. 75. En el siglo XXI, el planeta Tierra podría tener que afrontar un posible riesgo de cambios ambientales rápidos como el calentamiento del clima, la elevación del nivel del mar, la deforestación, la desertificación y la degradación del suelo, el agotamiento de la capa de ozono, la lluvia acida y una reducción de la diversidad biológica. Estos cambios podrían tener repercusiones profundas en todos los países, amenazando gravemente la existencia, la reproducción y el desarrollo de los seres humanos y su prosperidad en la Tierra, y sin embargo aún quedan por resolver muchas importantes cuestiones científicas. ii) Tema y objetivos 76. Las necesidades en materia de observación derivadas de la exigencia de conocer más el sistema terrestre y aplicar medidas correctivas basadas en ese conocimiento más profundo son muy variadas y requieren múltiples técnicas de medición diferentes y sistemas conexos de procesamiento de datos. Los satélites pueden proporcionar la visión amplia y de conjunto necesaria para colocar las mediciones in situ en el contexto mundial que se requiere para observar muchos fenómenos ambientales y climáticos. 77. Para comprender mejor la influencia de la radiación electromagnética del Sol en el medio ambiente de la Tierra, será necesario promover lo siguiente: a) observaciones constantes y vigilancia a largo plazo de la radiación espectral solar y mejoramiento de las observaciones y la comprensión de la variabilidad solar; b) elaboración de modelos de la dinámica del Sol y sus fluctuaciones y c) evaluación de la interacción entre las fluctuaciones solares y el clima terrestre así como cuanuficación, mediante observaciones y modelos, de las influencias solares en el cambio climático a corto plazo (escalas cronológicas estacionales a interanuales) y a largo plazo (10 a 30 años). Para comprender mejor la relación entre los flujos de partículas cargadas provenientes del Sol y el medio ambiente de la Tierra, será necesario promover lo siguiente: a) la investigación de los plasmas del sistema solar y los sistemas de corrientes eléctricas y plasmas magnéticos conexos; b) el perfeccionamiento de la observación y la comprensión de los procesos físicos que rigen la termosfera, la magnetosfera, la ionosfera y la alta atmósfera de la Tierra; c) la formulación de una interpretación detallada y fundamentada teóricamente de los procesos físicos que constituyen la relación entre la Tierra y el Sol y mejoramiento de los pronósticos de la meteorología espacial; y d) la caracterización de la dinámica, las propiedades y la estructura del viento solar que interactúa con el medio interestelar local para formar la heliosfera. 78. Se alienta a las organizaciones de todo el mundo a: a) seguir investigando la viabilidad técnica y económica de la energía solar espacial en los próximos años; b) impulsar la cooperación y el intercambio de datos a nivel mundial sobre la energía solar espacial; y c) prestar la debida atención a los asuntos de la energía solar espacial, por ejemplo en lo que respecta a salud, medio ambiente, gestión del espectro de frecuencias, asignación de órbitas y otros temas27. 79. Para comprender mejor el cambio climático mundial, será necesario promover los siguientes temas y objetivos: a) la caracterización y documentación de la variabilidad y las tendencias climáticas a largo plazo, mediante observaciones mundiales sistemáticas de la atmósfera, los océanos, la superficie terrestre y la biosfera y la criosfera del sistema climático y de las fuerzas externas que lo afectan; b) la comprensión de la naturaleza de los parámetros clave que causan cambios en el sistema climático y la determinación de los factores 35 A/CONF.184/6 que ocasionan las variaciones climáticas observadas y los procesos de retroalimentación que rigen la respuesta del sistema climático; y c) la evaluación de los aspectos predecibles de la variabilidad y los cambios climáticos a largo plazo, incluidas sus repercusiones regionales, mediante la aplicación conjunta de la observación y los modelos mundiales. 80. Para comprender mejor los cambios en la capa de ozono y sus efectos en el medio ambiente y la salud humana, será necesario promover los siguientes temas y objetivos: a) la caracterización de la distribución mundial del ozono, los oligoelementos químicamente activos y los parámetros meteorológicos conexos; b) la comprensión de los procesos que ocasionan la transformación química de los oligoelementos y del efecto de los aerosoles en la química atmosférica; y c) la elaboración de modelos cuantitativos de la composición de los oligoelementos del sistema troposferaestratosfera mediante la aplicación conjunta de observaciones y modelos mundiales. 81. Para comprender mejor el efecto antropogénico en el medio ambiente y la salud humana, será necesario promover los siguientes temas y objetivos: a) vigilancia de los contaminantes atmosféricos y troposféricos, los aerosoles y otros productos químicos; b) observación y vigilancia de la descarga de los ríos en lagos interiores y zonas costeras; c) comprensión de la interacción entre los subproductos de la tecnología y el medio ambiente y la elaboración de modelos de sus repercusiones; y d) observación y vigilancia de los efectos naturales en el medio ambiente mundial. iii) Programas de acción concretos 82. Se están llevando a cabo varias actividades internacionales destinadas a utilizar datos de satélites para evaluar y observar las condiciones en la Tierra, como las de DIVERSITAS, el Programa Internacional Geosfera-Biosfera, el Programa sobre las Dimensiones Humanas del Cambio Mundial del Medio Ambiente y el Programa Mundial de Investigaciones Climáticas. También se están desarrollando varios programas internacionales para coordinar los sistemas mundiales de observación, como el Sistema Mundial de Observación del Clima (SMOC), el Sistema Mundial de Observación de los Océanos (SMOO) y el Sistema Mundial de Observación de la Tierra (SMOT). Por su parte, el Comité de Satélites de Observación de la Tierra (CEOS), integrado por 20 organismos espaciales nacionales y organizaciones internacionales relacionadas con el espacio, ha entablado conversaciones con los tres sistemas mundiales de observación y sus organizaciones patrocinadoras, incluido el Grupo Internacional de Organismos de Financiación de las Investigaciones sobre el Cambio Mundial, a fin de crear una asociación para elaborar y ejecutar una Estrategia integrada de observación mundial (EIOM) que sirva de marco general para las observaciones de la Tierra y la vigilancia mundial y permita a las organizaciones que se ocupan de reunir datos ampliar su contribución, prestar asistencia a los grupos de usuarios y a los encargados de la adopción de decisiones, en particular los de países en desarrollo y brindar una mejor comprensión científica en los planos nacional, regional e internacional. 83. En las actividades internacionales anteriormente indicadas se deberían tener en cuenta las siguientes recomendaciones formuladas durante UNISPACE III: a) Deberían establecerse bases de datos homogéneas, calibradas y validadas, de los parámetros de la superficie (tanto terrestre como oceánica) de los dos últimos decenios con miras a obtener una perspectiva histórica documentada de la evolución de la Tierra; b) Las bases de datos antes citadas se deberían utilizar para prestar apoyo a la elaboración de modelos perfeccionados del cambio mundial; c) Se debería garantizar la adquisición continua de datos de gran calidad de la superficie obtenidos por teleobservación; d) Se deberían tener en cuenta las necesidades de los usuarios, incluidos los países en desarrollo28. 84. Se recomendó: a) Que las Naciones Unidas continuaran su labor sobre los desechos espaciales; b) Que toda la comunidad internacional de entidades espaciales aplicara de manera uniforme y sistemática las medidas de minimización de los desechos; c) Que se continuaran los estudios sobre posibles soluciones para reducir la población de desechos en órbita29. 85. Los Estados Miembros deben seguir cooperando, en los planos nacional y regional, con la industria y a través de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), para aplicar reglamentaciones adecuadas con el propósito de preservar bandas de frecuencia silenciosas para la radioastronomía y la teleobservación desde el espacio y a fin de concebir y aplicar, con carácter de urgencia, soluciones técnicas factibles para reducir las emisiones radioeléctrícas no deseables y otros efectos marginales indeseables de los satélites de telecomunicaciones30. 86. Los Estados Miembros deben cooperar para explorar nuevos mecanismos con miras a proteger determinadas regiones de la Tierra y el espacio de las emisiones radioeléctrícas (zonas de silencio radioeléctrico), y para crear técnicas innovadoras capaces de optimizar las condiciones para emprender 36 A/CONF.184/6 actividades científicas y otros tipos de actividades espaciales a fin de compartir el espectro radioeléctrico y poder coexistir en el espacio3 0. b) Medio ambiente y recursos naturales y teleobservación i) Situación: el medio ambiente y los recursos naturales y las aplicaciones de la teleobservación 87. La actividad humana ha alterado el estado de la Tierra al reconfigurar el paisaje, cambiar la composición de la atmósfera terrestre y ejercer efectos perturbadores en la biosfera. Si bien se hacen muchos esfuerzos por rectificar la situación, continua habiendo claros indicios de que el cambio natural se ve acelerado y distorsionado por la intervención humana. En su afán de mejorar la calidad de la vida, la humanidad se ha convertido en un factor de cambio del planeta, agregando elementos a la naturaleza, remodelándola y modificándola, de manera no deliberada y muchas veces impredecible. 88. Para adoptar decisiones relativas al desarrollo se requiere información exacta y completa, por ejemplo, sobre los suelos y el aprovechamiento de la tierra, así como sobre los recursos hídricos, agrícolas y de otro tipo. Esa información permitiría evaluar sus posibles usos e interdependencias, así como la repercusión que podrían tener en ellos diferentes tipos y niveles de uso. La conveniencia de determinados cultivos o de la cría de cierto tipo de ganado, los métodos de riego y la posible escorrentía constituyen parámetros típicos que deben evaluarse en relación con una serie dada de lugares con climas, suelos, ecosistemas y distintos usos de la tierra particulares. 89. Hoy en día las aplicaciones de los datos obtenidos por satélite están generalizadas y abarcan actividades de investigación, operacionales y comerciales. Esas actividades son de interés tanto en el ámbito mundial como en los planos regional, nacional y local, en que los datos de observación de la Tierra se emplean satisfactoriamente en apoyo de diversas aplicaciones en distintas esferas. Varias aplicaciones se refieren a fenómenos relacionados con el clima, los desastres o la ordenación de los recursos de la Tierra. Más adelante se expone la importancia de la teleobservación en esas esferas. En el contexto de los Principios de las Naciones Unidas relativos a la teleobservación de la Tierra desde el espacio31, la comercialización de la teleobservación desde satélites refleja la comercialización de las comunicaciones por satélite. Por lo tanto, la comercialización de la teleobservación desde satélites está aumentando el alcance y las capacidades de los servicios puestos a disposición de los usuarios y reduciendo al mismo tiempo los costos de los sistemas y servicios de teleobservación, lo cual es una tendencia satisfactoria. a. Aplicaciones en materia de pronóstico meteorológico y climático 90. La meteorología y el clima de un lugar determinado son producto de complejas interacciones entre los factores locales, regionales y mundiales de la circulación y la dinámica atmosféricas, que a su vez se ven afectados por las interacciones de la atmósfera con los océanos, la superficie y la vegetación terrestres y la criosfera. 91. Como muchos fenómenos meteorológicos y climáticos afectan directamente a la economía y el bienestar de la sociedad, durante siglos ha sido una necesidad fundamental de las sociedades de todo el mundo contar con pronósticos meteorológicos. Éstos se elaboran en la actualidad mediante modelos mundiales, que a su vez brindan las condiciones de contorno utilizadas en modelos regionales de alta resolución para ayudar a los pronosticadores a proporcionar detalles locales específicos de los sistemas meteorológicos, como la temperatura, el viento y las precipitaciones. 92. Se está haciendo gran hincapié en aumentar la capacidad de predicción estacional a interanual debido a los plazos de puesta en marcha necesarios para la ordenación de los recursos naturales e industríales en esferas como la agricultura, el abastecimiento de agua y la producción y distribución de energía. El pronóstico exacto de los sistemas meteorológicos es particularmente importante para prevenir o reducir los daños causados por desastres naturales. Todos los modelos de predicción necesitan para su inicialización diaria datos mundiales de observación. 93. El pronóstico de la circulación en las profundidades del océano, del mismo modo que el de la circulación atmosférica, constituye un objetivo realista en el plazo de un decenio. Se trata de un desafio importante para optimizar la utilización del océano por la humanidad, en particular la gestión de la navegación y la ordenación de la pesca, dada la función decisiva que desempeña el océano en la evolución de las condiciones meteorológicas y del clima. Resulta necesario contar con un sistema para la observación de los océanos, y la observación desde el espacio habrá de constituirse en uno de sus componentes principales. 94. Las observaciones in situ y desde el espacio se efectúan mundialmente con una periodicidad aproximada de tres horas como parte de las observaciones de la Vigilancia Meteorológica Mundial de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y se transmiten a centros de procesamiento que elaboran pronósticos meteorológicos para períodos que pueden abarcar desde 24 horas a alrededor de una semana. En el caso de 37 A/CONF.184/6 períodos más extensos, se efectúan también predicciones a más largo plazo. £1 Grupo de Coordinación sobre Satélites Meteorológicos Geoestacionarios proporciona un mecanismo para coordinar la cooperación entre los operadores de satélites meteorológicos tanto en la órbita geoestacionaria como en la órbita terrestre baja. Para predicciones en escala cronológica estacional a interanual relativas a fenómenos como £1 Niño, es necesario utilizar modelos acoplados atmósfera-océano. Éstos requieren muchas más observaciones del sistema terrestre para su inicialización e integración cronológica. 95. La variabilidad interanual del sistema acoplado atmósfera-océano, cuyo mejor ejemplo lo constituye el conocido fenómeno de El Niño/Oscilación Austral y su correspondiente fase fría, a saber, La Niña, tiene repercusiones en todo el mundo. Actualmente ya consta que las actividades humanas se reconocen de forma creciente como un factor potencial que fuerza el cambio en el sistema mundial al alterar la composición química de la atmósfera y de los océanos, así como el carácter de la superficie terrestre y de la cubierta vegetal. Reviste particular interés el posible impacto regional de tales cambios en las zonas costeras, los recursos de agua dulce, los sistemas de producción de alimentos y los ecosistemas naturales. 96. En los últimos 10 años o más se han realizado considerables perfeccionamientos de la tecnología de observación de la Tierra y de la construcción de avanzados modelos informáticos del sistema de la Tierra. En la actualidad, se efectúan pronósticos de anomalías meteorológicas detalladas, así como de la variabilidad climática interanual y del cambio climático mundial, con carácter rutinario. Para mejorar la exactitud de esos pronósticos se precisan observaciones mundiales más completas de las variables clave, mejores procedimientos de calibración y, cosa que reviste gran importancia, el mantenimiento ininterrumpido de los sistemas de observación durante prolongados períodos de tiempo. A este respecto, es preciso desplegar esfuerzos especiales para velar por la continuidad de los sistemas de vigilancia y la incorporación de tecnología de observación con fines de investigación ya demostrada o experimental a plataformas operativas estables. 97. Las futuras misiones de satélites efectuarán observaciones más exactas y mejor calibradas de los parámetros señalados, así como de otros parámetros. Entre ellas cabe citar la misión del satélite nacional de la India: (INSAT-2E), la misión del satélite avanzado de observación de la Tierra (ADEOS-II) (Japón), las misiones Resurs F-l y Nika-Kubany (Federación de Rusia), las misiones EOS-AM/EOS-PM y CHEM (Estados Unidos de América), la misión NPOESS/EPS (Estados Unidos/Europa), la misión del sensor de amplio campo de visión para la observación del mar (SeaWifs) (Estados Unidos), la misión Envisat (Agencia Espacial Europea (ESA)) y la misión Cosmo Skymed (Italia). Los instrumentos intercalibrados32 reunirán también datos sobre la concentración y distribución de gases de efecto invernadero, aerosoles, ozono, química de la atmósfera y radiación solar, que se necesitan para mejorar los modelos del cambio climático mundial. 98. Las misiones de satélites en curso realizan o ayudan a obtener observaciones mundiales claves de la estructura y la dinámica de la atmósfera, la temperatura de la superficie marina, los parámetros de la superficie, las precipitaciones, las características de la superficie terrestre, incluida la diversidad biológica, y algunos compuestos químicos atmosféricos mediante plataformas geoestacionarias y en órbita polar. Entre estos sistemas de satélites figuran el sistema de satélites meteorológicos geoestacionarios (GMS), el sistema de satélites geoestacionarios operacionales del medio ambiente (GOES), el sistema de satélites meteorológicos operacionales geoestacionarios (GOMS) los sistemas INSAT y Meteosat, así como las series de satélites meteorológicos METEOR y RAMAR (radiómetro avanzado de muy alta resolución) del Organismo Nacional para el Estudio de los Océanos y la Atmósfera (NOAA) de los Estados Unidos, la serie de satélites de observación de la Tierra, incluidos Fengyun (China), el satélite de teleobservación de la India (IRS), el Satélite de Teleobservación Terrestre (Landsat) (Estados Unidos), el Satellite pour l'observation de la Terre (SPOT) (Francia), Resurs-01 (Federación de Rusia), Sich (Ucrania), Okean (Ucrania) y el programa internacional Priroda, así como la misión sobre la circulación oceánica TOPEX/Poseidón (Estados Unidos/Francia) y la misión pluviométrica tropical (Estados Unidos/Japón). Recientemente, con los satélites ERS-1 y ERS-2 (ESA), SIR-C/X-SAR (Alemania/Estados Unidos/Italia), el Satélite del Japón para el estudio de los recursos terrestres (JERS-1) y RADARSAT (Canadá), fue posible levantar mapas de la superficie terrestre a través de las nubes o de noche en el lugar elegido y al mismo tiempo obtener nuevos datos sobre rasgos geológicos, topografía, estructura atmosférica, hielo marino, deforestación, batimetría, zonas costeras, oceanografía y evaluaciones agrícolas, entre otras cosas. Los satélites de radar son especialmente eficaces en aspectos como la determinación, a escala mundial y con alta resolución espacial y temporal, de campos de viento y olas sobre zonas oceánicas, la dinámica oceánica mundial y los factores de inestabilidad climática. Las misiones metereológicas operacionales forman parte del subsistema espacial del programa de Vigilancia Meteorológica Mundial. 38 A/CONF.184/6 99. Se prevé que, durante los primeros diez años del próximo milenio, se lanzarán bastantes más de 30 nuevos satélites de observación de la Tierra. Brindarán una capacidad sin precedentes para vigilar, con carácter mundial, prácticamente todos los aspectos del sistema climático de la Tierra. Para poder aprovechar esas observaciones, es preciso desplegar un esfuerzo paralelo de acceso a datos, análisis de datos y tecnología de elaboración de modelos. En concreto, es preciso que se perfeccionen los datos de alta resolución en proyectos de aplicaciones regionales y locales. Quedan por abordar varias cuestiones científicas relativas a la observación y parametrización de procesos en modelos informáticos conceptuales y matemáticos del sistema mundial de la Tierra y los subsistemas interactivos que lo integran. Particular importancia revisten la cuantificación y representación de los ciclos hidrológicos y biogeoquímicos en modelos. La elaboración de modelos de los procesos biogeoquímicos, que entraña el ciclaje de los nutrientes y del carbono por los ecosistemas terrestres oceánicos y a través de ellos, está menos desarrollada que los modelos que se ocupan de la atmósfera física y el océano. 100. En la esfera de los estudios espaciales de la Tierra y su entorno existen, entre otros, estudios sobre aplicaciones de satélites de naturaleza interinstitucional y multilateral que se están realizando en América Latina y el Caribe, entre los que cabe mencionar los relacionados con: a) vigilancia de las condiciones agroclimáticas e hidrológicas para la agricultura en América del Sur; b) desarrollo de una metodología unificada para la vigilancia de la desertificación, que están realizando los países de la región en cooperación con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA); c) investigación en materia de aprovechamiento de tierras y cambios en la cubierta terrestre, que están realizando los países de Centroamérica y la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) de los Estados Unidos; d) biología oceánica, que están llevando a cabo los países de América Latina y la NASA; e) vigilancia de la dinámica de los glaciares y de las montañas tropicales nevadas de los Andes, en colaboración con los Estados Unidos y la ESA, así como el estudio de la dinámica del polo en el hemisferio sur; f) vigilancia del ozono, con la participación de países de la región, la NASA y el Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (Canadá); g) proyecto mundial de levantamiento de mapas forestales en curso de ejecución por el Organismo Nacional de Actividades Espaciales (NASDA) del Japón, la NASA y la Comunidad Europea con apoyo del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales del Brasil; y h) servicios de teleobservación que prestan a escala subregional la estación receptora terrestre de Cotopaxi, en el Ecuador, y el Centro de Levantamientos Integrados de Recursos Naturales por Sensores Remotos (CLIRSEN) a un total de 25 países de América Latina y el Caribe situados dentro de la huella de 2.500 km de diámetro de la estación. b. Aplicaciones en la esfera de la gestión de los desastres 101. Cada año ocurren cientos de desastres naturales que afectan a poblaciones de muchos países en todos los continentes. Sólo en 1996 se informó de 180 desastres naturales, de los cuales 50 fueron importantes y requirieron asistencia internacional. En los últimos diez años ha habido 64 desastres de grandes proporciones con gravísimas consecuencias, como las inundaciones de China en 1991 y 1996, los huracanes "Andrew", "Luis", "Marilyn" y "Mitch", el fenómeno de El Niño de 1998 y las inundaciones de la región mediterránea europea en 1997, entre otros. Las pérdidas económicas del último decenio se estiman en 400.000 millones de dólares, aproximadamente. 102. Gracias a la ejecución de políticas públicas eficaces y a los adelantos científicos y tecnológicos se ha reducido el número de víctimas mortales en todo el mundo. El caso más notable de utilización de esta tecnología es tal vez la detección y alerta temprana de tifones y huracanes mediante satélites meteorológicos, por ejemplo en el marco del Programa sobre Ciclones Tropicales de la OMM, 103. Aunque los países desarrollados sufren mayores daños económicos en términos absolutos, las repercusiones en los países en desarrollo son relativamente más graves. Se estima que el producto nacional bruto que se pierde a causa de los desastres naturales es 20 veces mayor en los países en desarrollo que en los países desarrollados. Es más eficaz en función de los costos, en particular en los países en desarrollo, promover la utilización de la tecnología espacial para adoptar medidas preventivas a fin de mitigar las repercusiones de los desastres que adoptar medidas de socorro de emergencia después que han ocurrido esos desastres. Es necesario crear una cultura de autoprotección a modo de base para que la adopción de un enfoque de esa índole resulte rentable. 104. La gestión de los desastres abarca los siguientes elementos: a) mitigación de desastres, que comprende el levantamiento de mapas de las zonas en peligro, la evaluación de riesgos y la presentación de información para preparar leyes sobre el aprovechamiento de la tierra; b) preparación para casos de desastre, que comprende la elaboración de pronósticos y la alerta temprana; c) socorro en casos de desastre, que comprende las medidas que se adopten para mitigar los efectos de la catástrofe una vez que ha ocurrido, como la evaluación 39 A/CONF.184/6 de los daños, la prestación de servicios de atención médica y el suministro de alimentos y otros artículos; y d) rehabilitación después del desastre, que comprende medidas a largo plazo que comienzan a aplicarse durante la fase de socorro. 105. Las tecnologías espaciales pueden tener una importante función en la alerta temprana y la gestión de los desastres. No obstante, la única forma de establecer un servicio eñcaz de apoyo a la gestión de desastres que aproveche las capacidades de los sistemas espaciales consiste en utilizar conjuntamente las telecomunicaciones por satélite e imágenes de teleobservación, incluidos los servicios y otros productos de los sistemas espaciales, así como fuentes no espaciales que proporcionen información desde bases terrestres. Con este fin, es necesario promover una coordinación adecuada entre las organizaciones técnicas y de investigaciones encargadas de evaluar los riesgos y las organizaciones encargadas de atender a situaciones de emergencia, mediante la utilización de las telecomunicaciones. 106. Como los desastres naturales a menudo destruyen o perturban gravemente las redes de telecomunicaciones terrestres, los satélites de teleobservación y comunicaciones han pasado a cumplir la función vital de apoyar o posibilitar las actividades de gestión de desastres, incluidas la reunión y difusión de noticias de emergencia y el establecimiento de servicios de comunicaciones de respaldo para mantener las actividades de gobierno y empresariales. 107. Los datos de los satélites meteorológicos y de observación de la Tierra proporcionan información indispensable para el levantamiento de mapas de riesgos, la evaluación de riesgos, la alerta anticipada y el socorro y la rehabilitación en casos de desastre. Estos datos son especialmente útiles cuando se emplean en conjunción con datos e información obtenidos desde tierra y se integran en sistemas de información geográfica SIG para el análisis y la elaboración de modelos de situaciones complejas. Las imágenes térmicas infrarrojas de teleobservación obtenidas por los satélites meteorológicos pueden contribuir al estudio de los mecanismos sísmicos, y por consiguiente, ayudar a predecir y pronosticar terremotos. IOS. Se utilizan eficazmente muchas técnicas con datos de observación de la Tierra para gestionar las labores de socorro en casos de desastres naturales, pero debe avanzarse más para hacer que la predicción de desastres sea una realidad y para planear respuestas. Se requieren además considerables esfuerzos de cooperación internacional para utilizar los datos e información de la teleobservación con el fin de elaborar indicadores de zonas propensas a desastres y formular estrategias y escenarios de mitigación. Se requiere asimismo más investigación para integrar nuevas fuentes de datos y explotarlas eficazmente. 109. Los sistemas de navegación y determinación de la posición por medio de satélites son otro instrumento prometedor para las actividades de predicción, alerta y socorro en casos de desastre. Con receptores de localización sobre el terreno y realizando repetidas mediciones es posible determinar los movimientos relativos de partes de la Tierra hasta por pocos milímetros. Ello podría facilitar la evaluación y el levantamiento de mapas de riesgo sísmico y predecir erupciones volcánicas y desprendimientos de tierras. La utilización de imágenes ópticas o de radar para observación estereoscópica también es útil a estos efectos. 110. Un barco que naufraga, un accidente de avión e incluso una persona perdida en una zona desierta representan un tipo diferente de desastre. Se trata de situaciones graves en las que la asistencia inmediata puede representar la diferencia entre la vida y la muerte. El Sistema Internacional de Satélites de Búsqueda y Salvamento (COSPAS-SARSAT) es un sistema internacional de búsqueda y salvamento basado en receptores a bordo de satélites meteorológicos que retransmiten señales de transmisores activados en situaciones de peligro a una red de estaciones terrestres. Las señales se procesan para determinar la ubicación geográfica del transmisor. Desde 1982, COSPASSARSAT ha salvado la vida de más de 10.000 personas en todo el mundo. El Canadá, los Estados Unidos, la Federación de Rusia, Francia y la India proporcionan el segmento espacial del sistema, al que apoyan en tierra muchos países. 111. Reconociendo la necesidad de realizar un esfuerzo mundial para reducir las repercusiones de los desastres naturales, la comunidad internacional proclamó el Decenio Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales, que se inició el Io de enero de 199033. Posteriormente la Asamblea General ha aprobado anualmente resoluciones sobre la cuestión de los desastres, en particular las resoluciones 52/200 de 18 de diciembre de 1997 y 53/185 de 15 de diciembre de 1998, encaminadas a mitigar los efectos de desastres naturales como El Niño. Entre otras catástrofes naturales abarcadas por el Decenio, las plagas de langosta, especialmente en África, tienen graves consecuencias para los países propensos a desastres y deben controlarse mediante una mejor utilización de las técnicas espaciales con ayuda de la cooperación internacional. Ahora que el Decenio va llegando a su fin, se observa la existencia de una enorme sinergia entre los organismos encargados de la gestión de las actividades de socorro en caso de 40 A/CONF.184/6 desastres en todo el mundo. La Oñcina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre, en cooperación con la ESA y la secretaría del Decenio, ha organizado cursos prácticos regionales (en China en 1991, Zimbabwe en 1995 y Chile en 1996) para sensibilizar a los encargados de la formulación de políticas y a los directores de los órganos de protección y defensa civil acerca de la utilidad de la tecnología espacial para la gestión de desastres. En los cursos prácticos regionales y en la Conferencia Internacional sobre Sistemas de Alerta Temprana para la Reducción de los Desastres Naturales celebrada en Potsdam (Alemania) en 1998 se formularon recomendaciones sobre la necesidad de incorporar las tecnologías espaciales en la planificación y las actividades operacionales relativas a la gestión de desastres. A fin de cumplir los objetivos del Decenio, el Subcomité del Comité Científico y Técnico hizo suyo el proyecto ALOS (Satélite Avanzado de Observación Terrestre) del Japón con carácter de proyecto internacional y regional del Decenio a fin de contribuir al fortalecimiento de las capacidades de evaluación de riesgos mediante el levantamiento de mapas de riesgos naturales en el Asia oriental. El proyecto ALOS se pondrá en marcha a más tardar en 2002. c. Aplicaciones en materia de ordenación de recursos 112. La teleobservación por satélite presenta varias ventajas con respecto a otros medios de reunión de datos, como los estudios aéreos y terrestres. Las ventajas se relacionan con el menor costo de adquisición de los datos, la velocidad y la relativa facilidad con la que pueden obtenerse imágenes de satélite, y la alta frecuencia de cobertura, reforzada por la reciente aparición de los satélites de teleobservación de alta resolución. La teleobservación no sólo ayuda considerablemente a satisfacer las necesidades de información, sino que además su papel complementa el de otros medios de adquisición de datos espaciales. 113. Los datos de teleobservación archivados representan una valiosa fuente de información coherente que permite la realización de estudios retrospectivos (series cronológicas), como los destinados a determinar el origen de la contaminación marina o la rapidez con que se agota un determinado recurso. Los archivos de las imágenes de satélite pueden consultarse ahora rápidamente desde ubicaciones remotas gracias a la expansión de los sistemas de información y a la Internet. 114. Los SIG se usan no sólo como base de datos para el almacenamiento y la recuperación de información espacial, sino también como instrumento de gestión interactivo para analizar distintas estrategias de asignación de recursos. El formato digital de las imágenes y la cobertura sinóptica de los satélites de teleobservación facilita la transformación de las imágenes en productos que se adaptan a diversas necesidades. Esta característica permite elaborar a partir del mismo conjunto de imágenes originales productos con valor agregado aptos para los SIG y adecuados a las necesidades concretas de diversos grupos de usuarios, lo que posibilita las economías de escala. 115. Los mapas son necesarios para una amplia gama de actividades de planificación y desarrollo. No obstante, en las regiones en desarrollo e incluso en algunos países desarrollados, esos mapas son escasos o no están actualizados, en parte debido al elevado costo de su preparación mediante métodos tradicionales. La disponibilidad de imágenes procedentes de la teleobservación por satélite está modificando la forma en que se preparan y utilizan los mapas. Las propias imágenes se corrigen ortométricamente, se anotan y se utilizan como mapas. Estos mapas proporcionan información más actualizada y facilitan la comprensión a una gran variedad de usuarios finales. 116. La amplia perspectiva de las imágenes de satélite ha permitido a los geólogos levantar mapas de características geológicas regionales casi imperceptibles (como fallas, lineamientos y contactos geomorfológicos o litológicos) que de otro modo no podrían observarse fácilmente desde tierra. La cartografía de estas características facilita la prospección de minerales y de aguas subterráneas, que son recursos clave para el desarrollo. 117. En la agricultura, la teleobservación se utiliza para complementar las fuentes convencionales de información en la preparación de estadísticas agrícolas y la determinación de zonas de tierras de labranza. Se utilizan imágenes ópticas de baja a alta resolución espacial obtenidas en múltiples fechas, así como imágenes de radar, en la identificación de cultivos. Las imágenes de radar son particularmente útiles en las zonas tropicales húmedas y en Europa septentrional, donde la nubosidad oculta frecuentemente la superficie terrestre. 118. La vigilancia de los cultivos de distintas fincas mediante la utilización de imágenes de alta resolución ayuda a determinar las zonas en condiciones de emergencia por la falta de agua o de fertilizantes, o afectadas por enfermedades, mucho antes de que las plantas empiecen a mostrar señales visibles de tal estado. Esto facilita la distribución óptima del agua y permite realizar ahorros y mejorar el rendimiento de las cosechas. También ayuda a evitar una excesiva aplicación de fertilizantes, con sus posibles efectos perjudiciales para el medio ambiente. 119. Se utilizan imágenes de satélite de los cultivos tomadas en distintas fechas junto con información de otra índole, por ejemplo, datos sobre meteorología y suelos, a fin de elaborar pronósticos modelo del rendimiento 41 A/CONF.184/6 vanas semanas antes de la cosecha. Esta aplicación puede ser sumamente útil para los países en desarrollo. Los pronósticos sirven para tomar las disposiciones oportunas en cuanto al almacenamiento, la importación, la exportación y la distribución local enciente de la producción agrícola. Los pronósticos de baja producción (por ejemplo, a causa de la sequía) darían un margen para la aplicación de medidas correctivas. En ello se basan los programas como el Sistema de alerta rápida para casos de hambruna de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), del que se benefician varios países de África. 120. La aparición de una sequía en un año puede predecirse mediante el análisis comparativo de las tendencias de los índices de vegetación derivados de los datos obtenidos por satélite para ese año y las tendencias en un año normal. La alerta temprana ha permitido a las autoridades de algunos países en desarrollo mitigar los efectos de las sequías mediante la distribución de alimentos a las personas y de forraje al ganado. El sistema de control del medio ambiente de África en tiempo real (ARTEMIS) de la FAO y las medidas pertinentes adoptadas por el INPE del Brasil se basan en esa capacidad. 121. Las aplicaciones de la tecnología espacial tienen muchas posibilidades de utilización en otras esferas relacionadas con la agricultura y el medio ambiente. Las técnicas de teleobservación son muy importantes para la detección en tiempo real de incendios forestales, la cuantificación de las superficies quemadas y la vigilancia de la regeneración de las zonas afectadas. Estas técnicas son útiles asimismo para detectar el proceso de deforestación y medir su velocidad, en particular en las superficies boscosas de gran extensión. De manera análoga, el empleo de técnicas de teleobservación es muy útil para determinar los procesos que causan la desertificación y la consiguiente pérdida de tierras agrícolas que, en conjunto, tienen también repercusiones en la diversidad biológica. 122. Para la gestión de las zonas costeras se aprovecha la información de satélite sobre factores como la calidad del agua, los sedimentos en suspensión y la temperatura de la superficie del mar, que puede servir para observar el caudal de los ríos y seguir la pista de características oceánicas. Las aplicaciones oceanógraficas incluyen el suministro de información exacta sobre posibles bancos de pesca (sobre la base de la temperatura de la superficie del mar), la vigilancia de la dinámica costera, la previsión de oleajes oceánicos para fijar la ruta de los buques, la medición de la topografía del fondo marino para exploraciones mar adentro y la vigilancia de la contaminación por manchas de petróleo. Los satélites de radar también permiten una mejor vigilancia de los hielos marinos y los icebergs para efectos de actividades en alta mar y fijación de rutas de buques en las regiones polares. 123. Muchas organizaciones, tanto de regiones desarrolladas del mundo como de regiones en desarrollo, están reconociendo cada vez más la valiosa contribución que la teleobservación desde satélites puede realizar para la gestión de las zonas marinas y costeras. Entre ellas se destaca la Organización para la Cooperación en materia de Asuntos Marinos en el Océano índico (IOMAC). Mediante una serie de consultas técnicas y proyectos en los que se utilizan las aplicaciones de la tecnología espacial, la IOMAC presta asistencia a los Estados y las instituciones participantes de la región del Océano indico en la formulación de políticas de desarrollo apropiadas y la adopción de medidas concretas relativas a la gestión ambiental, como la vigilancia del estado del Océano índico y zonas las costeras y la planificación de un desarrollo sostenible para la gestión de los recursos marinos. Entre sus actividades figuran un programa para que los países de la región analicen datos archivados en un compendio de información espacial que se actualizará progresivamente y se difundirá a esos países. 124. El aumento de la demanda mundial de agua potable para abastecer a la creciente población del mundo ha acentuado la necesidad de evaluar y ordenar los recursos hídricos. Los satélites de teleobservación proporcionan datos acerca de una serie de variables ecológicas clave (por ejemplo, precipitaciones, humedad del suelo, evaporación y nevadas) utilizando una escala adecuada para la evaluación. Para evaluar los recursos hídricos en regiones del mundo donde no existen redes hidroclimatológicas adecuadas es particularmente importante adoptar un enfoque basado en la utilización de satélites. 125. Muchos componentes del ciclo hidrológico, como los sistemas de drenaje y las redes de canales, el caudal y la calidad de las corrientes de agua, las fracturas, los lincamientos y elementos artificiales, pueden representarse cartográficamente o cuantificarse mucho mejor y con más rapidez mediante imágenes obtenidas por satélite que con métodos basados en tierra. Los datos de teleobservación se utilizan para medir la superficie de la nieve y su equivalente en agua, así como para calcular las precipitaciones. La extensión de las inundaciones puede representarse cartográficamente en forma directa utilizando imágenes de radar y ópticas, mientras que el volumen de la escorrentía en las cuencas hidrográficas puede calcularse indirectamente. Mediante técnicas de teleobservación por satélite pueden también estimarse y representarse cartográficamente otros parámetros de importancia para las investigaciones hidrológicas, como la humedad del suelo, la evapotranspiración, la vegetación, la utilización del suelo y la cubierta vegetal. 42 A/CONF.184/6 d. Aplicaciones en materia de control de enfermedades y servicios de atención médica 126. Los datos de los satélites de teleobservación, junto con información de otra índole, se han utilizado satisfactoriamente para vigilar las condiciones ambientales previas que determinan la aparición y el brote de enfermedades infecciosas. La próxima generación de satélites de observación de la Tierra, tanto operacionales como de investigación, y los estudios sobre las relaciones empíricamente establecidas entre dichas enfermedades y el cambio ambiental suministrarán información cada vez más exacta para la alerta temprana sobre la inminencia de problemas de salud mundiales. Los mecanismos de alerta temprana son una condición indispensable para la formulación de medidas de mitigación destinadas a reducir los efectos de las enfermedades infecciosas. 127. Los Estados miembros, en coordinación con organizaciones internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Mundial, han puesto en marcha actividades para establecer relaciones entre parámetros ambientales detectables por satélite, como el agua, la temperatura y la cubierta vegetal, la presencia de vectores de enfermedades (por ejemplo, mosquitos, garrapatas y moscas), las especies portadoras de enfermedades (como los ciervos y los roedores) y las pautas de los asentamientos humanos, la migración y el aprovechamiento de la tierra. Basándose en estas relaciones es posible elaborar predicciones modelo para apoyar las iniciativas públicas de salud destinadas a controlar determinadas enfermedades. Se están realizando estudios para integrar la teleobservación en los sistemas de vigilancia de enfermedades, con el objetivo de desarrollar sistemas de alerta temprana para enfermedades infecciosas como el paludismo, el cólera, el hantavirus y la fiebre del valle del Rift. Mediante una iniciativa de cooperación internacional en la que participan un organismo espacial, organizaciones internacionales y organizaciones no gubernamentales, se está impartiendo capacitación a investigadores del Brasil, el Camerún, China, Egipto, Kenya, Malí, México, el Perú, Ucrania y Venezuela en aplicaciones médicas de las tecnologías relacionadas con el espacio. La teleobservación y los SIG son sobre todo eficaces en la erradicación de enfermedades endémicas localizando los focos y vectores de esas enfermedades. Deben adoptarse programas de ámbito regional con el fin de impedir rebrotes de las enfermedades. 128. Los Estados deben dar a conocer mejor las posibilidades de la tecnología de teleobservación y las medidas necesarias para atender la necesidad de educación al nivel más alto. En este contexto, debe recurrirse a personal capacitado, como estadísticos o epidemiólogos, ya que ésta es una forma eficiente y necesaria de acelerar el proceso de creación de capacidad.. 129. Se está recurriendo cada vez más a aplicaciones de la telemedicina en situaciones de emergencia y desastre que entrañan riesgos para la salud. La OMS utiliza comunicaciones móviles por satélite para el control de las epidemias, principalmente en África, como parte de sus equipos de respuesta rápida en casos de epidemia para combatir enfermedades como la oncocercosis o riesgos sanitarios de rápida propagación como el ébola. También pueden establecerse comunicaciones de vídeo de exploración lenta para consultas médicas a través de enlaces para la transmisión de datos por satélite a una velocidad moderada, como sucedió, por ejemplo, después de un reciente terremoto de grandes proporciones en Armenia. ii) Temas y objetivos 130. Entre las principales necesidades de información de muchos países en desarrollo figuran los datos que sirven de base para la adopción de decisiones en sectores importantes como los de recursos naturales (incluidos la agricultura, la silvicultura, los minerales, el agua y la pesca), el medio ambiente, los recursos humanos (incluidos la enseñanza y los servicios de atención de la salud) y la prevención y mitigación de los desastres naturales. Del éxito de las aplicaciones de la teleobservación en estos sectores se ha derivado una serie de beneficios directos e indirectos para la sociedad. 131. La capacidad de vigilar los cambios de la vegetación y la utilización de las tierras en las principales regiones productoras del mundo es importante, y la teleobservación es tal vez la única técnica que ofrece esta capacidad. Nuevos sistemas de teleobservación por satélite ofrecen mejoras en la exactitud espacial, espectral o temporal. Al colocarse más satélites en órbita, podrán obtenerse en menos tiempo imágenes de una determinada zona geográfica. 132. Una cuestión relacionada con la utilización de los datos de observación de la Tierra es la gran variedad de satélites que ofrecen datos con distintos formatos y detalles de calibración y la consiguiente necesidad de efectuar determinadas actualizaciones técnicas para la recepción de datos. Las tarifas de acceso conexas y los accesorios de equipo y programas informáticos para la elaboración de productos de datos exigen compromisos financieros. La normalización del equipo informático de recepción y de los programas informáticos de procesamiento de datos es una de las esferas en que las actividades de cooperación pueden desempeñar un papel importante. También es necesario tratar la utilización del creciente número de estaciones receptoras terrestres en un marco cooperativo a fin de garantizar que todos los países puedan acceder a la totalidad de datos disponibles 43 A/CONF.184/6 con una inversión mínima. Esa disponibilidad está relacionada con los precios de los datos y las políticas de intercambio de datos e información. 133. Otro tema de interés para los usuarios de datos de observación de la Tierra, particularmente los de países en desarrollo, es la cantidad y localización de los datos. Una abundancia de datos no significa necesariamente que los datos estén disponibles oportunamente en todas las situaciones, pues localizarlos puede presentar un problema. Incluso si los datos son accesibles, su utilidad depende de que se interpreten y analicen correctamente. Dada la plétora de datos disponibles, si no se cuenta con suficiente experiencia a menudo es difícil seleccionar los datos correctos para aprovechar al máximo los beneficios que pueden obtenerse de los conjuntos de datos. El sistema brasileño de vigilancia del Amazonas (SIVAM) es un buen ejemplo de un amplio sistema integrado para la reunión de datos de observación de la Tierra y su distribución a los usuarios. Otros temas conexos son el almacenamiento y el archivo de los datos, que a su vez están vinculados a cuestiones como la existencia de una política de eliminación progresiva, el envejecimiento del equipo y los programas informáticos y la fijación de políticas en cuanto al precio de los datos, todo lo cual crea limitaciones para su utilización más amplia. 134. El costo de los datos de teleobservación es otro asunto importante, en particular para una mayoría de países en desarrollo. Desde hace varios años se comercializan cada vez más los productos obtenidos por teleobservación desde el espacio y se observa un creciente interés del sector privado. Ello ha reducido la necesidad de subsidios gubernamentales. El costo de adquirir datos de satélites se justifica si su utilización permite obtener ventajas cuantificables en relación con el proyecto de que se trate, como economías de tiempo, reducción de gastos o la posibilidad de adquirir información pormenorizada a la que no se tenga acceso por otros medios. Pese a que el costo de los datos de teleobservación tiende a bajar, una mayoría de países en desarrollo todavía lo consideran excesivo, por lo que debiera tratarse de continuar facilitando a esos países el acceso a los datos a precios asequibles. 135. Los satélites operativos que ofrecen datos de bajo costo permiten vigilar día a día la situación de los recursos terrestres y acuáticos, así como de los cultivos. La continua disponibilidad de datos gratuitos o de bajo costo para la cartografía de recursos a escala mundial es una prioridad urgente para la vigilancia del medio ambiente. 136. Otro tema se relaciona con la utilización final de la información derivada de los datos obtenidos por satélite por parte de los encargados de la adopción de políticas y decisiones y de los administradores de programas. Los datos obtenidos por satélites de observación de la Tierra ofrecen datos esenciales sobre las condiciones del planeta que permiten a los expertos en teleobservación evaluar el medio ambiente a escala regional y mundial. Si bien esos datos pueden ofrecer pruebas de la gravedad de los problemas ambientales y de salud causados, por ejemplo, por una ordenación deficiente de los recursos de tierras e hídricos, las enfermedades infecciosas y la contaminación, esa información facilitada por los satélites debe plasmarse en medidas concretas para resolver los problemas persistentes. Los satélites de observación de la Tierra pueden también dar alerta anticipada en caso de desastres naturales, pero luego las autoridades de protección civil deberían adoptar iniciativas concretas para prevenir y mitigar sus efectos. 137. Dadas las repercusiones transfronterizas de los desastres, se debe fomentar la cooperación internacional entre los operadores y los proveedores y usuarios de datos de las instalaciones espaciales pertinentes a fin de proporcionar el mejor servicio posible para mejorar los esfuerzos de rescate y la evaluación de medidas de rehabilitación. Se recomienda que esa cooperación se concentre principalmente en la entrega oportuna de los datos y servicios que ofrecen las instalaciones espaciales. 138. La continua disponibilidad de los datos obtenidos por satélite es fundamental para aumentar su fiabilidad y utilidad. Los encargados de la adopción de políticas y decisiones, así como los administradores de programas relacionados con problemas ambientales y de desarrollo, necesitan tener la certidumbre de que pueden confiar, a efectos operacionales, en la información derivada de esos datos. La utilización satisfactoria de los datos en términos de calidad del producto final y del análisis costo-beneficio es un hito importante que podría en última instancia determinar su utilización habitual en las actividades de planificación y gestión. Conviene redoblar los esfuerzos por facilitar y garantizar el acceso continuo a las diversas fuentes de datos obtenidos por satélite y demostrar su utilidad. 139. También es necesario estudiar medios y procedimientos para seguir coordinando la labor internacional en curso de observación científica de la Tierra. Ya se han adoptado varias iniciativas internacionales para examinar diversos aspectos del medio ambiente mundial. A fin de aprovechar al máximo los recursos asignados a la vigilancia del medio ambiente terrestre, puede ser útil examinar las necesidades de información que no satisface ninguna iniciativa de vigilancia en curso y estudiar la posibilidad de integrar algunas de las actividades ejecutadas en el marco de diferentes iniciativas. Para ello es indispensable garantizar la compatibilidad de los datos intercambiados. 44 A/CONF.184/6 140. Para comprender mejor los fenómenos meteorológicos y climáticos y sus efectos en el medio ambiente y las actividades humanas, será necesario promover los siguientes objetivos: a) Fomentar la teleobservación y su utilización junto con observaciones in situ a fin de vigilar, describir y comprender la dinámica de la atmósfera, incluida la variabilidad del sistema climático en todas las escalas cronológicas, que pueden abarcar desde unas pocas horas hasta meses, estaciones y períodos de fluctuación interanuales; b) Garantizar que las observaciones así reunidas tengan una forma que permita integrar datos incluidos en modelos de previsión y predicción; uno de los objetivos principales es mejorar la capacidad de predecir fenómenos climáticos y meteorológicos importantes desde el punto de vista socioeconómico; c) Mejorar la cobertura (en términos de superficie y demás parámetros y variables que sean necesarios) para la calibración, intercalibración y validación de las actividades de teleobservación en curso y previstas; d) Mejorar los algoritmos de recuperación de los datos de teleobservación para que los parámetros geofísicos obtenidos reflejen mejor las mediciones directas; e) Hacer un mayor aporte directo de mediciones globales efectuadas por satélite a los modelos mundiales; f) Fomentar el acceso libre de todos los países a los datos y modelos de simulación utilizados en los estudios internacionales realizados por los organismos especializados del sistema de las Naciones Unidas. Es necesario que todas las organizaciones pertinentes del sistema de las Naciones Unidas y los Estados Miembros de éstas lleven a cabo las mencionadas actividades de manera coordinada. 141. Teóricamente se reconoce la contribución potencial de las técnicas espaciales a la gestión de los desastres. No obstante, las autoridades de protección civil y otros órganos interesados aún no aplican frecuentemente esas técnicas. Es, pues, necesario emprender iniciativas para prestar asistencia a dichas autoridades a fin de determinar las tecnologías espaciales apropiadas para apoyar la gestión y permitirles adquirir experiencia práctica en la utilización de esas tecnologías. iii) Programas de acción concretos 142. Se deben apoyar los esfuerzos de la Alianza EIOM34 por lograr una formulación coherente de las necesidades de datos procedentes de los sistemas de observación de la Tierra, y por estimular el desarrollo y la integración coordinados de los sistemas de teleobservación y reunión de datos in situ. La rápida mejora de la calidad, frecuencia y resolución en la adquisición de datos mediante satélite debe ir unida a un fortalecimiento comparable de las actividades complementarias de observación en la superficie y comprobación mediante estudios sobre el terreno. El fortalecimiento de una amplia gama de programas de reunión de datos así como de las estructuras institucionales para procesar, archivar, integrar y evaluar datos ambientales de todas las fuentes es indispensable para establecer las series cronológicas a largo plazo de datos fiables que se precisan para investigar el cambio mundial en relación con los problemas ambientales críticos. Se debe prestar atención especial a reforzar la capacidad de investigación y de operaciones, así como de reunión, análisis y aplicación de datos de los países en desarrollo a fin de colmar lagunas críticas en los conjuntos de datos mundiales y en su utilización para mejorar el conocimiento local de la evolución de los recursos ambientales y las cargas a que están sometidos. Esta labor es indispensable para conjugar la capacidad espacial actual y la prevista con la capacidad existente en tierra y en los océanos, por lo que debe contar con la participación de órganos internacionales y organismos y organizaciones nacionales, incluida la industria. 143. Es necesario que EIOM esté dirigido al usuario, sea abierto y responda a las necesidades de información para la formulación de políticas del medio ambiente y la adopción de decisiones. A medida que los sistemas de observación para la reunión de datos del medio ambiente demuestren su utilidad, los gobiernos deben apoyar la transición de los programas de investigación y desarrollo a programas operativos de observación del medio ambiente con medidas institucionales apropiadas y fondos presupuestarios suficientes. Se debe proseguir y ampliar la evaluación sistemática de las necesidades de los usuarios y la capacidad de los instrumentos de satélites para satisfacerlas. Se requerirá la voluntad de participación de los organismos espaciales para responder a las exigencias resultantes, y la de los usuarios para aprovechar al máximo las aportaciones de los satélites en su labor de elaboración de modelos y adopción de decisiones. 144. Como una de las medidas con miras a la formulación de una estrategia mundial integrada, las Naciones Unidas deberían apoyar iniciativas como las del CEOS y del Centro Aeroespacial Alemán (DLR) para establecer un sistema localizador de información del CEOS en la Internet que los usuarios de países en desarrollo pudiesen utilizar para obtener información relativa a datos de observación de la Tierra. El sistema 45 A/CONF.184/6 debería brindar facilidad de localización, reunión e intercambio de datos a bajo costo, o permitir la interoperabilidad y la gestión de los datos propios de los usuarios. Debiera estudiarse la posibilidad de convertir esa red de bases de datos en un marco internacional estructurado de cooperación que reuniera los datos de satélites con la información obtenida desde tierra o de otra índole. 145. La Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre, en cooperación con los departamentos pertinentes del sistema de las Naciones Unidas, organismos especializados, organismos espaciales, autoridades encargadas de las estaciones receptoras nacionales y empresas de valor añadido, debería iniciar un programa para promover la utilización de los datos de observación de la Tierra en la planificación y la gestión de programas y proyectos de instituciones usuarias de países en desarrollo. El programa podría determinar los proyectos nacionales y regionales en curso en las esferas de la ordenación de los recursos naturales, la vigilancia ambiental y el desarrollo sostenible, cuya eficacia pudiera aumentar con el empleo de datos ópticos, infrarrojos o de radar. 146. El objetivo final sería mejorar las políticas y el proceso de adopción de decisiones y de gestión en las instituciones participantes mediante información oportuna y exacta obtenida de datos de satélites. El programa fortalecería la capacidad de las instituciones de utilizar esos datos para apoyar programas y proyectos de desarrollo social y económico. Entre los criterios de selección para los proyectos participantes figurarían una garantía de financiación que abarcase todos los aspectos no relacionados con la teleobservación y la capacidad de utilizar datos de satélites ya fuese en forma autónoma o mediante un arreglo de cooperación con una institución local. Los participantes informarían a las autoridades de sus países sobre los resultados de la utilización de los datos de satélites, incluido un análisis costo-beneficio. 147. La Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre y sus asociados debieran efectuar una evaluación de las necesidades en que se definiera el tipo y la cobertura de las imágenes de satélite requeridos por cada proyecto participante. Para cada proyecto se adquirirían esas imágenes y los conjuntos de programas informáticos necesarios para procesarlas. Se organizaría un breve curso de capacitación para los participantes en la ejecución de los proyectos a fin de que adquiriesen experiencia práctica sobre las imágenes reales y los programas informáticos que recibirían posteriormente. 148. Los cursos de capacitación se organizarían a razón de uno por año en cada región en desarrollo y se efectuarían en lugar de una de las actividades anuales de capacitación del Programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la tecnología espacial. También podrían utilizarse con este fin las capacidades de los centros regionales de formación en ciencia y tecnología espaciales. Los gastos suplementarios en concepto de materiales especializados y posibles gastos de viajes de expertos conferenciantes que entrañarían los cursos serían mínimos. 149. Los gastos de las Naciones Unidas corresponderían principalmente a meses de trabajo del personal y podrían sufragarse con cargo a los recursos existentes de la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre, mediante un reordenamiento de las prioridades en materia de asignaciones de trabajo cuyos costos adicionales serían módicos. La duración de las actividades sería de tres años. En consulta con las instituciones participantes, la Oficina informaría a la Subcomisión de Asuntos Científicos y Técnicos sobre los progresos realizados. Al desarrollar y ejecutar el programa descrito en los párrafos 145 y 146 supra, la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre debería seguir apoyando las actividades de instituciones con las que ha organizado con éxito actividades de cooperación en el pasado, como la IOMAC, y alentar una mayor colaboración con las instituciones que realizan actividades relacionadas con el espacio, especialmente en los países en desarrollo, y con instituciones de financiación. 150. La comunidad espacial internacional, incluido el sistema de las Naciones Unidas, los organismos espaciales y organizaciones internacionales como el CEOS, las organizaciones no gubernamentales y las industrias relacionadas con el espacio, deberían poner en marcha un programa amplio destinado a promover la utilización de comunicaciones por satélite y datos de observación de la Tierra en las actividades de gestión de desastres por las autoridades de protección civil, especialmente en los países en desarrollo. El objetivo sería alentar a las instituciones de protección civil a que utilicen la tecnología espacial en todos los aspectos pertinentes de su labor y promover su participación creciente en iniciativas internacionales como un posible sistema mundial de vigilancia de desastres. El programa debería basarse en la experiencia y los logros de actividades terminadas y en curso, como las organizadas por las Naciones Unidas en cooperación con la ESA (véase el párrafo 111 supra) y debería tener también en cuenta las resoluciones pertinentes sobre prevención de desastres naturales aprobadas por la Asamblea General. Debiera, además, aprovechar los resultados de la labor realizada en el plano regional, en particular durante las conferencias preparatorias de UNISPACE III, y ajustarse a las recomendaciones pertinentes de esta última. 46 A/CONF.184/6 151. El programa debería comprender actividades como las que se indican a continuación, las cuales podrían ejecutarse inicialmente mediante proyectos piloto: a) Determinación de los productos de datos correspondientes a las necesidades del usuario (autoridades de protección civil), relativas, por ejemplo, al contenido de la información, el tiempo de transmisión, los medios de difusión y apoyo, y los formatos; b) La creación de un procedimiento para las solicitudes de los usuarios; c) La ejecución completa y validación del procedimiento de respuesta por los proveedores de datos; d) La validación de la adquisición, interpretación y distribución de los datos y productos mediante programas de capacitación sobre disponibilidad en situaciones de emergencia; e) La determinación y validación de los productos y servicios para las actividades de prevención y reacción ante crisis y situaciones posteriores a ellas en relación con las peticiones de los usuarios; f) La validación de las actividades generales de los proyectos experimentales, en estrecha cooperación con los usuarios. 152. Como parte del programa, la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre, en colaboración con la secretaría del Decenio Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales y otras instituciones interesadas, organizaría reuniones de trabajo regionales de las autoridades de defensa y protección civil con los proveedores de tecnología y servicios espaciales para definir ámbitos en que fuese conveniente realizar actividades comunes (por ejemplo, bases de datos regionales) y otros en que se requiriese la intervención de una sola institución. Las reuniones servirían además para definir las necesidades concretas de las instituciones de protección civil que pudieran satisfacerse mediante la utilización de tecnologías espaciales. Tomando como base esas necesidades concretas, el programa prestaría asistencia técnica para adquirir la tecnología espacial y los conocimientos prácticos apropiados, lo que conduciría en algunos casos a la ejecución de proyectos piloto para demostrar y ensayar la tecnología. Las reuniones de trabajo podrían organizarse en el marco del Programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la tecnología espacial y de las actividades de los centros regionales de formación en ciencia y tecnología espaciales. 153. Otra consideración es que el Decenio Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales terminará en el año 2000 con una reunión que, entre otras cosas, impulsará nuevas iniciativas para el logro de sus objetivos. La reunión podría basarse en los resultados de la Conferencia Internacional sobre Sistemas de Alerta Temprana para la Reducción de los Desastres Naturales (véase el párrafo 111 supra). La Conferencia, a la que asistieron 325 participantes de 73 países y 21 organizaciones internacionales, evaluó los logros alcanzados durante el Decenio y elaboró recomendaciones para futuros programas científicos y de acción. La Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre velaría por que se estudiara y tuviera presente toda recomendación de UNISPACEIII relativa a los desastres en las recomendaciones que se aprobaran en la actividad final del Decenio, y por que se incluyeran en ellas algunas medidas concretas, como la puesta en marcha de proyectos piloto. Por último, dado que las tecnologías espaciales, en especial los satélites de comunicaciones mundiales y de observación de la Tierra, desempeñan un papel crucial a la hora de proporcionar información esencial para el levantamiento de mapas de riesgos, la evaluación de riesgos y la alerta temprana, así como para la preparación para afrontar desastres y las medidas de socorro y rehabilitación, y, a medida que el Decenio Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales llega a su fin es necesario seguir aprovechando los nuevos adelantos de las técnicas espaciales y las operaciones junto con la sinergia establecida en la comunidad de entidades que se ocupan de la gestión de los desastres; además, los desastres naturales de creciente magnitud son triste realidad. Valiéndose de la considerable experiencia adquirida en el último decenio, se debería invitar a la Asamblea General a que prolongara otros diez años el Decenio Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales a fin de reducir y mitigar los efectos de los desastres naturales en todo el mundo, en particular en los países en desarrollo. 154. Las cuestiones de acceso, difusión y archivo de los datos de la observación de la Tierra cobran cada vez más importancia. Dado que las políticas de datos, y en particular las políticas de precios, plantean obstáculos para la utilización eficaz de los datos de observación de la Tierra, sería útil para el desarrollo del sector de observación de la Tierra que las entidades proveedoras dieran una mayor claridad a sus declaraciones sobre políticas de datos. Deberían estudiarse las ventajas e inconvenientes de diferentes modelos de fijación de precios y evaluarse teniendo en cuenta las posibilidades de aprovechar los datos de observación de la Tierra para aplicaciones específicas, en particular la gestión de desastres y las observaciones a nivel mundial. La experiencia de las entidades que ya han establecido políticas sobre datos de observación de la Tierra, como NASDA del Japón y la ESA, debería ser aprovechada en los programas nacionales e internacionales de observación de la Tierra. 47 A/CONF.184/6 155. Se requieren evaluaciones continuas a fin de orientar la adopción racional y eficaz de decisiones para formular, ejecutar y revisar las políticas ambiental, sanitaria, social y económica en los planos local, nacional, regional y mundial. Para aumentar la capacidad mundial de someter a observación constante el medio ambiente se requieren medidas nacionales e internacionales en los siguientes ámbitos: a) Inversión en nuevos y mejores métodos de acopio de datos, en la armonización de los conjuntos de datos nacionales y en la adquisición de conjuntos de datos mundiales; b) El aumento de la capacidad de evaluación y previsión integradas, así como de análisis, de las consecuencias ambientales de diversas opciones en materia de políticas; c) La búsqueda de maneras de reflejar mejor los resultados científicos en un formato de fácil empleo para los encargados de la adopción de políticas y el público en general; d) La preparación de cursos de capacitación y cursos prácticos destinados a científicos de países en desarrollo sobre la utilización de datos de satélites para vigilar el medio ambiente y elaborar modelos de su variabilidad. 156. A fin de desarrollar plenamente sus potencialidades de aplicaciones operacionales en la vigilancia terrestre, ambiental y en casos de desastre, la teleobservación por satélite debe garantizar la elevada frecuencia de repetición de las observaciones que requieren las aplicaciones destinadas a apoyar el desarrollo sostenible. Ello podría lograrse mediante la coordinación de los parámetros orbitales para garantizar una gran capacidad de repetición de las observaciones. Dicha coordinación se promueve en la medida de lo posible y podría facilitarse por conducto del CEOS, en colaboración con la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre, las organizaciones no gubernamentales pertinentes y la industria espacial. 157. Por conducto del Programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la tecnología espacial, la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre debería sensibilizar más a los encargados de adoptar las políticas y decisiones, así como a los científicos y al público en general, en materia de protección del medio ambiente, y preparar una lista completa de los distribuidores de datos procedentes de satélites de observación de la Tierra, así como de información analizada, incluidos los modelos utilizados, y facilitar la lista a los Estados Miembros. 158. Se debería comunicar más eficazmente a los países en desarrollo la labor de la.FAO en lo que respecta a la utilización de SIG para analizar los datos de observación de la Tierra y demás información sobre el medio ambiente con miras a ayudar a los encargados de adoptar políticas y decisiones. 159. Con objeto de coordinar mejor las iniciativas en curso previstas en relación con la observación de la Tierra, sería útil preparar una lista completa de las iniciativas de esa índole adoptadas en los planos nacional, regional y mundial. A fin de reducir al mínimo la duplicación de actividades, debería alentarse cuando procediere la participación de otros países que estuvieran dispuestos a aportar contribuciones al logro de los objetivos de tales iniciativas. 160. Debería crearse un mecanismo apropiado para la cooperación y coordinación integradas entre la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos, con su secretaría, la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre y otros órganos internacionales que se ocupan del espacio, entre ellos el PNUMA, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la OMM y la OMS, en particular respecto de asuntos críticos como el calentamiento mundial, el cambio climático, los problemas para la salud humana y el desarrollo sostenible, y con el CEOS para la coordinación de las misiones de satélites. 161. Debería haber una comunicación más amplia y eficaz de la experiencia adquirida en el uso de los datos de observación de la Tierra para el desarrollo sostenible en los países en desarrollo, lo que comprende la Misión Integrada de la India para el Desarrollo Sostenible y actividades de cooperación técnica entre países en desarrollo como las actividades de cooperación entre el Brasil y China encaminadas a lanzar su propio satélite de observación de la Tierra, el Satélite de Recursos Terrestres China-Brasil. 2. Facilitación y utilización de las comunicaciones i) Situación: las comunicaciones y la radiodifusión 162. La tasa de crecimiento económico de las regiones en desarrollo se verá acelerada considerablemente al contarse con servicios de telecomunicaciones asequibles. Los sistemas de comunicación por satélite complementan y podrían reemplazar la infraestructura terrestre y tienen ventajas técnicas y/o económicas con respecto a la infraestructura terrestre, ya que pueden prestar servicios de telecomunicaciones en zonas rurales y remotas. Los servicios de satélites de banda ancha son ideales para 48 A/CONF.184/6 permitir la incorporación directa de esas regiones a infraestructuras modernas. Las comunicaciones por satélite podrían ser también la tecnología clave para lograr que los países en desarrollo participen en el proceso de establecimiento de la infraestructura mundial de información (IMI) (véase el párrafo 278, infrá). 163. En el último decenio la radiodifusión y las comunicaciones por satélite han cambiado considerablemente en lo que respecta a capacidad, prestación de servicios, segmento espacial inferior (satélites, lanzadores y estaciones de control), segmento terrestre (terminales y redes para los usuarios finales) y costos del equipo terrestre. La tecnología ha evolucionado con rapidez, pasando de pequeños satélites de poca potencia con antenas de baja ganancia a grandes plataformas complejas con gran potencia de transmisión, orientación precisa, grado muy alto de reutilización de frecuencias y vida nominal más larga. Los terminales terrestres pasaron de tener antenas de 30 metros a convertirse en unidades pequeñas e incluso portátiles. Junto con los adelantos de la tecnología se ha producido la aparición gradual de nuevos servicios y aplicaciones de las telecomunicaciones. 164. La tecnología de la fibra óptica ha permitido aumentar enormemente la capacidad y rentabilidad de las líneas terrestres, especialmente para usos de gran densidad e interactivos. Sin embargo, los sistemas de satélites todavía presentan algunas ventajas con respecto a los de fibra óptica, entre ellas: a) movilidad -los usuarios móviles no pueden conectarse directamente a la red de fibra óptica; b) flexibilidad -es sumamente costoso reestructurar la infraestructura terrestre; c) opciones económicas para establecer conexiones con zonas rurales y remotas -no es rentable establecer redes de fibra óptica de gran capacidad en zonas de baja densidad de tráfico y topografía difícil; y d) servicios para zonas amplias -el sistema de comunicación terrestre sólo puede abarcar directamente una zona limitada (de una vez). Así pues, las tecnologías basadas en satélites y medios inalámbricos serán importantes para el establecimiento de la IMI en el futuro. 165. Los servicios por satélite nuevos o mejorados que se proponen, incluyen los de voz, datos, vídeo, imágenes, teleconferencias por vídeo, vídeo interactivo, transmisiones digitales de vídeo y de audio para entretenimiento y otros fines, emisiones por múltiples medios y acceso a la Internet en todo el mundo. Se prevén aplicaciones en gran diversidad de ámbitos, entre ellos la educación a distancia, la capacitación en empresas, las actividades de grupos de trabajo en régimen de colaboración, el teletrabajo a domicilio, la telemedicina, el comercio electrónico, la interconexión inalámbrica de base (es decir, redes inalámbricas de área local y redes inalámbricas de área extendida), la transmisión directa de vídeo a los hogares y el periodismo electrónico por satélite, así como la distribución de música, programas informáticos, datos científicos e información financiera o meteorológica mundial. Los sistemas basados en satélites son también indispensables para los servicios de comunicaciones de las actividades de prevención de desastres y socorro en situaciones de emergencia. Estas capacidades permiten, en particular a los países en desarrollo, resolver problemas de importancia mundial y regional y apoyar el desarrollo. 166. Los sistemas de comunicaciones por satélite son especialmente indicados para fortalecer el desarrollo y la ampliación de la educación a distancia. Mediante aplicaciones avanzadas como la Internet y las videoconferencias interactivas bilaterales, las escuelas primarias y secundarias locales, las universidades, las bibliotecas, las empresas, los lugares de trabajo y los centros de información para fines múltiples podrían acceder a datos y a otra información sobre una gran diversidad de materias para enriquecer sus programas. 167. Es indispensable promover el intercambio de las mejores prácticas y experiencias en materia de educación a distancia entre los países a) organizando seminarios regionales e internacionales bien estructurados y b) promoviendo y respaldando la documentación de los experimentos y proyectos y garantizando la difusión de informes al respecto. También es necesario promover investigaciones y estudios sobre la planificación, configuración y utilización de sistemas de educación a distancia en que se empleen tecnologías nuevas e incipientes de información y comunicaciones. Esos sistemas se deben dedicar especialmente a la educación de la mujer, la alfabetización y la universalización de la enseñanza elemental. 168. El acceso generalizado a servicios médicos de atención intensiva o preventiva se ve limitado en muchos países por las condiciones geográficas y otros factores. La tecnología de satélites tiene aplicaciones concretas en telemedicina que podrían contribuir a ampliar el acceso a profesionales de la salud en todo el mundo en desarrollo. Las aplicaciones de la telemedicina se han utilizado en situaciones de emergencia, por ejemplo durante el conflicto en Bosnia y Herzegovina, donde se estableció un servicio de asistencia hospitalaria que funcionaba las 24 horas del día. Reconociendo el fuerte vínculo entre la atención médica y las comunicaciones por satélite, varias organizaciones de salud internacionales intercambian ya información médica y sanitaria con fines de investigación y educación, entre otros. 49 A/CONF.184/6 169. Existe cada vez más conciencia de la necesidad de estudiar la viabilidad de los sistemas de educación y salud a distancia para la formación de los profesionales correspondientes brindando acceso universal a medios de recuperación de información como la Internet. 170. Las comunicaciones en las zonas rurales son un elemento particularmente esencial de los esfuerzos de desarrollo. En zonas rurales y remotas, donde los recursos para los servicios de educación y salud son a veces insuñcientes, el acceso a servicios avanzados de telecomunicación podría conducir al establecimiento de centros de recursos compartidos o puntos de acceso comunitarios. Los centros comunitarios de uso múltiple, equipados con terminales de comunicación por satélite, podrían servir de principales puntos de acceso para las comunicaciones de banda ancha. En muchos casos, estos centros podrían ubicarse en escuelas u hospitales y prestar servicios compartidos a muchos usuarios. 171. Las comunicaciones por satélite son también vitales para difundir información oportuna sobre prácticas agrícolas mejoradas, productos agrícolas, precios de productos básicos, lucha integrada contra las plagas, medidas de asistencia pública, servicios bancaríos y de crédito, asuntos que en su mayoría son directamente pertinentes al desarrollo de las zonas rurales y por lo tanto deberían considerarse de la más alta prioridad. No obstante, pese al costo relativamente bajo, en muchos casos el establecimiento de segmentos de comunicaciones espaciales para comunidades rurales seguirá siendo poco interesante desde el punto de vista comercial. 172. Las innovaciones tecnológicas recientes han permitido desarrollar un nuevo tipo de sistema de comunicaciones por satélite que utiliza terminales en tierra de dimensiones reducidas y relativamente baratos de fabricar. Estos nuevos sistemas se conocen en general como sistemas de comunicaciones personales móviles mundiales por satélite (GMPCS). 173. Los GMPCS representan una nueva posibilidad de la telefonía personal que comprende servicios móviles de fax de alcance mundial, datos de mensajería e incluso servicios multimedia de banda ancha, cuyas conexiones se establecen mediante pequeños aparatos telefónicos manuales y terminales de computadoras fijas o portátiles. Se basan en constelaciones de satélites que pueden prestar servicios de telecomunicaciones directamente a los usuarios finales en cualquier parte del mundo. 174. De los 1.100 satélites de comunicaciones que se proyecta lanzar en los próximos diez años, cerca de 800 se destinarán a sistemas móviles. En el último quinquenio las tasas mundiales de crecimiento de la telefonía móvil han aumentado al asombroso ritmo del 50% anual y, en la actualidad, en algunos países se duplica anualmente el número de abonados a los servicios móviles. 175. Además de mejorar la manera de realizar los negocios, el sector de las comunicaciones por satélite es, en sí, de primordial importancia para la economía mundial. El mercado mundial de las telecomunicaciones por satélite se divide en segmento espacial y servicios. Al extenderse los servicios de televisión directa a los hogares y radiodifusión digital, y con la introducción de servicios de comunicaciones personales y por múltiples medios, se prevé que el segmento terrestre crecerá a razón de millones de usuarios por año. Se ha estimado que el mercado total de las comunicaciones por satélite en el período 1996-2006 tendrá un volumen superior a los 600.000 millones de dólares. 176. En el próximo decenio, debido a la convergencia de las tecnologías de telecomunicaciones, informática y medios audiovisuales, el sector de las telecomunicaciones sufrirá un cambio fundamental. Con la apertura de los mercados a la libre competencia, la globalización de los mercados de equipo, redes y servicios de telecomunicaciones y el papel cada vez mayor del sector privado en las telecomunicaciones, surgirán nuevos mercados y aumentará la demanda, a lo que se sumará la aplicación generalizada de los acuerdos pertinentes celebrados en 1997 por la Organización Mundial del Comercio. Estos factores están alimentando la demanda de infraestructura de telecomunicaciones y los satélites serán a menudo la solución más eficaz en función de los costos para satisfacer las necesidades de crecimiento, particularmente en los países en desarrollo. ii) Temas y asuntos de interés 177. Los sistemas de radiocomunicación son el sector de más rápido crecimiento de la industria de telecomunicaciones. Otros servicios de radiocomunicaciones como los de mensajería personal, los de radio y televisión por satélite para abonados y los sistemas mundiales de determinación de la posición se extienden también con gran rapidez en muchos mercados del mundo. Con los sistemas cada vez más avanzados de navegación y seguridad aérea y marítima, los nuevos sistemas móviles de datos basados en computadoras portátiles, los servicios propuestos como el de GMPCS y muchas otras aplicaciones nuevas que continúan perfeccionándose, la asignación de radiofrecuencias en el espectro radioeléctrico se ha convertido en una cuestión apremiante. Ello dio lugar a una revisión a fondo del marco de planificación y coordinación de la UIT, lo que condujo a la adopción de importantes decisiones en la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones de 1997. 50 A/CONF.184/6 178. La revolución en la tecnología de la información, unida a la de las comunicaciones, ha significado un enorme aumento de la capacidad de reunión, almacenamiento, procesamiento, recuperación y distribución de información. Ello ha tenido muchos efectos positivos, pero también puede hacer aumentar la desigualdad entre los que utilizan la tecnología y quienes no están en condiciones de hacerlo en cuanto a la cantidad y oportunidad de la información a que tienen acceso. Si bien existen indicios de que pueden emplearse los mismos instrumentos tecnológicos para reducir en la práctica las diferencias en materia de acceso a la información, es necesario adoptar medidas para hacer frente a ese desfase entre los países. 179. Una necesidad fundamental que debe atenderse para reducir la disparidad en materia de información es el acceso universal a las comunicaciones y las fuentes de información. Ello supone garantizar el acceso a las señales de radiodifusión y a la telefonía. En la actualidad, la tecnología proporciona a cualquier persona en la Tierra, prácticamente en cualquier lugar que se encuentre, la posibilidad de conexión con señales de televisión y por vía telefónica. Los métodos para hacer realidad esa posibilidad son una cuestión importante que requiere atención inmediata en todo el mundo. 180. El acceso barato a servicios de telecomunicaciones será un factor tan esencial para el desarrollo económico en el siglo XXI como lo fue contar con energía de bajo costo para la revolución industrial en el siglo XX. Se estima que para cumplir este difícil objetivo a escala mundial y con medios basados en tierra se requerirían conexiones mundiales de fibra óptica que tardarían 25 años y costarían entre 1 billón y 3 billones de dólares. Este es el aspecto en que la nueva tecnología de comunicaciones por satélite resultaría más útil, -sobre todo en las zonas rurales con baja densidad de tráfico, es decir con menos de 200 abonados por kilómetro cuadradoque podría convertirse en el medio por el que los países en desarrollo obtuvieran acceso amplio y barato a enlaces de telecomunicaciones de banda ancha y gran densidad. 181. Se debe apoyar plenamente la labor de la UIT relativa a la asignación y coordinación de las bandas de frecuencias para los diversos servicios de radiocomunicaciones espaciales utilizadas por satélites en órbita geoestacionaria y no geoestacionaria. Es preciso fomentar los esfuerzos de la UIT para lograr una distribución eficaz y más equitativa de los recursos orbitales y espectrales de frecuencias. Teniendo presentes las innovaciones tecnológicas, debe garantizarse un acceso más equitativo a dichos recursos y su utilización por los países en desarrollo. También es necesario proteger las bandas de frecuencia limitadas asignadas para fines científicos y de investigación y desarrollo. 182. La radiodifusión es el medio de comunicación más extendido del mundo. El número de aparatos existentes supera los 2.000 millones y anualmente se venden más de 100 millones. Una empresa destacada de la industria espacial está intentando poner al alcance de 3.500 millones de personas servicios de radiodifusión digital baratos pero de alta calidad, basados en un sistema de transmisión radiofónica digital que funciona enviando una señal de radio por un terminal de muy pequeña abertura hacia un satélite geoestacionario. El satélite retransmite la señal, que es captada por millones de receptores portátiles. 183. La nueva infraestructura mundial de radiodifusión digital que se está creando permitirá a las emisoras de radio y empresas publicitarias alcanzar los mercados poco atendidos que surgen en el mundo. Al disponer del nuevo tipo de radio que se necesita para captar los programas emitidos por satélite, los habitantes de todo el mundo podrán recibir transmisiones de radio digitales de calidad y diversidad sin precedentes. 184. La proliferación de satélites de comunicaciones de órbita terrestre baja, destinados a proporcionar servicios de comunicaciones personales de alta calidad en todo el mundo, presenta ventajas con respecto a los satélites geoestacionarios, pues los primeros no tendrían los problemas conexos de los largos retardos de propagación ni limitaciones de cobertura en latitudes altas. No obstante, los satélites de órbita baja introducen un nuevo elemento tecnológico, por lo que la necesidad de mantener servicios basados en tecnologías múltiples podría plantear dificultades para los países en desarrollo. 185. Con respecto a la medicina a distancia, es preciso que la OMS, la UIT y las Naciones Unidas, por conducto de los grupos de trabajo correspondientes, definan y promuevan una infraestructura técnica y jurídica flexible que se adapte a los servicios de atención de la salud en diferentes entornos económicos y culturales. iii) Programas de acción concretos 186. Se deberían adoptar las siguientes medidas concretas: a) Promover la creación del marco legislativo y normativo necesario para facilitar la inversión en el sector de las telecomunicaciones; b) Prestar asistencia a los países en desarrollo para evaluar la forma en que la tecnología espacial puede contribuir a satisfacer sus necesidades de información y comunicación; c) Facilitar el intercambio de experiencia entre los países sobre el aprovechamiento de la radiodifusión 51 A/CONF.184/6 y las comunicaciones por satélite con fines educativos y de desarrollo y organizar cursos de capacitación en materia de comunicaciones por satélite; d) Realizar un estudio de la viabilidad de sistemas internacionales y regionales de cooperación para la radiodifusión y las comunicaciones por satélite con ñnes de desarrollo, teniendo en cuenta las necesidades de los países en desarrollo; e) Promover la creación de infraestructura rural de comunicaciones mediante la cooperación internacional; f) Instar a los organismos intergubernamentales a que adopten medidas apropiadas para establecer sistemas de comunicaciones en beneñcio de las comunidades rurales. 3. Mejora y aprovechamiento de las capacidades de determinación de la posición y localización i) Situación: navegación y determinación de la posición o localización por satélite 1S7. Los sistemas mundiales de satélites de navegación (GNSS) son medios de localización por radio con soporte espacial que suministran información durante las 24 horas con respecto a un triedro de referencia sobre la posición, la velocidad y el tiempo, sean cuales sean las condiciones meteorológicas, a usuarios dotados del equipo adecuado en cualquier punto de la superficie de la Tierra, así como a usuarios aerotransportados y espaciales. Los sistemas mundiales de navegación por satélite utilizan satélites como puntos de referencia para calcular posiciones con un grado de aproximación de metros o, si se usan técnicas avanzadas, de un centímetro. El sistema COSPAS-SARSAT (véase el párrafo 110 supra) permite determinar la posición de un objeto dotado de una baliza de rastreo cuando ese objeto está en una situación de peligro. Destinado principalmente al estudio y la protección del medio ambiente, el sistema Argos, desarrollado por el Centre national d'études spatiales (CNES) de Francia y colocado a bordo de la serie de satélites meteorológicos de órbita polar NOAA de los Estados Unidos, permite determinar la posición de un objeto móvil en cualquier punto de la superficie de la Tierra (véase el párrafo 110 supra). 188. En la actualidad existen dos GNSS: el GPS de los Estados Unidos y el GLONASS de la Federación de Rusia (véase el párrafo 35 supra). Desde que se establecieron, la utilización de algunas de las señales de estos dos sistemas militares existentes de satélites de navegación se ha ofrecido gratuitamente a los usuarios civiles. El GPS funciona al máximo de su capacidad y consiste en 24 satélites operacionales y de reserva activa en órbita. El GLONASS ya está funcionando y cuenta con 15 satélites operacionales. Al mismo tiempo se está perfeccionando el GLONASS para ampliar sus capacidades y su segmento orbital. En estos momentos se están examinando varios enfoques en virtud de los cuales el GLONASS se podría utilizar como base para un futuro sistema mundial internacional de satélites de navegación. 189. Los receptores de GPS se han miniaturizado y su costo se ha reducido enormemente, con lo que esa tecnología resulta más accesible. La tecnología GPS ha madurado, hasta convertirse en un recurso que ha sobrepasado con creces sus objetivos de diseño iniciales de permitir una navegación de larga distancia más exacta. En la actualidad, científicos, deportistas, agricultores, soldados, pilotos, topógrafos, excursionistas, conductores de vehículos de reparto, marineros, expedidores, leñadores, bomberos y personas de muchas otras profesiones utilizan los receptores de GPS para hacer su trabajo más productivo, fácil y seguro. Se están instalando dispositivos de GPS en automóviles, barcos, aviones, equipo de construcción, aparatos de filmación, maquinaria agrícola e incluso en computadoras portátiles. 190. Si bien los servicios de navegación y determinación de la posición por satélite se conocen principalmente debido a sus aplicaciones en el sector del transporte, el futuro de los sistemas mundiales de navegación parece prometedor, pues seguirán creándose nuevas aplicaciones como resultado de la evolución tecnológica. Los beneficios sociales y económicos de los sistemas de navegación son enormes. Una temporización, localización y navegación precisas forman parte integrante de una infraestructura de información mundial en evolución. Las señales proporcionadas por los GNSS permiten que se realicen mejoras continuas en la productividad de las infraestructuras nacionales y regionales, como las redes de transporte, telecomunicaciones, gas y petróleo, la agricultura y las finanzas de los países desarrollados y los países en desarrollo. Las investigaciones sobre nuevas aplicaciones de la tecnología de GNSS son muy prometedoras en ámbitos como los de cuadrículas para vigilancia de terremotos, que pueden convertirse en un valioso instrumento para la predicción de seísmos, y las mediciones atmosféricas por satélite que utilizan técnicas de ocultación de señales de GNSS, que pueden convertirse en el futuro en un importante aporte para los pronósticos meteorológicos. 191. Para mejorar la información sobre determinación de la posición del GPS actual, los Estados Unidos han iniciado un programa de mejoramiento del GPS que añadirá otra señal a cada satélite de GPS y permitirá un acceso civil más fácil a una de las señales militares existentes. En la actualidad, los usuarios civiles del GPS 52 A/CONF.184/6 que necesitan una exactitud mayor que la proporcionada por el servicio estándar de determinación de la posición de frecuencia única (SPS) utilizan receptores de frecuencia doble con codificación parcial así como técnicas diferenciales que incorporan transmisiones de radio y GPS desde una estación de base de referencia conocida. No obstante, a medida que progresa el programa de mejoramiento del GPS, los usuarios podrán utilizar libremente tres señales con estructuras de códigos similares. Con un total de tres señales a la disposición de los usuarios civiles en el futuro, los servicios de GPS proporcionarán más exactitud permitiendo correcciones más fáciles de las distorsiones atmosféricas, mayor seguridad al proteger contra los efectos de la interferencia de banda estrecha, y un uso más fácil al permitir una adquisición más rápida de los receptores de los satélites disponibles. En este momento se están llevando a cabo actividades similares con respecto al GLONASS. 192. Además, los Estados Unidos, el Japón y Europa instalarán sistemas de aumento que proporcionarán información fiable así como factores de corrección que ayudarán a los usuarios de una sola frecuencia. Los sistemas de aumento de zona amplia (WAAS) de los Estados Unidos, el servicio complementario geoestacionario europeo de navegación (EGNOS) y otros sistemas de aumento utilizarán satélites geoestacionarios para transmitir información de aumento en sus respectivas regiones, estarán diseñados para ser compatibles y operables entre sí y representarán un gran paso adelante para proporcionar una capacidad de aumento mundial sin restricciones. Estos sistemas permitirán también la vigilancia independiente de la fiabilidad del GPS para fomentar una mayor confianza internacional en la utilización de las señales con base en el espacio. 193. Un sistema de aumento del GPS del Servicio de Guardacostas de los Estados Unidos destinado a aumentar la seguridad y la eficiencia del transporte en los puertos y las vías fluviales interiores de los Estados Unidos se está ampliando también en la actualidad a toda la América del Norte. Se están estableciendo sistemas para fines similares en todo el mundo. Para las zonas urbanas y los terrenos montañosos -donde puede resultar difícil recibir las señales del GPS-la industria está desarrollando nuevos seudosatélites de GPS, o "seudélites", que pueden proporcionar señales adicionales en tierra para garantizar que el servicio de GPS funcione en todo momento. Estos sistemas marítimos y seudélites ofrecen tanto a los países desarrollados como a los países en desarrollo oportunidades de tomar iniciativas para explotar el GPS y fortalecer su infraestructura local a un costo reducido. 194. Para mejorar la información sobre determinación de la posición de las actuales señales civiles del GPS y el GLONASS, la Comisión Europea, la ESA y la Organización Europea para la Seguridad de la Navegación Aérea (Eurocontrol) han comenzado a establecer conjuntamente el EGNOS como sistema mundial inicial de determinación de la posición por satélite. El EGNOS se basa en una extensión regional del GPS y el GLONASS y empleará cargas útiles de navegación en satélites geoestacionarios. Europa ha comenzado a desarrollar el proyecto Galileo, sistema independiente de segunda generación de navegación pos satélite. 195. Galileo, un sistema civil desarrollado gracias a la iniciativa de la Unión Europea y la ESA, se ha creado con miras a que pueda utilizarse en muchos sectores, desde la agricultura hasta el transporte, y satisfacer las necesidades de la aviación civil en todas las etapas de vuelo, desde su control en el aire hasta el acercamiento sin visibilidad y en el aterrizaje, o sea, los requisitos más estrictos en materia de navegación por satélite impuestos a cualquier tipo de usuario. Entre las ventajas que tiene para la aviación civil la disponibilidad de información más precisa sobre determinación de la posición se cuentan la reducción del número de accidentes, el mejoramiento de la navegación en todas las condiciones climáticas y una mejor regulación del tráfico. Sin embargo, la aceptación de los GNSS por la aviación civil como mecanismo auxiliar básico para la navegación dependerá en cierta medida de que se garantice el acceso libre y fiable a información más exacta sobre determinación de la posición. En la actualidad, la mayoría de los usuarios civiles del GPS no reciben la señal de determinación de la posición más precisa con que cuentan los usuarios militares y los civiles autorizados, aunque la señal civil del GPS está a disposición de todos los usuarios sin costo alguno. ii) Temas y asuntos de interés 196. Con la disponibilidad de imágenes de satélite de alta resolución, las posiciones deben determinarse con un grado de aproximación de menos de un metro. Actualmente, gracias a técnicas perfeccionadas que suponen mediciones diferenciales, esa precisión puede lograrse con los sistemas de satélites de determinación de la posición. En los años venideros, será de importancia fundamental establecer vinculaciones y transformaciones precisas y de uso fácil entre las imágenes, las observaciones del GNSS y su incorporación en las bases de datos de los SIG. 197. Una cuestión técnica importante relacionada con la utilización de los GNSS es que la intercorrelación entre los datos que emplean los GNSS y los datos nacionales requeriría el establecimiento de una red geodésica basada en las observaciones de los GNSS. Esto 53 A/CONF.184/6 es muy pertinente cuando se deben remitir a bases cartográficas nacionales las imágenes obtenidas por satélite, en particular las imágenes de alta resolución. La intercorrelación y el establecimiento de una red geodésica diferente significan nuevas inversiones, tanto en tiempo como en recursos. Una medida clave para reducir el costo de explotación de estas bases de datos es la adopción de normas mundiales comunes para los SIG que permitan una transposición fácil y rápida de las observaciones de los GNSS en las bases de datos cartográficos nacionales. La industria privada está elaborando normas geoespaciales comunes por conducto de grupos voluntarios de composición abierta como el OpenGIS Consortium. 198. Si bien algunos gobiernos ya han aprobado la utilización del GPS en la aviación, los servicios del GPS y el GLONASS no cumplen todos los requisitos de la aviación civil en todos los países, por lo que deben mejorarse mediante sistemas sucesivos o ampliados. 199. Además, para poder emplazar cualquier nuevo tipo de sistema de navegación por satélite de ámbito mundial o regional es preciso abordar previamente una serie de cuestiones. iii) Programas de acción concretos 200. El ancho de banda de radiofrecuencias en el que funcionan todos los GNSS deben mantenerse libres de interferencias de otras emisiones radioeléctrícas que podrían degradar el funcionamiento del equipo del usuario de GNSS. Estos temas que tiene ante sí la UIT y que serán examinados en la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones que se celebrará en mayo de 2000 podrían tener repercusiones importantes en la utilidad de GNSS para todos los países en el futuro. Es esencial que las bandas de radiofrecuencias utilizadas por los GNSS se mantengan libres de interferencias para todos los usuarios terrestres, aéreos y espaciales. 201. Para establecer en todo el mundo un sistema multimodal homogéneo de navegación y determinación de la posición por radio basado en satélites, es indispensable contar con un alto grado de cooperación regional y mundial. En ese contexto, algunas entidades europeas han entablado contactos de coordinación con varios países y organizaciones, orientados a cumplir dos objetivos. En primer lugar, examinar la posibilidad de extender la cobertura del EGNOS a otros países o, en su defecto, hacerlo compatible con otros sistemas de ampliación regionales; y en segundo lugar, estudiar formas de cooperación con miras a desarrollar y establecer sistemas de segunda generación. 202. Se debe proseguir la labor internacional de coordinación y consulta para garantizar la compatibilidad de los sistemas de navegación y determinación de la posición existentes y previstos, manteniendo a la vez el libre acceso a las señales de satélites. Al mismo tiempo, será necesario crear grupos de expertos que se ocupen de las cuestiones técnicas relacionadas con la utilización de la señal de determinación de la posición en las aplicaciones de observación de la Tierra. Los países interesados en utilizar señales de los GNSS deberían indicar su apoyo para mantener las correspondientes bandas de frecuencias libres de interferencias o de reasignación por parte de intereses comerciales. La resolución de apoyo debería comunicarse a la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), la Organización Marítima Internacional (OMI) y la UIT, como órganos internacionales claves que se ocupan de la seguridad de los transportes internacionales y la gestión del espectro. 203. Para garantizar la seguridad civil mundial, los países que explotan GNSS deberían comprometerse a no desconectar intencionalmente las señales de navegación que se están utilizando y a no reducir la calidad de esas señales. 204. Al definir las condiciones de acceso a las señales de satélites de navegación mundiales, debería darse la debida consideración al suministro de un servicio básico continuo a los usuarios civiles de todo el mundo sin costo alguno. 4. Promoción de los conocimientos y fomento de la capacidad i) Situación: ciencia espacial y exploración del espacio 205. La capacidad de desarrollar la ciencia espacial e incluso de utilizar la tecnología espacial depende en medida crítica de la existencia de recursos humanos con capacidades y conocimientos apropiados. La investigación y la educación sobre el espacio abarcan tanto la comprensión de las ciencias espaciales básicas como las nociones fundamentales de la utilización de la tecnología espacial para diversas aplicaciones. La capacitación, que cumple una función complementaría, se centra en las formas de utilizar la tecnología. Así pues, la investigación, la educación y la capacitación son la base para la ampliación de los conocimientos y forman parte de la labor general de fortalecimiento de la capacidad. 206. Tal vez los beneficios principales de los descubrimientos de esta nueva era guarden relación con su impacto en la visión que tiene la humanidad de su habitat mundial en relación con el sistema solar y el 54 A/CONF.184/6 universo. El reconocimiento de que el ser humano no es el centro del universo sino parte de un orden natural más vasto representa un profundo cambio en la actitud de las personas ante el mundo que las rodea. La nueva toma de conciencia de la interdependencia del ser humano y su entorno natural ha estimulado un enorme aumento del interés por conocerlo y estudiarlo, incluidos los planetas, las estrellas y el universo en su conjunto. 207. Desde 1991 las Naciones Unidas, por conducto de la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre, y la ESA han organizado conjuntamente una serie de cursos prácticos sobre ciencia espacial básica. La aplicación de las recomendaciones de dichos cursos ha reforzado la infraestructura científica de los países en desarrollo. Unas de los propuestas de los participantes es la idea de un observatorio espacial mundial, una misión de pequeños satélites con participación internacional, incluida la de los países en desarrollo, que se centraría en la región ultravioleta del espectro electromagnético. 208. Además de las numerosas esferas de investigación básica indicadas en los párrafos 57 a 86 supra, es preciso continuar ampliando los conocimientos en otras esferas relacionadas con el espacio. En particular, la protección y conservación del medio ambiente espacial deben ser objeto de atención constante e investigación sostenida. Por ejemplo, es necesario comprender más a fondo la población de desechos orbitales (incluidas su gama de tamaños, composición y distribución según la altitud orbital) a fin de evaluar el riesgo que entrañan esos desechos para los vehículos espaciales en diversas órbitas y poder adoptar decisiones sobre las medidas de mitigación para reducir los riesgos en el futuro. 209. Se dio un impulso importante a los estudios sobre los objetos cercanos a la Tierra con el descubrimiento de la anomalía del iridio en el límite cretáceo-terciario. Ningún otro acontecimiento ha demostrado tan claramente la influencia de los objetos pequeños en la evolución de la vida terrestre. Los nuevos estudios basados en el registro de los fósiles han realzado el carácter interdisciplinario e internacional de la ciencia planetaria al abarcar conceptos fundamentales relativos a la historia del planeta, la evolución de los mamíferos y los riesgos naturales de la actualidad tanto en la Tierra como en el espacio. 210. El impacto de los fragmentos del cometa SL-9 en el planeta Júpiter en 1994 y el reciente descubrimiento del asteroide 1997 XF 11 recordaron a la comunidad internacional la existencia de unos 1.700 presuntos objetos cercanos a la Tierra de diámetro superior a 1 km que todavía no se han descubierto con los telescopios astronómicos. Algunos organismos espaciales han emprendido ya iniciativas para detectar y caracterizar objetos cercanos a la Tierra recopilando para ello datos de observaciones realizadas desde naves espaciales y bases terrestres y creando un inventario de dichos objetos. Además, algunas organizaciones no gubernamentales, como la UAI, coordinan en el plano internacional las actividades de detección de objetos cercanos a la Tierra. 211. La promoción del conocimiento científico en todo el mundo es uno de los grandes retos del próximo milenio. La calidad de la vida y el crecimiento económico dependen actualmente en gran medida de la información científica y técnica y de la capacidad de incorporar conocimientos y aparatos nuevos a la economía y a la vida de las personas. 212. El estudio de la ciencia espacial y de la exploración planetaria es decisivo para profundizar los conocimientos en las esferas de investigación básica antes señaladas. En un sentido más amplio, puede hacer un aporte muy importante al bienestar futuro de la humanidad, por las siguientes razones: a) es un elemento básico de la educación; b) fomenta y facilita la cooperación internacional; c) propicia el desarrollo tecnológico; d) promueve la participación de jóvenes científicos e ingenieros en esferas relacionadas con el espacio; y e) ayuda a comprender el pasado y a formarse una visión del futuro. 213. Entre las ciencias espaciales, desde hace mucho, la astronomía ha fomentado la enseñanza de la ciencia y la ampliación de los conocimientos científicos, la comunicación al público de los resultados de la ciencia y las matemáticas, y la motivación de los niños a aprender esas disciplinas. A través de la MultiMalla Mundial (World Wide Web), otros servicios de la Internet y los medios de información, los descubrimientos de la ciencia espacial y la exploración planetaria, así como los beneficios económicos y sociales que se deriven de ellas en el futuro, pueden hacerse ahora más fácilmente accesibles a todas las personas. 214. Deberían estudiarse y ponerse en práctica estrategias para potenciar la cooperación internacional en el espacio, comenzando desde las más tempranas fases de la planificación estratégica35. 215. Debería aprovecharse ampliamente la exploración espacial para la consecución de procedimientos y materiales didácticos motivadores. Debería involucrarse a todas las personas en la aventura y los descubrimientos propios de la exploración espacial así como en la búsqueda de vida en otros lugares, entre otras cosas, instruyéndolas acerca de la situación del género humano en el cosmos y sus consecuencias para la humanidad. Todos deberían también estar involucrados en la 55 A/CONF.184/6 formulación y consecución de las metas de las actividades espaciales35. 216 Por lo que atañe a la educación, el sector espacial necesitará siempre jóvenes titulados en disciplinas relacionadas con el espacio de todos los niveles académicos que se desempeñen en una gran diversidad de ámbitos, como ciencias, administración, derecho, ingeniería, economía, arquitectura, comunicaciones, medicina y finanzas. Los organismos espaciales, las empresas comerciales y las organizaciones internacionales que se ocupan del espacio recomiendan enfáticamente que muchos especialistas jóvenes complementen su formación adquiriendo instrumentos que les permitan aumentar su eficacia en un entorno interdisciplinario, internacional y, en consecuencia, intercultural. 217. Un sistema educativo convencional, riguroso y bien estructurado, desde la enseñanza primaría hasta la universitaria, puede proporcionar una buena base para iniciar o continuar la labor relacionada con la ciencia y la tecnología espaciales. Diversos organismos e instituciones espaciales preparan sistemáticamente material audiovisual para reforzar los componentes científicos, tecnológicos y matemáticos de los planes de estudio existentes en todos los niveles de enseñanza. Muchas de esas instituciones organizan cursos de capacitación sobre diversos temas. Algunas también prestan el apoyo educativo necesario a los profesores. 218. La UAI, el COSPAR y otras organizaciones internacionales deberían ayudar a reunir y sistematizar la información sobre la experiencia en materia de fomento de la enseñanza de la astronomía y las ciencias espaciales básicas a diversos niveles de la educación académica y no académica en países en condiciones diferentes. Esta información podría ayudar a los Estados interesados a evaluar su situación actual y a formular objetivos y aspiraciones nacionales realistas así como estrategias educativas a largo plazo eficaces y adaptadas a las condiciones locales36. 219. Las organizaciones internacionales como la UAI y el COSPAR deberían ayudar a elaborar un inventario de métodos y materiales de enseñanza de probada eficacia en diversos países a todos los niveles de la enseñanza académica y no académica, incluso a nivel universitario. El inventario debería incluir métodos y materiales para la capacitación y el desarrollo profesional de los maestros, introduciendo elementos multiculturales y multidisciplinarios, según se estimara conveniente. Estos materiales deberían difundirse a los Estados y las comunidades interesados de todo el mundo y adaptarse a las condiciones locales, según conviniera, en colaboración con otros copartícipes36. 220. Debería establecerse una colaboración adecuada entre los centros regionales de formación en ciencia y tecnología espaciales afiliados a las Naciones Unidas, y la UAI, el COSPAR y otras organizaciones científicas, para fortalecer los componentes de astronomía y ciencias espaciales básicas de los planes de estudio de esos centros y aumentar de ese modo la atracción y la eficacia de sus programas de ciencias espaciales básicas, ambientales y aplicadas36. 221. Todos los Estados deberían reconocer que, para que sus científicos e ingenieros espaciales puedan colaborar eficazmente en el desarrollo técnico, económico y social de su país, deben contar con condiciones de empleo e instrumentos de investigación adecuados y con una capacitación apropiada. El desarrollo de asociaciones con la industria y el fomento del reconocimiento de la ciencia por parte del público en general deberían considerarse como pasos importantes para la consecución de esos objetivos36. 222. Continuamente se elabora gran cantidad de material educativo, que abarca en lo esencial todos los aspectos de la ciencia y la tecnología espaciales. Entre las instituciones que preparan dicho material se encuentran el INPE del Brasil, el Centro Nacional Británico del Espacio, el CNES de Francia, la Administración Nacional del Espacio de China, la ESA, el DLR, la Organización de Investigación Espacial de la India (ISRO), la NASA de los Estados Unidos, el NASDA del Japón, la Agencia Espacial Rusa y varios otros organismos espaciales. Aunque este material se prepara principalmente para satisfacer necesidades nacionales, muchos países lo aprovechan gracias a acuerdos de colaboración. 223. También preparan material educativo otras instituciones, entre las que se cuentan organizaciones internacionales como el CEOS, el COSPAR, el Consejo Internacional para la Ciencia (CIUC), la Federación Astronáutica Internacional, la UAI, la Sociedad Planetaria y las organizaciones internacionales del sistema de las Naciones Unidas, así como otras organizaciones científicas profesionales de todo el mundo que promueven los beneficios de la ciencia y la tecnología espaciales. 224. Además de la formación y la capacitación de recursos humanos, el fortalecimiento de la capacidad entraña el desarrollo de la experiencia y la práctica de dirigir programas de investigación o aplicaciones operacionales de determinadas tecnologías. Ello comprende la formulación de políticas, el establecimiento de marcos institucionales e infraestructuras físicas, la obtención de apoyo financiero para las actividades seleccionadas y el acceso a fuentes externas de datos e información, así como la creación de 56 A/CONF.184/6 vínculos de colaboración técnica con instituciones que tengan experiencia en las esferas previstas de investigación o aplicaciones. 225. La experiencia indica que, al generalizarse el acceso a la formación en las disciplinas básicas, la transición de esa formación a las aplicaciones de la tecnología espacial puede lograrse trabajando en proyectos, adquiriendo capacitación y experiencia en el empleo, participando en cursos prácticos o colaborando en asociaciones para ejecutar proyectos conjuntos. 226. La Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre, por conducto del Programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la tecnología espacial, ha emprendido una iniciativa orientada a crear centros regionales de formación en ciencia y tecnología espaciales afiliados a las Naciones Unidas en los países en desarrollo. Los centros se basan en la idea de que, al mancomunar un material limitado y recursos humanos altamente calificados, los países en desarrollo podrían contar con centros de formación y capacitación de calidad internacional para preparar al personal nacional en la utilización de la ciencia y la tecnología espaciales, en particular en las aplicaciones de interés para sus programas nacionales de desarrollo, como la teleobservación y el empleo de información geográfica, la meteorología por satélite, las comunicaciones espaciales y la ciencia espacial básica. 227. En 1995 se creó el Centro de Formación en Ciencia y Tecnología Espaciales para Asia y el Pacífico, afiliado a las Naciones Unidas. El primer núcleo de actividades del Centro ha sido acogido por la ISRO e incluye cursos de capacitación de corta duración y cursos de formación de nueve meses, seguidos de un proyecto complementario de un año, en materia de teleobservación y SIG, comunicaciones y meteorología por satélite, el clima mundial y la ciencia espacial. A fines de 1998 el Centro había impartido cinco cursos y contaba con unos 80 graduados. El Centro aspira a convertirse en el centro neurálgico de Asia y el Pacífico, para lo cual emprende proyectos de investigación concretos, presta servicios de asesoramiento a los Estados miembros de la región e imparte formación de alta calidad en las esferas de la ciencia espacial y el desarrollo tecnológico. Para aprovechar todas las potencialidades de la región, se insta a los países interesados de la región y a la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre a que celebren nuevas consultas con miras a establecer la red de núcleos similares que ha de constituir el Centro. 228. El Centro Regional Africano de Ciencia y Tecnología Espaciales, institución francófona, y el Centro Regional Africano de Formación en Ciencia y Tecnología Espaciales, institución anglófona, ambos afiliados a las Naciones Unidas, se establecieron en 1998 en Marruecos y Nigeria, respectivamente. Los centros elaborarán sus programas de educación, capacitación e investigación y empezarán a aplicarlos en el curso de 1999. 229. El Gobierno de Egipto ha manifestado estar dispuesto a establecer un centro de ciencia y tecnología espaciales en lengua árabe, que estaría afiliado a las Naciones Unidas. 230. Se están finalizando planes para el establecimiento de un centro regional de formación en ciencia y tecnología espaciales en Asia occidental. 231. Se seleccionó al Brasil y a México como sedes del Centro Regional de Formación en Ciencia y Tecnología Espaciales para América Latina y el Caribe afiliado a las Naciones Unidas. El acuerdo por el que se estableció el Centro fue firmado por ambos gobiernos y posteriormente ratificado por sus respectivos órganos parlamentarios en 1997. 232. En Europa central, oriental y sudoriental, las conversaciones entre los Gobiernos de Bulgaria, Eslovaquia, Grecia, Hungría, Polonia, Rumania y Turquía condujeron a la creación de una red de instituciones de formación e investigación en ciencia y tecnología espaciales. Expertos de esos países convinieron en colaborar con la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre, con el apoyo de Italia, a fin de emprender un estudio sobre los requisitos técnicos, el diseño, los mecanismos de funcionamiento y la financiación de dicha red. 233. Para apoyar dichos centros, la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre reunió a un grupo de especialistas en formación e investigación y les pidió que preparasen planes de estudio de nivel internacional en las esferas de la teleobservación y los SIG, la meteorología y las comunicaciones por satélite y la ciencia espacial básica. Los planes de estudio elaborados por ese grupo se enviaron a expertos representativos de amplios sectores geográficos y científicos para que los examinaran. Estos planes de estudio tienen por objeto servir de marco de referencia para todos los centros regionales. ii) Temas y asuntos de interés 234. El fortalecimiento y el apoyo de las actividades de los centros regionales, establecidos por iniciativa de las Naciones Unidas en cumplimiento de lo dispuesto en la resolución 45/72 de la Asamblea General, de diciembre de 1990, exige el esfuerzo concertado de los diversos organismos con miras a respaldar, entre otras cosas, sus actividades educativas, su desarrollo infraestructural y su marco institucional y organizativo. 57 A/CONF.184/6 235. Los centros nacionales y regionales deberían fortalecerse con el apoyo de los países industrializados y de todos los Estados Miembros3 7. 236. El perfeccionamiento de los recursos humanos debe complementarse con la creación de una infraestructura física apropiada. Para esto último, el primer paso es definir las necesidades, lo que a su vez depende de las necesidades globales del país interesado y del papel determinado o probable que hayan de cumplir la ciencia y tecnología espaciales para satisfacerlas. 237. Aunque las necesidades y posibilidades variarán de un país a otro, la experiencia indica que lo mejor es comenzar con la infraestructura necesaria para las aplicaciones, por ejemplo, computadoras y equipo de análisis de imágenes de teleobservación, pasando luego (si procede) a las instalaciones de recepción de datos. Este enfoque también facilita un rendimiento más rápido de la inversión en dicha infraestructura y contribuye a desarrollar y aumentar las capacidades nacionales. 238. La financiación de la infraestructura física es un aspecto en que puede necesitarse asistencia internacional. Los organismos multilaterales pueden contribuir de manera importante a aportar dicha financiación, así como a lograr que la infraestructura relacionada con el espacio se incorpore en proyectos de desarrollo, por ejemplo, incluyendo un componente de radiodifusión por satélite en un proyecto educativo. En el plano nacional debe tratarse de crear conciencia de la necesidad de que esas instalaciones de infraestructura, que sirven de apoyo para elementos de otros proyectos más vastos, se integren en la esfera del desarrollo. 239. Los usuarios potenciales de la tecnología espacial necesitan con frecuencia asesoramiento técnico para determinar el tipo y el nivel apropiado de tecnología que han de incluir en sus programas. El que toma esta decisión corre el riesgo de que la solución tecnológica elegida sea insuficiente para ese problema, y por tanto fracase, o de que pueda ser más compleja de lo necesario, lo que redundaría en una relación costo-beneficio deficiente. La probabilidad de que se produzca una situación de este tipo es especialmente alta en muchos países en desarrollo. 240. Las organizaciones relacionadas con el espacio que realizan actividades educativas recurren cada vez más a la Internet, en particular a la MultiMalla Mundial (World Wide Web), para su labor de extensión. Sin embargo, la MultiMalla Mundial (World Wide Web) aún no tiene alcance mundial y en algunos países en desarrollo el acceso a la Internet sigue siendo limitado. Si bien existen programas cuyo objetivo es aumentar el acceso de los países en desarrollo a los medios electrónicos, continúa requiriéndose documentación impresa. 241. Las organizaciones no gubernamentales, que actúan con menos formalismo y restricciones y tienen programas más limitados, pueden servir a la vez de promotoras y organizadoras de equipos para la cooperación internacional, tanto entre los científicos activos como en el contexto de la población en general. Por tanto, debe hacerse hincapié en sus potencialidades de actuar como catalizadores de la educación y la información pública. 242. La labor de observación de los objetos cercanos a la Tierra que realizan los organismos espaciales puede respaldarse más coordinando a escala mundial las actividades con organizaciones no gubernamentales e investigadores particulares. Las organizaciones no gubernamentales, y en particular la UAI, pueden desempeñar un papel importante en esos esfuerzos en la difusión de información precisa al público en general sobre los objetos cercanos a la Tierra. 243. El apoyo político y financiero para el desarrollo y el aprovechamiento de la ciencia y la tecnología espaciales aumenta a medida que mejoran la sensibilización, la comprensión y la valoración públicas de los beneficios derivados del espacio. Aunque todas las instituciones que se ocupan del espacio realizan actividades de difusión de información al público, los resultados no son plenamente satisfactorios. Debe darse más prioridad a dichas actividades. 244. A fin de ejercer influencia en la opinión de los encargados de la formulación de políticas y aumentar la cooperación internacional en la esfera de la ciencia espacial básica, la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre, en cooperación con los Estados interesados y las instituciones relacionadas con el espacio, podría coordinar el establecimiento de una red para proporcionar acceso a la información sobre actividades nacionales, su planificación y perspectivas a mediano y largo plazo, así como información sobre los proyectos en curso y enlaces con los resultados de los que ya se han ejecutado. iii) Programas de acción concretos 245. Se debería continuar apoyando las actividades existentes, como la acertada serie de cursos prácticos sobre ciencia espacial básica patrocinados por las Naciones Unidas y la Agencia Espacial Europea, organizados en el período 1991-199938. 246. Se recomienda que se creen incentivos adecuados para los profesores y maestros y que se fomente la cooperación entre los profesores de enseñanza secundaria mediante reuniones especializadas, foros, escuelas de verano y redes especiales. Debe estudiarse el reconocimiento de los títulos universitarios con miras a facilitar intercambios de estudiantes entre universidades y centros capacitación, así como así como proponer 58 A/CONF.184/6 cursos referentes a las actividades espaciales. También se recomienda fomentar la organización de cursos y diplomas conjuntos en materia de ciencia y tecnología espaciales37. 247. Los organismos espaciales, los centros y la industria espaciales deberían contribuir a la ampliación de los diversos ámbitos de las aplicaciones espaciales para fines educativos, como la teleobservación, las comunicaciones, la planetología, la orbitografía, etc. En este sentido todos los nuevos programas espaciales deberían definir, dentro de las especificaciones del proyecto, objetivos educativos y de capacitación. A fin de lograr este objetivo, los ingenieros, investigadores y especialistas en educación deberían estudiar, conjuntamente, los contenidos, la inversión financiera correspondiente, y el contenido de la información y de los datos que se recogerían, así como su difusión. Debería existir mayor diálogo y comunicación entre los organismos espaciales, las universidades y la industria, directamente o a través de asociaciones especiales37. 248. La Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre, junto con los centros regionales de formación en ciencia y tecnología espaciales, debe encabezar un esfuerzo internacional en el que participen los organismos espaciales, los organismos especializados del sistema de las Naciones Unidas, las organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales y el sector privado a fin de reforzar la calidad de los programas de formación y la viabilidad a largo plazo de los centros. Dicha labor internacional podría fortalecerse reorientando algunas actividades de cooperación que ya realiza la Oficina -por ejemplo, con la ESA, la Sociedad Internacional de Fotogrametría y Teleobservación y la Sociedad Planetaria-, o agregando otras en que participen nuevos copatrocinadores. 249. Se deberían alentar las nuevas iniciativas, como las del COSPAR y la Unión Astronómica Internacional, encaminadas a organizar, conjuntamente con los centros regionales de ciencia y tecnología espaciales, cursos prácticos sobre temas más concretos3 8. 250. Una vez que sean merecedores de ello, debería darse el debido reconocimiento a los centros regionales por su utilidad en la preparación de recursos humanos capaces de apoyar programas de desarrollo económico y social. Dicho reconocimiento debiera servir de base para establecer un mecanismo autosuficiente de financiación de cada centro asentado principalmente en el apoyo de la región, los países donantes, las organizaciones internacionales y la industria privada. Por consiguiente, los Estados Miembros para los que se hayan establecido los centros regionales deberían apoyar plenamente los programas de esos centros y participar activamente en ellos. La labor de sensibilización realizada por los graduados de los centros, sería un elemento fundamental para alcanzar dicho objetivo. 251. Entre las posibles medidas de apoyo directo a los programas de formación cabría mencionar las siguientes: a) La promoción del establecimiento. de acuerdos de cooperación entre los centros y el tipo de entidades antes señaladas. Las esferas de formación y la modalidad de cooperación serían objeto de acuerdos a nivel universitario y sobre una base mutuamente aceptable, que permitiesen el intercambio de profesores e investigadores, la prestación de asesoramiento técnico a los graduados que asumieran la dirección de proyectos piloto en sus países, y la preparación y organización de cursillos y seminarios de corta duración destinados a dotar a los participantes de capacidades superiores al nivel introductorio básico; b) La promoción de la adquisición de material didáctico audiovisual y accesible en línea por los centros; c) La prestación de asistencia a los centros para que cuenten con una representación importante de docentes de prestigio regional e internacional; d) La prestación de asistencia a los centros para que orienten algunas de sus actividades hacia esferas de interés regional e internacional; e) El establecimiento de un fondo especial u otro mecanismo para apoyar los centros y la participación de representantes de las regiones en los programas de formación y capacitación de los centros. 252. Otras medidas para fortalecer la infraestructura y el funcionamiento de los centros podrían comprender las siguientes: a) La prestación de asistencia a los centros en la preparación de propuestas de participación en los costos destinadas a las instituciones de financiación para apoyar las actividades iniciales; b) La prestación de asistencia a los centros para establecer contactos con la industria que den lugar a asociaciones en esferas de interés común; c) La prestación de asistencia a los centros para que conciban medios eficaces de difundir información sobre sus logros, en los planos regional e internacional, a fin de generar el apoyo necesario para garantizar su viabilidad a largo plazo. d) La prestación de asistencia a los centros para utilizar los materiales didácticos y las posibilidades de capacitación que ofrecen la Internet y la MultiMalla Mundial (World Wide Web), así como para intercambiar materiales y experiencias obtenidas en los programas. 253. Los gastos que ello supondría para las Naciones Unidas corresponderían principalmente a meses de trabajo del personal, que podrían sufragarse con los 59 A/CONF.184/6 recursos existentes de la Oficina a un costo adicional moderado. La duración de la actividad sería de tres años. En consultas con las instituciones participantes, la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre informaría a la Subcomisión de Asuntos Científicos y Técnicos de los progresos realizados. 254. Las Naciones Unidas han actuado con eficacia en cuanto a la distribución de información y el mejoramiento de las comunicaciones para los científicos y educadores de los países en desarrollo. Podrían también encabezar iniciativas tendentes a preparar material didáctico, que incorporase la información y los resultados más recientes de la exploración espacial. El apoyo de los organismos científicos y espaciales, las organizaciones educativas y las organizaciones no gubernamentales nacionales es fundamental para elaborar y distribuir esta documentación. 255. Los países interesados podrían aportar servicios de expertos y participar en misiones y otras actividades espaciales, no sólo mediante programas educativos, sino también contribuyendo a crear bases de datos, instrumentos y componentes de misiones espaciales, así como elaborándolos mediante la asignación de coinvestigadores a los equipos científicos y técnicos y participando en la fabricación u otras labores de producción. A tal fin deberían difundirse ampliamente las diversas invitaciones a participar en proyectos piloto o de investigación que, con el carácter de "anuncio de oportunidades", publican periódicamente los organismos espaciales. 256. Además de hacer hincapié en las aplicaciones espaciales, las Naciones Unidas podrían elaborar programas de información y capacitación basados en las actividades de ciencia espacial y la exploración planetaria y sus resultados, destinados a los países en desarrollo. En el marco del Programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la tecnología espacial y utilizando sus recursos podrían organizarse cursos prácticos y simposios para ayudar a los científicos a aprovechar las oportunidades de participar en misiones espaciales, así como en beneficio de educadores y otras personas interesadas en las cuestiones más generales relativas a la ciencia espacial y la exploración planetaria. 257. Un funcionario de la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre podría encargarse de un servicio de coordinación del intercambio de información para facilitar la participación de científicos e ingenieros de países en desarrollo en proyectos y programas importantes relacionados con el espacio. Convendría seguir organizando cursos prácticos y simposios para científicos y educadores de los países en desarrollo a fin de facilitar su participación en las misiones científicas y espaciales y sus beneficios. En esos cursos prácticos se debería examinar y aprovechar los resultados de actividades anteriores, y deberían seguir haciéndose uso de los conocimientos y la experiencia de la comunidad profesional internacional representada, por ejemplo, por la UAI y el COSPAR. 258. Debería promoverse una mayor coordinación de las observaciones para el registro y la caracterización de los objetos cercanos a la Tierra, con la participación de organizaciones no gubernamentales, investigadores y agrupaciones de astrónomos aficionados, incluidos los de países en desarrollo. Los organismos espaciales que ya efectúan observaciones de objetos cercanos a la Tierra y la UAI debieran encabezar la labor de establecer un mecanismo de coordinación de dichas observaciones, así como de advertencia al público en caso de descubrirse un objeto que planteara un riesgo considerable para el planeta. 259. Se recomienda: a) Que las Naciones Unidas adopten la iniciativa de invitar a todos los Estados Miembros a que apoyen la investigación en la esfera de los objetos cercanos a la Tierra en sus propios países mediante el establecimiento de centros nacionales o regionales de vigilancia espacial bajo la coordinación de la fundación internacional Spaceguard Foundation; b) Que se realicen todos los esfuerzos posibles por proporcionar apoyo financiero a las investigaciones sobre objetos cercanos a la Tierra, tanto a las teóricas como a las relacionadas con la observación (desde la Tierra y el espacio), y en especial para alentar los intercambios y la capacitación de astrónomos jóvenes de países en desarrollo. c) Que las Naciones Unidas apoyen y promuevan una mayor participación de científicos y observatorios que cuenten con medios para observar los cielos del hemisferio sur39. 260. La Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre podría organizar periódicamente, por ejemplo cada dos o tres años, en el marco del Programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la tecnología espacial, reuniones internacionales sobre los objetos cercanos a la Tierra, en las que participaran investigadores destacados en las esferas de la astronomía, la ciencia planetaria, la astrofísica, la paleontología, la astronáutica y el derecho del espacio. 261. Se recomienda que se emprendan esfuerzos para mejorar la enseñanza de materias relacionadas con el espacio utilizando instrumentos espaciales, a saber, la observación basada en satélites (por ejemplo, imágenes de satélites) y los sistemas de comunicación. De hecho, es cada vez menos costoso y más fácil obtener acceso a las bases de datos relacionados con el espacio, recurrir a 60 A/CONF.184/6 las fuentes de observación de la Tierra de la World Wide Web accesibles gratuitamente y participar en cursos para profesores sobre teleobservación mediante una red de satélites que por otros medios de transmisión. Ello se aplica tanto a países desarrollados, que con frecuencia deben hacer frente a elevados costos de telecomunicación, como a vastas zonas escasamente pobladas o a países en desarrollo40. 262. Dado que el conocimiento de los beneficios emanados de las actividades espaciales depende de la existencia de profesores bien capacitados, se recomienda que la formación inicial de los profesores en la materia como también su capacitación en el servicio formen parte de las estrategias de desarrollo de los recursos humanos a largo plazo. Los programas espaciales que son en sí de índole multidisciplinaria (materias ambientales, biología, geografía, física, astronomía, tecnologías informáticas de la telecomunicación, etc.), tienen ámbito mundial y esferas de aplicación local. Esos programas proporcionan una base ideal para los proyectos multidisciplinarios que estimulan a los profesores, que ayudan a establecer vínculos entre las distintas disciplinas y las fronteras, que proporcionan adiestramiento inmediato en el servicio y que amplían los horizontes de los estudiantes40. 263. Se recomienda que las Naciones Unidas y la UNESCO hagan un llamamiento a los órganos decisorios competentes en los diversos ministerios de educación a que formulen políticas nacionales de educación y de ciencia espacial básica como la mejor forma de atender a las necesidades y demandas de las generaciones presentes y futuras40. 5. Fomento de las oportunidades de formación y capacitación para los jóvenes i) Situación: la importancia de la formación y la capacitación en materia espacial para los jóvenes 264. El continuo perfeccionamiento de los recursos humanos es fundamental para garantizar el desarrollo científico y tecnológico, así como económico, social y cultural, de todos los países. Las actividades humanas en algunas esferas se caracterizan por rápidos adelantos en materia de ciencia y tecnología, que rebasan las fronteras nacionales y tienen importantes efectos a nivel social, económico y cultural en la sociedad mundial. A los efectos de tales actividades, las estrategias de desarrollo de los recursos humanos deberían basarse en perspectivas amplias y a largo plazo con respecto a las orientaciones futuras de las actividades humanas. La formulación de esas estrategias requeriría cooperación internacional para fomentar las oportunidades educativas de las generaciones venideras a fin de que puedan satisfacer las necesidades cada vez más diversas de las sociedades del futuro. 265. Como se afirma en el Artículo 55 de la Carta de las Naciones Unidas, la promoción de la cooperación internacional en el orden educativo es uno de los objetivos importantes de las Naciones Unidas. Por conducto del programa sobre la utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos, las Naciones Unidas siguen brindando oportunidades de formación y capacitación para el aprendizaje de la ciencia y tecnología espaciales y de sus aplicaciones, en particular mediante las actividades del Programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la tecnología espacial. Algunas de esas actividades también podrían beneficiar a los jóvenes, que serán en el futuro los encargados de formular políticas y adoptar decisiones. 266. En sus respectivos países, algunos organismos espaciales organizan actividades para los jóvenes que los motivan a estudiar más a fondo la ciencia y tecnología espaciales y pensar en trabajar y vivir en el espacio. Hay también organizaciones no gubernamentales de jóvenes interesados en las actividades espaciales, como Young Astronauts Club, que no solamente organiza actividades relacionadas con el espacio para los jóvenes, sino también los ayuda a tomar contacto con sus contrapartes en otros países. Además de alentar a los futuros científicos e ingenieros a elegir una carrera en esferas relacionadas con el espacio, esas actividades educacionales contribuyen a aumentar en general el nivel de aptitud académica en las disciplinas científicas. Algunas de las actividades organizadas por los organismos espaciales y las organizaciones no gubernamentales de determinados países pueden servir de modelo para las actividades de formación y capacitación destinadas a los jóvenes en otros países. 267. Para alcanzar sus objetivos, muchas de las iniciativas que se adoptan en el marco de las actividades espaciales requieren un largo período desde la formulación del concepto de la misión hasta la realización de las misiones previamente definidas. Por ello, la planificación de las actividades espaciales debería ir acompañada de estrategias apropiadas de desarrollo de los recursos humanos a largo plazo. Dada la creciente cooperación internacional en materia de actividades espaciales y la importancia cada vez mayor de los beneficios socioeconómicos derivados de las aplicaciones de la tecnología espacial, en las actividades de formación de los futuros administradores y encargados de adoptar decisiones se debería hacer hincapié en la importancia de las experiencias interculturales y la capacitación interdisciplinaria. 268. A ese respecto, las actividades de la Universidad Internacional del Espacio han demostrado su eficacia. En su sesión anual de verano, aproximadamente 100 jóvenes 61 A/CONF.184/6 de 25 a 35 años de edad provenientes de todas partes del mundo reciben capacitación interdisciplinaria a lo largo de 10 semanas y estudian las nociones básicas de diversos aspectos de las actividades espaciales, desde la fabricación en el espacio hasta el derecho del espacio, y aprenden a trabajar mancomunadamente en un entorno multicultural. La Universidad ofrece actualmente un programa de maestría de un año y organiza cursos de corta duración para jóvenes profesionales. Esas actividades educativas están en plena expansión a ñn de incluir a un mayor número de participantes de países en desarrollo. Uno de los principales objetivos de la Universidad es capacitar a futuros dirigentes de la comunidad espacial. Ha tenido particular éxito a ese respecto y cuenta con una creciente red de graduados que trabajan en diversos organismos espaciales, así como en institutos de investigación, organizaciones internacionales e industrias relacionados con el espacio. 269. En el curso de los últimos 10 años, el Centro Europeo de Derecho Espacial, en colaboración con varias universidades de Estados miembros de la ESA, ha organizado cursos de verano sobre problemas jurídicos relacionados con las actividades espaciales. Cada año unos 40 estudiantes de derecho asisten a esos cursos. Estos, por tanto, contribuyen a profundizar la formación jurídica en la esfera de las actividades espaciales. ii) Temas y objetivos 270. La participación de los jóvenes en las actividades de formación y capacitación del Programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la tecnología espacial aún es limitada. Las Naciones Unidas, si bien deben seguir brindando oportunidades de formación y capacitación a los encargados de adoptar políticas, los cientíñcos y los ingenieros que puedan tener un impacto directo e inmediato en el desarrollo socioeconómico de los países en desarrollo, también podrían, en colaboración con otras organizaciones pertinentes del sistema de las Naciones Unidas, brindar oportunidades de formación y capacitación a los estudiantes, jóvenes cientíñcos e ingenieros que pasarán a ser los futuros dirigentes de las actividades espaciales en todo el mundo. Ello contribuiría a desarrollar los recursos humanos necesarios para garantizar la continua utilización de las aplicaciones de la tecnología espacial en pro del desarrollo económico y social. 271. Dado que la generación más joven se verá afectada por los planes que actualmente se elaboran para las actividades espaciales, deberían hacerse esfuerzos asimismo, de ser posible, por brindar a los jóvenes la oportunidad de expresar sus ideas y visiones en relación con esas actividades. La comunidad internacional en la esfera del espacio también podría sacar provecho de sus ideas singulares e innovadoras, que no se ven limitadas por las políticas establecidas ni las posiciones oficiales de los Estados Miembros o las organizaciones internacionales. Al mismo tiempo, si se les alienta a participar en un foro internacional destinado a preparar un plan de cooperación internacional a nivel intergubernamental en materia de actividades espaciales para el próximo siglo, los jóvenes podrían sentirse motivados a llevarlo a la práctica. 272. Habida cuenta de lo que antecede, el Comité Preparatorio, en su período de sesiones de 1998, convino en que se organizara un Foro de la Generación Espacial como uno de los componentes del Foro Técnico de UNISPACE III. La Asociación Europea para el Año Internacional del Espacio (EURISY) prepararía una mesa redonda destinada a aumentar la sensibilización a nivel político respecto de la utilidad de integrar las técnicas y aplicaciones espaciales en los programas de estudio europeos. Para los estudiantes de posgrado y los jóvenes profesionales, las asociaciones de graduados de la Universidad Internacional del Espacio organizarían reuniones, que se celebrarían paralelamente a UNISPACE III, con el objetivo de presentar a los encargados de adoptar decisiones en el marco de los actuales programas espaciales las visiones y perspectivas de jóvenes profesionales de disciplinas relacionadas con el espacio provenientes de todo el mundo con respecto a las futuras tareas espaciales. 273. También conviene que, a través de las Naciones Unidas, se den a conocer a los demás países fuera de Europa algunas de las empresas intereuropeas sobre observación de la Tierra destinadas a las escuelas primarías y secundarias, con lo que se elaboraría material de imágenes de satélite y se enriquecerían las bases de datos de la World Wide Web sobre observación de la Tierra que actualmente se están creando, de acuerdo con lo recomendado en la reunión de EURISY sobre la integración de la observación de la Tierra en la enseñanza secundaria, celebrada en Frascati (Italia) del 25 al 27 de mayo de 1998. Con ello también se fomentará entre los estudiantes el interés para emprender actividades individuales de investigación, la capacidad de visualizar conceptos abstractos y el perfeccionamiento de aptitudes para utilizar los instrumentos que se basan en la tecnología de la información40. 274. Sobre la base de las iniciativas de EURISY y de otras iniciativas transfronterizas, se sugiere crear una alianza internacional de cooperación en la enseñanza sobre cuestiones del espacio siguiendo los parámetros de la Estrategia Integrada de Observación Mundial para abordar esta cuestión en todo el mundo4 0 . 62 A/CONF.184/6 iii) Visiones y perspectivas de los jóvenes 275. Los 160 participantes del Foro de la Generación Espacial procedían de 60 países. Sus conocimientos especializados abarcaban todas las esferas espaciales, entre ellas la ciencia, la tecnología, el derecho, la ética, el arte, la literatura, la antropología y la arquitectura, y muchas otras esferas pertinentes al espacio. Todos los participantes intervinieron únicamente como individuos interesados, guiados por su conciencia y su fe en el poder del espacio para transformar a la humanidad de manera positiva. Los participantes expresaron la esperanza y el convencimiento de que el futuro común de los habitantes de la Tierra debía proceder de manera ética, con el conocimiento de las consecuencias de sus acciones a largo plazo y con el concurso de todos los pueblos para seguir adelante como un solo cuerpo. Todas las recomendaciones del Foro de la Generación Espacial presentadas a la Conferencia (A/CONF.184/C.1/L.11 y Corr.l) figuran en el anexo II del informe de UNISPACE III. El Foro de la Generación Espacial propuso que las recomendaciones se siguieran examinando41. 6. Necesidades de información y enfoque mundial i) Situación: sistemas de información para la investigación y sus aplicaciones 276. Los sistemas de información son instrumentos fundamentales para la organización, el tratamiento y la integración de datos mediante algoritmos apropiados y la generación de productos en el formato más adecuado para los destinatarios previstos. La tecnología de la información cuenta con una serie de tecnologías avanzadas en materia de computación, programas informáticos, microelectrónica, telecomunicaciones, bases de datos y creación de redes. Por tanto, la tecnología de la información, en este sentido amplio, incluye no sólo tecnologías para el procesamiento de información, sino también tecnologías de telecomunicaciones y de transferencia electrónica de información. La aparición de la tecnología espacial como potente instrumento para la reunión de información y el establecimiento de comunicaciones rápidas y fiables en zonas de gran extensión geográfica y en zonas remotas ha supuesto una importante contribución al sector de la tecnología de la información. En momentos en que los recursos son escasos, los organismos espaciales y de financiación están tratando de evitar la duplicación y los desfases y obtener lo más posible de sus inversiones. Naturalmente, los gobiernos y las organizaciones internacionales se han preocupado de que los programas que se originaron lógicamente muchas veces y en muchos lugares en respuesta a diferentes necesidades no queden fragmentados y sin coordinar cuando sea posible integrarlos. Es particularmente evidente que se necesita tanto un marco estratégico como un proceso de planificación para integrar las actividades de teleobservación y las observaciones in situ de los programas operacionales y de investigación. Por esas razones, las iniciativas de la Estrategia Integrada de Observación Mundial son muy oportunas. 277. La constante evolución de la industria de la tecnología de la información y la proliferación de las computadoras han modificado el alcance del procesamiento de información, tanto en lo referente a las aplicaciones como al apoyo tecnológico. En la actualidad, las computadoras no sólo pueden procesar textos y cifras, sino también mapas e imágenes digitales, tanto por separado como combinados con cuadros de datos, y fundirlos para proporcionar una nueva percepción: la visualización espacial de la información. 278. Las infraestructuras de información se han convertido en un elemento esencial del desarrollo de los países. A nivel mundial, el concepto de infraestructura mundial de información (IMI) se está desarrollando sobre la base de la perspectiva de posibilidades de conexión abierta y acceso a la información. La fuerza propulsora de la IMI estriba en el libre acceso, el servicio de alcance universal, un ambiente normativo flexible, la competencia y la inversión privada. Los principios fundamentales que sirven de base a una infraestructura nacional de información son el "derecho a saber" y el "derecho a la información". El derecho de acceso ar los datos de dominio público, los datos relativos al consumidor, los derechos civiles, el acceso universal y los datos financieros sustentan la necesidad de desarrollar una infraestructura nacional de información. 279. Los sistemas de información son el centro de las infraestructuras mundial y nacional de información. Si bien no es fundamental organizar múltiples sistemas de información en el plano mundial y local, sí es necesario un mecanismo de abstracción e intercambio para la acumulación de la información desde los niveles más bajos a' los más altos. Muchos países cuentan con infraestructura nacional de información en la que se reconoce que el acceso a la información es un derecho fundamental; en cambio, en muchos países en desarrollo es preciso desarrollar y fortalecer las infraestructuras de información para utilizar mejor la información como recurso básico para el desarrollo. 280. Para una planificación y un desarrollo eficaces se requiere toda una variedad de datos sobre los recursos físicos y naturales, los recursos humanos, las prácticas sociales y los aspectos económicos. Las bases de datos organizadas a partir de núcleos de sistemas de información geográfica (SIG), son elementos fundamentales de los sistemas de información y en el 63 A/CONF.184/6 futuro deberá hacerse hincapié en la organización de bases de datos espaciales utilizando los SIG. Las imágenes espaciales constituirán la forma más importante de recibir insumos de información para las bases de datos de los SIG, dado que registran las continuas modiñcaciones que se producen en el medio ambiente. La capacidad de elaboración de modelos e integración de los SIG permite realizar análisis rápidos y fiables de hipótesis sobre la base de situaciones reales y posibles y visualizar las eventuales consultas de los usuarios. 281. Una ventaja importante de los SIG es su capacidad de tratamiento de datos. En primer lugar, permiten introducir datos de origen, contenido y formato distintos. Por otra parte, ofrecen al operador una gran flexibilidad de manipulación y presentación de los datos en un formato apropiado para el usuario. Por último, permiten su integración en un producto con valor agregado, cuyo contenido informativo es mayor que el de los datos aislados y se ajusta a las necesidades del usuario. El valor de estos instrumentos depende no sólo de sus características técnicas, sino también de la calidad de los datos de entrada, y en particular de la capacidad de mantener la base de datos actualizada mediante la inclusión de datos nuevos. La observación de la Tierra desde el espacio ofrece una fuente coherente, objetiva y constante de datos de entrada en los sistemas de información. 282. Por ello, tales sistemas son útiles a efectos de vigilancia, así como para observar fenómenos y realizar actividades de planificación y prevención. Son instrumentos valiosos tanto para la investigación como para las aplicaciones, y también, a la larga, para la adopción de decisiones. 283. Los sistemas de información son necesarios asimismo para la formación y la capacitación, pues facilitan la transferencia de conocimientos especializados de los países desarrollados a los países en desarrollo y sus instituciones, lo que constituye un requisito indispensable para el desarrollo sostenible. Se deben tener en cuenta y garantizar todos los niveles de capacitación para especialistas técnicos, intérpretes de datos, estudiantes y profesores, encargados de la adopción de decisiones y directores de proyectos. Además, se requieren actividades de capacitación en el trabajo y de seguimiento de los cursos. 284. Actualmente se puede acceder a las bases de datos más importantes por conducto de la MultiMalla Mundial (World Wide Web), lo que genera una necesidad de compatibilidad entre las bases de datos de esa red, así como de acceso universal. A su vez, la nueva tecnología ha suscitado llamamientos en pro de una normalización y de instrumentos de bajo costo. 285. A medida que han ido surgiendo nuevos y diversos sistemas de información, la protección de los derechos de propiedad intelectual ha pasado a ser una de las cuestiones más discutidas, tal como lo reflejan los debates sobre medidas internacionales para garantizar la protección mundial de la propiedad intelectual de las bases de datos. Se han propuesto diversas iniciativas en materia de legislación sobre los derechos de propiedad intelectual. ii) Temas y asuntos de interés 286. Una medida importante para resolver problemas de importancia mundial y regional es definir los temas relacionados con las principales cuestiones y causas de inquietud general, como el agotamiento de la capa de ozono, la alteración de las zonas costeras, el cambio climático, los fenómenos meteorológicos extremos, la disminución de la diversidad biológica, la desertificación, la deforestación y las interacciones tierra-océano-atmósfera, en particular fenómenos climáticos extremos como "El Niño" y "La Niña", a cuya comprensión y solución podría contribuir la tecnología espacial. 287. En los planos local o nacional, debería hacerse hincapié en la utilización de imágenes de satélite de alta resolución a fin de aportar soluciones a los problemas que interesen de manera directa a la población local, tales como las cosechas, el agua, la utilización de la tierra, el crecimiento urbano, la canalización de instalaciones, la contaminación, etc. Un factor común a todos estos problemas es la necesidad de contar con sistemas de información integrados, de manera distribuida pero unidos mediante potentes redes, que les permita servir de "columna vertebral" del desarrollo nacional y las actividades de investigación mundiales. Todos los países deberían esforzarse por alcanzar este objetivo. 288. Las fuentes de información necesarias para la mayoría de las investigaciones sobre el medio ambiente y sus aplicaciones ambientales son las mismas, a saber, observaciones sobre el terreno, mediciones en el suelo, datos de teleobservación obtenidos mediante sensores aéreos y espaciales, aportes auxiliares procedentes de archivos y bases de datos e información suplementaria basada en la experiencia y las estadísticas. Pero, pese a que son muchos los datos producidos por grupos de investigadores de organismos nacionales, universidades y otros, a menudo es difícil encontrar tales productos o éstos se presentan en forma fragmentaria y con documentación insuficiente, o bien no pueden obtenerse en un medio adecuado ni en formato de lectura fácil. 289. Para lograr el acceso universal a la información es importante contar con metadatos normalizados y 64 A/CONF.184/6 mantenidos regularmente para el acceso a la información y la búsqueda e intercambio de ésta. También es esencial seguir diseñando y brindar capacitación sobre el uso de localizadores de información que faciliten la búsqueda y el acceso, como el sistema localizador de información del Comité de Satélites de Información de la Tierra (CEOS) (véase el párrafo 144 suprá). 290. A medida que los encargados de la formulación de políticas prestan cada vez más atención a la elaboración de criterios basados en el desarrollo sostenible para hacer frente a los problemas de la Tierra y sus recursos, se necesitan con urgencia datos e información en forma fácilmente accesible y comprensible. La utilidad de la información espacial (información en forma de mapas) para la adopción de decisiones y sus aportaciones al desarrollo y a la planificación por zonas espaciales deberían ser reconocidas en general. 291. Al analizar la recopilación de datos y su incorporación en sistemas de información en pro del desarrollo humano, las dos cuestiones más importantes que han de considerarse son la exigencia, ante todo, de definir las necesidades de los usuarios y, luego, de garantizar la continuidad con respecto a los datos y los servicios. 292. Se invita a las Naciones Unidas, los Estados Miembros y los organismos espaciales a que presten firme apoyo a las siguientes iniciativas: a) Reconocer la importancia de los datos geoespaciales y de otro tipo para resolver los importantes problemas que enfrenta la humanidad en los ámbitos ecológico, económico y social; b) Reconocer la importancia de los datos geoespaciales y las tecnologías espaciales y la interacción entre ambos como en el caso de las comunicaciones, la observación de la Tierra y la determinación de la posición; c) Facilitar la elaboración de datos fundamentales y útiles en la esfera geoespacial de manera que puedan utilizarse en muchas aplicaciones; d) Promover el intercambio de datos geoespaciales; en particular, se debería facilitar todo lo posible el acceso a los metadatos; e) Alentar a la industria de manera apropiada a colaborar en el desarrollo y puesta en marcha de la infraestructura de datos espaciales; f) Establecer comunicaciones, colaborar y participar en las muchas redes existentes en los planos nacional, subregional, regional y mundial; g) Reconocer la importancia de la capacitación, la transferencia de tecnología y la creación de capacidad en apoyo de la gestión requerida para aplicar esas tecnologías42. 293. Otra cuestión guarda relación con la protección de los derechos de propiedad intelectual. Dado el creciente refinamiento de las técnicas de procesamiento de datos utilizadas en los sistemas de observación, serán cada vez más las organizaciones -incluidas las de carácter comercial-que suministren a esos sistemas medios para la reducción de datos y productos con valor agregado. Las cuestiones de propiedad intelectual relativas a la información ambiental son complejas y cambiantes, por lo que exigen una atenta consideración de la política conexa. Convendría estudiar la posibilidad de elaborar un conjunto de medidas adecuadas para proteger los derechos de propiedad intelectual sin restringir las oportunidades de que los datos y la información resultantes puedan estar disponibles no sólo para los usos primarios, sino también para cualquier otro fin útil, como las investigaciones, teniendo presente que la cuestión de los derechos de propiedad intelectual incumbe a la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI). iii) Programas de acción concretos 294. Para establecer una infraestructura global de información que incluya los componentes indicados más abajo, los países deberían adoptar las medidas necesarias en el plano nacional, teniendo en cuenta la necesidad de coordinar esas acciones en el plano internacional: a) Bases de datos. Los elementos fundamentales de la infraestructura son las bases de datos, y la labor más importante que hay que realizar con miras a un desarrollo sistemático de la infraestructura es la creación de bases de datos para diferentes fines y usuarios (privados, públicos, científicos y estatales). Las bases de datos deben contener información sobre el progreso de la ciencia y la tecnología espaciales y sus aplicaciones, sobre los medios de educación y capacitación relacionadas con el espacio y sobre los expertos y organizaciones que trabajan en esos campos. En la mayoría de los países se hará hincapié en la conversión de grandes cantidades de datos analógicos en bases de datos informatizadas; b) Red. El elemento básico del funcionamiento de un sistema de información es la línea central por la que la información viaja de un punto a otro. Gracias a los rápidos adelantos tecnológicos, la configuración de redes proporciona ahora una alta capacidad de conexión de longitud de banda mediante fibras ópticas y tecnologías diversas, lo que permite alcanzar una capacidad del índice de transmisión de datos de hasta 100 megabitios por segundo y más, interconexión de redes de comunicación de hasta 2 megaoctetos por segundo con terminales de muy pequeña abertura (TMPA) y 65 A/CONF.184/6 transmisión a alta velocidad por satélite. Por tanto, la linea central de la red tendrá que ser una combinación de comunicaciones por satélite y terrestres. La ventaja de la comunicación por satélite es su alcance regional y su capacidad de adaptación a TMPA de miniatura que no forman parte de una red y a servicios directos de recepción de la información. Se alienta a los países en desarrollo a aprovechar las tecnologías incipientes para el desarrollo de la infraestructura nacional de información y comunicación; c) Normas. Las normas para las bases de datos (formatos, intercambio de datos e interoperabilidad) y las redes (pasarelas y protocolos, equipo de comunicación y programas informáticos) constituyen un elemento importante de los sistemas de información. Las normas permiten que las aplicaciones y la tecnología actúen conjuntamente. Se debería promover la labor significativa del CEOS en materia de normas, formatos y bases de datos y los demás organismos la deberían adoptar, siempre que sea posible y pertinente. Los usuarios deben participar activamente en la formulación de las normas, pues el producto final debe ser de uso fácil, estar disponible a un costo razonable y tener una larga vida útil. La adopción y utilización de normas también requieren recursos. La puesta en práctica de las normas puede ser lenta, en parte debido a que con frecuencia los beneficiarios de las normas no son los mismos que se hacen cargo de los costos de crearlas y aplicarlas. Los gobiernos pueden fomentar la adopción de normas exigiendo su aplicación; d) Interfaz con el usuario. El diseño de los sistemas de información depende en gran medida del tipo de usuario al que se destina el acceso al sistema y del nivel máximo de aplicaciones o servicios que se ofrezca. En el caso de algunas aplicaciones, el acceso tendrá que llegar a los hogares y las capacidades disponibles habrán de incluir el acceso en línea a aplicaciones de vídeo, como programas educativos por conducto de la Internet; e) Red cooperativa de información para vincular a científicos, educadores, profesionales y encargados de adoptar decisiones de África (COPINE). Se reconocen los esfuerzos de la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre en lo que respecta al establecimiento de una red basada en satélites para la iniciativa de información de COPINE destinada a muchos países de África. COPINE puede llegar a ser un instrumento de desarrollo y es necesario que esa iniciativa se transforme en un programa práctico. Se alienta a los países participantes a que aborden la aplicación de COPINE. Además, se ha previsto que la función que cumpla COPINE para el desarrollo sostenible sea financiada, en particular en los países necesitados, mediante mecanismos de financiación de las Naciones Unidas y otros organismos internacionales. Una iniciativa como la de COPINE debería extenderse a otros países en desarrollo. 295. Es indispensable disponer de información clara y actualizada sobre las cuestiones técnicas y los resultados de las aplicaciones a fin de aprovechar plenamente los beneficios de la ciencia y la tecnología espaciales. Además, se debería facilitar la participación en cursos prácticos y conferencias temáticos, así como el acceso a la red internacional de correo electrónico y a la Internet. 7. Beneficios secundarios y ventajas comerciales resultantes de las actividades espaciales. Promoción del desarrollo e intercambio de tecnología i) Situación: actividades comerciales y secundarias 296. Las actividades espaciales abarcan algunas de las ramas más importantes de la alta tecnología: el desarrollo de programas y equipos informáticos, la electrónica avanzada, las telecomunicaciones, la fabricación de satélites, las ciencias biológicas y la tecnología avanzada de materiales y de lanzamientos. Dichas actividades se relacionan además con algunos de los temas más importantes del comercio y la política internacionales: los mercados mundiales, la obtención de acceso a zonas remotas, la competencia subvencionada por los gobiernos y la normalización y reglamentación internacionales. 297. Los productos y servicios derivados directamente de la tecnología espacial, así como indirectamente de sus numerosas aplicaciones secundarías, contribuyen de muchas maneras a mejorar la calidad de vida de la sociedad. Algunos beneficios provienen directamente de la tecnología, como en el caso de la telemedicina, la teleeducación y las comunicaciones en situaciones de emergencia. Otros se encuentran en los miles de productos secundarios que la aplicación de la tecnología derivada del espacio ha reportado y que se utilizan en ámbitos como el desarrollo de recursos humanos, la vigilancia del medio ambiente y la ordenación de los recursos naturales, la salud pública, la medicina y la seguridad pública, las telecomunicaciones, la tecnología de computadoras y de la información, la productividad industrial, la tecnología de fabricación y los transportes. 298. La comercialización de algunas actividades espaciales ha supuesto un desarrollo muy positivo. A través de numerosas empresas conjuntas, los servicios y sistemas comerciales crean, por ejemplo, constelaciones cada vez más amplias de satélites de comunicaciones. Estas constelaciones de satélites han venido dependiendo satisfactoriamente del sector privado internacional en cuanto a la aportación de inversiones financieras y la fabricación, gestión y comercialización de los satélites y servicios. En algunos casos, la teleobservación y otras 66 A/CONF.184/6 esferas también han dependido de las inversiones del sector privado y se han beneficiado de ellas. 299. Las telecomunicaciones por satélite son el sector más desarrollado del mercado espacial. Según algunos estudios, en el período comprendido entre 1996 y 2006 se pondrán en órbita geoestacionaria de 262 a 313 satélites con un valor comercial de 24.000 millones a 29.000 millones de dólares. Para calcular la magnitud total del mercado potencial habría que agregar las cifras correspondientes a las constelaciones de satélites en órbita no geoestacionaria utilizados para la telefonía móvil y las aplicaciones multimedia. 300. £1 desarrollo de la capacidad de lanzar vehículos es una actividad que habían iniciado originalmente los gobiernos antes de que fuera transferida, en gran parte, a empresas que se encargan de los aspectos de fabricación y comercialización y han creado un mercado comercial lucrativo en esa esfera. Las empresas explotadoras de satélites comerciales controlan cada vez más el mercado de lanzamiento de satélites en todas las órbitas, estimado en 45.000 millones de dólares en el período 1998-2007. Los servicios de lanzamiento a la órbita geoestacionaria, que requieren vehículos de lanzamiento pesados, dominan aún el mercado. Las nuevas aplicaciones, como la televisión digital, los servicios multimedia, la telefonía rural, las transmisiones digitales de sonido, los servicios móviles y los servicios de transmisión de datos con un elevado factor binario, dependerán de satélites más vastos y seguirán impulsando el crecimiento del mercado. 301. Si bien es probable que los organismos espaciales y las instituciones de investigación, a nivel tanto académico como gubernamental, dupliquen la demanda de pequeños lanzadores no recuperables, sobre todo debido al auge de los satélites pequeños e incluso diminutos, la demanda de vehículos de lanzamiento por parte del sector comercial será aun mayor y se verá impulsada por la existencia de mayores constelaciones que utilizan satélites más pesados para aumentar la productividad. Se prevé que esa siga siendo la tendencia imperante en lo que respecta a los satélites en órbitas terrestres baja, media y geoestacionaria. Otra tendencia relacionada con los lanzamientos a todas las órbitas es la necesidad de reducir el precio de los lanzamientos, previéndose que los lanzadores consumibles, así como los reutilizables, y otras tecnologías de lanzamiento contribuyan a ese objetivo. 302. Después de las telecomunicaciones, los sistemas de teleobservación y los de información geográfica (SIG), así como los servicios multimedia por satélite, representan tal vez las aplicaciones comerciales más importantes. Con los 20 nuevos satélites de teleobservación que se prevé lanzar hasta el año 2002, las capacidades de acopio de datos aumentarán considerablemente. Los nuevos sistemas darán a los usuarios mayor capacidad de resolución espectral y espacial. A ello se unirá el aumento de la potencia de las computadoras y de las capacidades de compresión de datos, lo que redundará en una mayor rentabilidad. Al mismo tiempo, las aplicaciones se adaptarán más a las necesidades concretas de los usuarios y serán más fáciles de utilizar. 303. Los SIG pasarán a ser un instrumento indispensable para el análisis de datos, así como para presentar información destinada a análisis de mercado y geopolíticos y diversas aplicaciones, como los estudios ambientales y la planificación de la gestión de catástrofes. Se prevé que para el año 2000 las ventas del mercado de los SIG podrían alcanzar los 5.000 millones de dólares. 304. Las actividades comerciales para la prestación de servicios de información se convertirán en un sector clave para las inversiones privadas al triplicarse o cuadriplicarse la demanda prevista de información. La creación de valor agregado a las imágenes obtenidas por satélite, su aportación a las bases de datos del SIG, la elaboración de modelos y su integración en el análisis de situaciones hipotéticas y la recomendación de medidas concretas constituirán factores determinantes de la participación del sector privado. Según lo previsto, los satélites comerciales de teleobservación habrán de ofrecer datos y servicios de alta calidad a grupos concretos de usuarios. Aún están por determinar la viabilidad comercial y el costo de los servicios de datos. 305. En 1997, el volumen estimado de los diversos sectores del mercado mundial anual de observación de la Tierra con fines civiles fue el siguiente: de 580 a 620 millones de dólares correspondientes a satélites -incluidos los meteorológicos y los de teleobservación; de 230 a 250 millones de dólares correspondientes a sistemas de lanzamiento; 60 millones de dólares correspondientes a venta de datos en bruto; de 280 a 300 millones de dólares correspondientes a equipo terrestre de recepción, almacenamiento y procesamiento de los datos obtenidos por satélite; y de 830 a 850 millones correspondientes a servicios de distribución, tratamiento e interpretación de datos, así como a productos y servicios con valor añadido. En la actualidad, la mayoría de los usuarios de esos datos y servicios se encuentran en los sectores público y gubernamental, seguidos de las empresas privadas y las universidades. En los próximos diez años, según el grado de desarrollo de algunos sectores prometedores (como los de bienes raíces, servicios públicos, servicios jurídicos, seguros, agricultura de precisión y telecomunicaciones), es probable que el mercado se multiplique por un factor de tres a cinco. 67 A/CONF.184/6 306. £1 mercado de equipo para sistemas de determinación de la posición mundial (GPS) por sí solo pasó de unos 500 millones de dólares en 1993 a 2.000 millones de dólares en 1996, y está previsto que alcance entre 6.000 y 8.000 millones de dólares en el año 2000. Las aplicaciones civiles en tierra, que ya representan casi el 90% del mercado total, continuarán aumentando (sistemas de navegación para automóviles, geodesia, SIG, ingeniería de precisión y otras aplicaciones nacientes como la agricultura de precisión43). Esta expansión se debe al aumento espectacular de la exactitud del GPS y a la fuerte baja del precio del equipo. Así pues, el GPS está pasando a ser una tecnología que imprime nueva dinámica al mercado al ofrecer datos precisos y en tiempo real de determinación de la posición que pueden integrarse con otros tipos de información. 307. La utilización del GPS es ya un verdadero beneficio secundario y su aumento futuro dependerá cada vez más del mercado de consumo. De hecho, se prevé que los servicios de GPS dejen definitivamente de ser un sistema independiente para convertirse en elemento integrante de una diversidad de productos multifúncionales, como los aparatos de comunicaciones inalámbricas personales, lo que supondrá una drástica reducción de los precios. 308. No todas las novedades de la tecnología espacial tienen aplicación en la Tierra. La fabricación en el espacio, que todavía se halla en etapa de desarrollo, supone la utilización de las condiciones de vacío y gravedad cercanas a cero que imperan en el espacio para producir, elaborar y fabricar materiales con fines comerciales. Es esta una definición muy general en la que se inscriben actividades industriales y de investigación como la producción en condiciones de ingravidez de suministros médicos, aleaciones de metales, materiales plásticos o vidrio, la elaboración y el análisis de materia orgánica y el estudio de la fisiología y el comportamiento de seres humanos, animales y plantas en las condiciones excepcionales del espacio. 309. Evidentemente, las perspectivas de la utilización práctica del espacio ultraterrestre y la tecnología espacial dependerán en gran medida de los progresos de las biociencias, comprendida toda la gama de disciplinas como la medicina espacial, la fisiología, la psicología y la biología. Por ejemplo, gracias al sistema de apoyo médico perfeccionado por especialistas rusos para sustentar vuelos espaciales tripulados ha resultado posible prolongar a un año y medio el plazo en el que las tripulaciones pueden permanecer en el espacio sin perjuicio para su salud y conservando a un nivel satisfactorio su capacidad para trabajar. Las investigaciones llevadas a cabo a lo largo de muchos años sobre una variedad de materias por el Centro Estatal de Investigaciones-Instituto de Problemas Biomédicos de la Federación de Rusia, entre otras cosas, en el marco de una cooperación internacional amplia, a bordo de las estaciones orbitales Salyut y Mir, durante vuelos de biosatélites especializados no tripulados en el marco del programa Bion y en experimentos de simulación en tierra han permitido incrementar considerablemente los conocimientos de una serie de problemas fundamentales relacionados con la medicina, la fisiología y la biología, como los mecanismos por los que el cuerpo humano se adapta a diversos factores ambientales, los mecanismos generales que entran en acción para regular las funciones fisiológicas, el problema de la radiobiología y los principios subyacentes al concepto de las "normas fisiológicas" y el "estado de transición" (una fase prelatente de patología), así como elaborar sobre esa base métodos y medios eficaces de optimar la condición fisiológica y psicológica del organismo humano. Los datos de este tipo revisten un interés excepcional a efectos prácticos de atenciones de salud. 310. La producción de materiales nuevos se hará posible simplemente porque la ausencia de gravedad permite crear mezclas perfectamente homogéneas y consistentes de materiales de masa y densidad muy diferentes. Esas aleaciones tendrían propiedades físicas que no podrían reproducirse en la Tierra y podrían dar lugar a la producción de computadoras mucho más veloces, así como de baterías más pequeñas y mucho más potentes para los automóviles eléctricos del futuro y muchos otros productos nuevos. 311. Además, el espacio podría ofrecer una ubicación óptima para las plataformas orbitales que pueden utilizarse para transmitir energía a través de espejos ópticos y tecnología de microondas. De esta forma, la energía solar o la energía de fuentes remotas de la Tierra podría dirigirse a los lugares en los que se necesite. 312. La tecnología espacial constituye en la actualidad un acervo inmensamente valioso de conocimientos especializados que utilizan miles de empresas en todo el planeta para llevar al mercado mundial productos, procesos y servicios nuevos a precios más competitivos. Estos efectos indirectos de las aplicaciones de la tecnología espacial, que antes se consideraban subproductos de la investigación y el desarrollo, aparecen cada vez más como efectos primarios y como elemento importante de una política industrial. Los sectores industriales no espaciales requieren cada vez más tecnología, procesos y materiales nuevos para mantener la competitividad en sus sectores. Muchas de estas tecnologías nuevas que surgen como beneficios secundarios tienen su origen en la industria espacial. 313. Los programas de transferencia de tecnología y de aprovechamiento de los beneficios secundarios (es decir, los que han permitido que surjan productos y procesos 68 A/CONF.184/6 como aplicaciones secundarías de la tecnología espacial) que han elaborado los organismos espaciales nacionales e internacionales adoptan en la actualidad un enfoque comercial que se basa en la demanda y en sectores del mercado bien definidos. De este modo, la tecnología espacial ya no aparece como un producto y un proceso de lujo sino como una reserva de posibles soluciones para la industria. 314. La adquisición, adaptación y asimilación simultáneas de conocimientos de alta tecnología, si bien puede ser deseable, no siempre es factible. Muchos países tratan de superar esta dificultad adoptando estrategias que difieren según su situación política y socioeconómica y su nivel de desarrollo económico. Las hipótesis para el desarrollo e intercambio de tecnología oscilan desde preguntas como "¿qué tipo?" y "¿dónde?" hasta "¿cuánto?". En función de estas preguntas, muchos países están formulando estrategias no sólo para aplicar tecnologías extranjeras, sino también para iniciar el necesario proceso de alcanzar la capacitación y la autosuficiencia tecnológicas. Los países en desarrollo en particular se ven limitados en sus esfuerzos por avanzar en el ámbito de la alta tecnología espacial, debido principalmente a los restringidos recursos financieros de que disponen, la falta de acceso a instalaciones básicas, la falta de conocimientos tecnológicos y las insuficientes instalaciones de capacitación educativa. 315. La transferencia de tecnología abarca todas las actividades que culminan en la adquisición por el destinatario de nuevos conocimientos así como en su adaptación y ulterior perfeccionamiento. En lo que atañe a las tecnologías espaciales y conexas, algunas de las esferas más importantes para los países en desarrollo incluyen tecnologías que ya se consideran operacionales en los países desarrollados; dos de esas esferas son la utilización y el desarrollo de tecnologías de información. Estas tecnologías guardan relación con las computadoras, la fibra óptica, los satélites y las telecomunicaciones y facilitan, mediante redes electrónicas, la transferencia, el tratamiento y el almacenamiento rápidos de información y datos en todas las formas. En la actualidad esas tecnologías dan impulso a la globalización, pues sirven cada vez más de apoyo a todas las industrias de producción y de servicios. Entre las esferas prioritarias de aplicación en los países en desarrollo se destacan la prestación de servicios de salud, de educación y ambientales y el apoyo a la agricultura. 316. Otra esfera prioritaria es el desarrollo de la tecnología de los satélites pequeños y los minisatélites, que puede ofrecer a muchos países grandes posibilidades de acceder al espacio a un costo asequible mediante el rápido desarrollo de programas espaciales nacionales plenamente integrados. Hasta hace poco, las misiones espaciales requerían satélites muy complejos de fabricación sumamente costosa, que solamente podían permitirse los grandes organismos espaciales. Sin embargo, la rniniaturización de los componentes y el uso de tecnologías basadas en elementos diminutos en las misiones espaciales, como las que se emplean en los satélites pequeños, ofrecen a los países con un presupuesto espacial reducido la posibilidad de acceder al espacio en forma rápida y a un costo moderado. Esos programas espaciales nacionales con minisatélites pueden conducir al surgimiento de nuevas industrias y aumentan efectivamente las oportunidades de transferencia de conocimientos a nivel local e internacional. Además, los programas de minisatélites aplican tecnologías avanzadas que, al transferirse a la industria, producen beneficios tangibles para los Estados y la comunidad internacional. Asimismo, los programas de pequeños satélites y minisatélites brindan buenas oportunidades para la cooperación internacional. ii) Temas y asuntos de interés 317. La Declaración sobre la cooperación internacional en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre en beneficio e interés de todos los Estados, teniendo especialmente en cuenta las necesidades de los países en desarrollo, aprobada por la Asamblea General en su resolución 51/122, de 13 de diciembre de 1996, establece una base firme para la promoción del desarrollo y el intercambio de tecnología. 318. Aunque el espacio ofrece todo un ámbito nuevo de posibilidades y un gran mercado potencial para la industria y las empresas, muchos continúan viéndolo como "la última frontera", antes que como un mercado económico listo para la expansión. No obstante, para que lo expuesto anteriormente y muchos otros beneficios secundarios nuevos se hagan realidad, es fundamental reducir al mínimo los costos de desarrollo, con lo que pasan a ser consideraciones primordiales los factores económicos y de eficiencia. Por ejemplo, para estimular la comercialización del mercado potencial de la fabricación en el espacio se debe reducir radicalmente el costo de establecimiento de la infraestructura espacial básica. Por su parte, los gobiernos deberían contribuir a la labor de promoción proporcionando estímulo y ayuda al logro de una mayor presencia del sector privado en el espacio. 319. Para transferir satisfactoriamente a la industria las tecnologías relacionadas con el espacio y los resultados obtenidos en las instituciones de investigación y desarrollo es necesario contar con métodos e infraestructuras adecuados, así como con una política y un apoyo gubernamentales claramente definidos en la materia. Entre los requisitos necesarios cabe mencionar los siguientes: el establecimiento de estructuras 69 A/CONF.184/6 organizativas dedicadas a la transferencia y comercialización de tecnología en los organismos espaciales nacionales o en otros organismos gubernamentales encargados del desarrollo tecnológico; el fomento de mecanismos de comercialización centrados en una amplia promoción de las tecnologías y sus beneñcios secundarios; la aplicación de alicientes ñnancieros y ñscales para incentivar a innovadores, empresarios e inversionistas; y la creación de las correspondientes redes de formación y capacitación. 320. Uno de los principales problemas es el insuficiente acceso a la tecnología relacionada con la adquisición de datos e información sobre el medio ambiente. Un mayor acceso contribuiría, entre otras cosas, a la aplicación nacional de acuerdos y protocolos internacionales, facilitaría la formulación de estrategias nacionales de protección del medio ambiente de alcance mundial y, en general, mejoraría la planificación de las políticas y la ordenación del medio ambiente. 321. La transferencia de tecnología de las potencias espaciales a los países en desarrollo podría promoverse ofreciendo a los científicos e ingenieros de estos países más posibilidades de recibir capacitación en el uso de tecnologías existentes. Dichas posibilidades ayudarían a que esos científicos e ingenieros comprendieran en qué dirección va el desarrollo tecnológico espacial y contribuyeran a orientarlo, lo que facilitaría el proceso de adopción de decisiones en sus respectivos países, especialmente en cuanto a la asignación de prioridades a las actividades de investigación y desarrollo que han de llevarse a cabo en el ámbito espacial. 322. Es necesario crear un entorno favorable en los países receptores para que la transferencia de tecnología sea constante. Dicho entorno incluye un número suficiente de recursos humanos capacitados, infraestructura adecuada y arreglos institucionales, un marco político apropiado, apoyo financiero a largo plazo y oportunidades para la participación del sector privado en las iniciativas de transferencia de tecnología. Todo ello haría que las aplicaciones de la tecnología espacial en los países en desarrollo llegasen a ser verdaderamente operativas y a estar plenamente integradas en las actividades de desarrollo. 323. Al brindar esas oportunidades a los países en desarrollo es posible que también se amplíen las posibilidades comerciales de la industria espacial de los países que la poseen. Un ejemplo notable es el de algunos países en desarrollo que han celebrado acuerdos con entidades comerciales para la transferencia de tecnología de pequeños satélites. 324. Aunque entre los países en desarrollo existen varios programas de cooperación, sobre todo de carácter bilateral, para la transferencia de tecnología espacial, los mecanismos actuales de promoción de la cooperación Sur-Sur en materia de desarrollo y transferencia de tecnología son insuficientes. Los mecanismos por los que las organizaciones donantes pueden financiar proyectos de transferencia de tecnología a nivel regional, como las redes regionales de información, no son suficientes debido a restricciones de política que favorecen considerablemente los acuerdos bilaterales. 325. Los problemas que afrontan los países en desarrollo en la esfera de la transferencia de tecnología espacial y de sus beneficios secundarios pueden resumirse del siguiente modo: a) acceso limitado a la información; b) pocos centros especializados de capacitación; c) infraestructuras nacionales de transferencia de tecnología menos eficaces; d) escasez de proveedores calificados; e) falta de posibilidades de financiación y de inversión; f) incompatibilidad de la legislación nacional sobre transferencia de tecnología entre receptores y donantes; y g) insuficiencia de cooperación y colaboración internacional eficaz. Estos problemas podrían resolverse en parte o hacerse mínimos mediante mecanismos de cooperación internacional eficaces. iii) Programas de acción concretos 326. Es necesario aumentar la eficacia de los mecanismos actuales a fin de mejorar la colaboración entre los países en lo referente a las cuestiones de desarrollo y a los problemas del medio ambiente mundial. Debe formularse un enfoque eficaz, pragmático y asequible con respecto al intercambio de tecnología, de conformidad con la Declaración sobre la exploración y utilización del espacio ultraterrestre en beneficio e interés de todos los Estados, teniendo especialmente en cuenta las necesidades de los países en desarrollo. La tecnología que se transfiera debe ser adecuada a las condiciones locales y los acuerdos han de incluir disposiciones para la actualización periódica. La transferencia debe combinar los conocimientos especializados con una comprensión de los principios fundamentales en los que se basa la tecnología. La transferencia debe incluir también el suministro de formación técnica, material y personal. Cuando proceda, los acuerdos deberán tener en cuenta la necesidad de proteger los derechos de propiedad intelectual. 327. Al preparar un plan espacial, cada Estado podrá considerar que los pequeños satélites son una de las herramientas más valiosas para iniciar y desarrollar la capacidad espacial autóctona. Dado que los programas de pequeños satélites brindan también una oportunidad ideal para la capacitación, se alienta a los Estados a que incluyan en sus planes espaciales y en los planes de 70 A/CONF.184/6 programas cooperativos internacionales programas de capacitación basados en pequeños satélites. 328. Dada la actual distribución geográfica de las actividades espaciales, las ventajas que ofrece el espacio gracias al aprovechamiento comercial de las aplicaciones de esa tecnología, la transferencia de tecnología y los beneficios secundarios se hallan más concentradas en los países desarrollados y en unos pocos de los países en desarrollo más avanzados tecnológicamente. Sin embargo, los sistemas espaciales son neutros desde el punto de vista geográfico y pueden ser más útiles para países y regiones menos adelantados, con la consiguiente mayor repercusión en su desarrollo social, económico y humano. 329. Habida cuenta de la importancia de contar con un acceso adecuado a las tecnologías y aplicaciones espaciales de interés para los programas de desarrollo sostemble de los países en desarrollo, así como de las ventajas comerciales recíprocas tanto para los proveedores de tecnología como para sus destinatarios y usuarios, la cooperación internacional en la esfera de la transferencia de tecnología espacial y de sus beneficios debieran merecer atención especial por parte de los Estados Miembros. A este respecto, los marcos jurídicos y los acuerdos internacionales que formulan los órganos y organismos de las Naciones Unidas, que abarcan cuestiones como los derechos de propiedad intelectual, las marcas registradas, los derechos de autor y las licencias de utilización en el extranjero, son esenciales para fomentar la cooperación internacional en la esfera de la tecnología espacial y sus beneficios secundarios. Esa cooperación se beneficiará de las asociaciones entre el sector público y el privado, en las circunstancias pertinentes, disponiéndose los arreglos adecuados para compartir el riesgo y para desarrollar sistemas operacionales que aprovechen los resultados de las actividades de investigación y desarrollo fructíferas. 330. Además del desarrollo de recursos humanos a nivel científico y tecnológico básico y del fomento de la cooperación Sur-Sur, los centros regionales de formación en ciencia y tecnología espaciales y las instituciones nacionales competentes deben organizar programas de capacitación especializada a fin de contribuir a la formación de expertos regionales y locales y, en última instancia, al éxito de la transferencia de conocimientos especializados y tecnología. 331. A fin de captar las inversiones imprescindibles para el éxito del desarrollo de actividades relacionadas con el espacio y de los proyectos de transferencia de tecnología, es indispensable que cada país cree condiciones propicias para esas inversiones, en el caso de que no se den todavía. La voluntad política y el compromiso de los dirigentes nacionales con respecto a la introducción de tecnologías nuevas y el desarrollo de la infraestructura apropiada deberían ser patentes. Se deberían ofrecer incentivos para estimular a los inversionistas tanto extranjeros como nacionales a fin de estimular la adaptación de las tecnologías adquiridas en el extranjero para satisfacer las necesidades locales. 332. Los mapas y los datos geoespaciales derivados de una combinación de información y demás datos de observación de la Tierra son tan fundamentales para los esfuerzos de desarrollo de un país como lo son la red de transportes, el sistema de atenciones de salud, las telecomunicaciones y la educación. Por ende, debería darse el mismo nivel de apoyo a la creación de una infraestructura geoespacial nacional que a los demás elementos de la infraestructura nacional. 333. La necesidad de una infraestructura geoespacial significa que los gobiernos deben convertirse en clientes y usuarios más duchos. Deberían promover la industria autóctona para dar apoyo a las necesidades nacionales, mejorar la capacidad de extraer conocimiento de los datos y añadir experiencia local y para concretar y explotar nuevos mercados. Además, la creación de una industria autóctona podría reducir la dependencia de los países de la tecnología y los servicios importados. 334. La Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre debería ampliar el programa de extensión en materia de tecnología espacial para profesores universitarios (TOPS) con el objetivo de promover la transferencia adecuada de tecnologías relacionadas con el espacio al mejorar la capacidad de profesores universitarios de países en desarrollo, y en particular de países menos adelantados, con miras a integrar aspectos pertinentes de la tecnología espacial en los planes de estudio de sus instituciones. Mediante su efecto multiplicador en los estudiantes, dichos programas redundarían en una mayor toma de conciencia de los beneficios de la tecnología espacial para tratar los problemas locales a mediano y largo plazo y contribuirían a crear un entorno más favorable a la adquisición, la adaptación y el desarrollo ulterior asociados a la transferencia de tecnología espacial. 335. La eficacia de muchos de los cursos de capacitación especializada en tecnología espacial a menudo se ve afectada por el hecho de que, tras recibir la capacitación, los profesores universitarios de muchos países menos adelantados no pueden conseguir el apoyo financiero inicial que requieren para llevar a cabo actividades de demostración práctica que pongan de relieve la utilidad operacional de la tecnología espacial para la solución de los problemas locales. La finalidad de los programas de extensión en materia de tecnología espacial para profesores universitarios es facilitar el 71 A/CONF.184/6 acceso de esos profesores a una cantidad limitada de apoyo financiero y técnico (no superior a 10.000 dólares por subsidio) para la ejecución local de actividades prácticas relacionadas con la tecnología espacial que tiendan a realzar la experiencia educativa de sus alumnos. 336. Los programas de extensión en materia de tecnología espacial para profesores universitarios estarían dirigidos inicialmente a la red de profesores universitarios de países en desarrollo de todas las regiones que han participado en cursos especializados de capacitación en tecnología espacial (como el Curso internacional de las Naciones Unidas de capacitación sobre educación en materia de teleobservación para profesores) o de los centros regionales de formación en ciencia y tecnología espaciales. Dichos programas tendrían un sitio en la World Wide Web a través del cual los profesores podrían ponerse en contacto entre sí para intercambiar experiencias, así como con asesores técnicos en cuestiones de tecnología espacial y con instituciones que deseen prestar asistencia o participar de alguna otra manera en las actividades de demostración de tecnología espacial que lleven a cabo los miembros de la red. El acceso a la asistencia en el marco de los programas de extensión en materia de tecnología espacial para profesores universitarios se prestaría sobre la base de solicitudes presentadas por profesores universitarios que se seleccionarían competitivamente según sus méritos a nivel regional. El costo anual estimado de estos programas para los Estados Miembros, por conducto de las Naciones Unidas, ascendería a unos 200.000 dólares (correspondientes a 20 subsidios de 10.000 dólares). 337. La Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre debería incluir entre las actividades prioritarias del Programa de las Naciones Unidas de aplicaciones de la tecnología espacial una actividad destinada a ayudar a los países en desarrollo a obtener financiación para propuestas de proyecto emanadas de sus cursos de capacitación y cursos prácticos. Se seleccionarían los proyectos que pudieran conducir a la utilización y el desarrollo sostembles de la tecnología espacial a nivel nacional. Esa actividad entrañaría, entre otras cosas, evaluaciones iniciales de las propuestas y orientación acerca de su preparación, el suministro de información sobre posibles fuentes de financiación y sobre los procedimientos necesarios para presentar las solicitudes y, cuando fuera pertinente, la presentación directa de una o más propuestas a determinadas instituciones donantes o de financiación por la Oficina. La Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre utilizará sus recursos existentes para ayudar a los Estados interesados a preparar propuestas de esa índole y a buscar los recursos financieros necesarios. 8. Promoción de la cooperación internacional a) Utilización de la tecnología espacial en el sistema de las Naciones Unidas 338. Diversas organizaciones del sistema de las Naciones Unidas contribuyen a promover la cooperación internacional en la utilización de la tecnología espacial y de sus aplicaciones. En esferas relacionadas con la teleobservación y los SIG, las telecomunicaciones y la navegación, la meteorología e hidrología, las ciencias espaciales y la reducción de los desastres naturales se están llevando a cabo valiosas actividades relacionadas con el espacio o con aportaciones espaciales. Esas actividades abarcan desde la formación y la capacitación hasta las aplicaciones operacionales de la tecnología. En el informe del Secretario General titulado "Coordinación de las actividades relativas al espacio ultraterrestre en el sistema de las Naciones Unidas: programa de trabajo para 1998, 1999 y años futuros"44 figura información detallada acerca de las actividades espaciales previstas por las organizaciones del sistema en los próximos años. Los párrafos 339 a 360 infra contienen un resumen y un análisis de la información suministrada en ese informe. 339. En las actividades espaciales realizadas en el marco del sistema de las Naciones Unidas se utilizan tecnologías espaciales como satélites de teleobservación o de comunicaciones. Entre los principales objetivos de varias organizaciones, con respecto a esas actividades relacionadas con el espacio, se cuentan los siguientes: a) el adelanto de las ciencias de la Tierra; b) la protección del medio ambiente; c) la ordenación de los recursos naturales; d) la gestión de desastres; e) el mejoramiento de las telecomunicaciones por satélite; y f) el mejoramiento de la capacidad de navegación y determinación de la posición. Otros objetivos importantes se relacionan con la seguridad alimentaria, la alerta temprana, la predicción meteorológica, la planificación urbana, los asentamientos humanos y la vigilancia de los cultivos ilícitos. A fin de cumplir esos objetivos, las organizaciones realizan las siguientes actividades: a) convocan reuniones intergubernamentales; b) organizan programas de capacitación y formación c) prestan servicios de asesoramiento técnico y ejecutan proyectos piloto; y d) difunden información. 340. En sus actividades las organizaciones se proponen diversos fines concretos y utilizan diferentes enfoques en el contexto de sus diversos mandatos. Sin embargo, todas las actividades relacionadas con el espacio en el sistema de las Naciones Unidas tienen la finalidad general de promover el desarrollo sostenible, en particular en las zonas en desarrollo del mundo. 72 A/CONF.184/6 i) Adelanto de las ciencias de la Tierra 341. Muchas organizaciones consideran esencial garantizar la disponibilidad de datos científicos sobre diversos aspectos de la Tierra a fin de fomentar la planificación y ejecución de las actividades de desarrollo socioeconómico. Esta es una de las esferas en que se están reforzando los esfuerzos por coordinar las actividades dentro del sistema. La Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre, la Comisión Económica y Social para Asia y el Pacífico (CESPAP), el PNUMA, la FAO), la UNESCO y la OMS participan en la labor del CEOS en calidad de asociados y contribuyen al desarrollo de la Estrategia integrada de observación mundial (EIOM). La cooperación y coordinación interinstitucionales también se consideran fundamentales para la planificación y el funcionamiento de tres sistemas mundiales de observación, a saber, el SMOC, el SMOO y el SMOT45. A fin de realizar un examen conjunto de los componentes espaciales de los tres sistemas mundiales de observación, el PNUMA, la FAO, la UNESCO y la OMS contribuyen a la labor del Grupo encargado del sector espacial de los sistemas mundiales de observación. 342. La OMS actúa como centro de coordinación de los esfuerzos internacionales por mejorar la adquisición de datos para investigaciones climáticas y atmosféricas, así como para la meteorología e hidrología. Sus actividades abarcan la ejecución y coordinación de la Vigilancia Meteorológica Mundial (VMM), la Vigilancia de la Atmósfera Global (VAG), el Servicio mundial de referencias e información sobre datos climáticos (INFOCLIMA), el Sistema Mundial de Observación del Ciclo Hidrológico y el Programa Mundial sobre el Clima46. La CESPAP, la FAO y la UNESCO ayudan también a los países en desarrollo a aumentar su capacidad en la esfera de la meteorología y la hidrología. Se realizan algunas actividades relacionadas con otras disciplinas de las ciencias de la Tierra, como el programa de aplicaciones de la teleobservación a la geología (GARS) de la UNESCO. ii) Protección del medio ambiente 343. Muchos órganos, entre ellos la Comisión Económica para África (CEPA), la CESPAP, la Comisión Económica y Social para Asia Occidental (CESPAO), la Comisión Económica y Social para América Latina y el Caribe (CEPAL), la Comisión sobre el Desarrollo Sostenible, el PNUMA, el Instituto de las Naciones Unidas para la Formación Profesional y las Investigaciones (UNITAR), la FAO, la UNESCO y la OMM, contribuyen a la vigilancia y protección del medio ambiente. 344. El PNUMA lleva a cabo amplias y variadas actividades para el desarrollo y fomento de los sistemas de información sobre el medio ambiente, el fortalecimiento de la capacidad de evaluación ambiental y la presentación de informes sobre la situación del medio ambiente, la protección del medio ambiente costero y marino, la promoción de la utilización de datos ambientales para el desarrollo agrícola, la preservación de la diversidad biológica y la prevención y solución de los conflictos ambientales. El PNUMA realiza esas actividades por conducto de los centros de su Base de Datos sobre Recursos Mundiales (GRID), las redes de información sobre medio ambiente y recursos naturales (ENRIN), los sistemas de información ambiental y el Sistema Internacional de Información Ambiental (INFOTERRA), entre otros. 345. La FAO es otra organización que protege activamente el medio ambiente, en particular en África, donde realiza actividades por conducto de ARTEMIS (véase el párrafo 120 supra), la Evaluación Forestal y Vigilancia del Medio Ambiente (FAME) y el Proyecto Regional de Gestión de Información Ambiental para África Central (REIMP). La reunión interinstitucional sobre actividades en el espacio ultraterrestre emprendió la realización del mapa de la cubierta vegetal y base de datos digitales de África (AFRICOVER) como proyecto interinstitucional; además, las actividades de la FAO relativas a AFRICOVER contribuyen a reforzar la capacidad de las instituciones y autoridades nacionales para proteger el medio ambiente. Del mismo modo, en la región de América Latina y el Caribe se están llevando a cabo programas y estudios destinados a proteger el medio ambiente en cooperación con diversas organizaciones y organismos multilaterales, entre los que cabe mencionar los siguientes: el desarrollo de un sistema de información y elaboración de modelos ambientales (EIMS) para un desarrollo sostenible; el estudio de los ecosistemas tropicales en el marco del proyecto de observaciones ambientales por satélite del ecosistema tropical (TREES); la vigilancia satelital del bosque amazónico del Brasil (PRODES); y el proyecto piloto de observación mundial de bosques (GOFC). 346. En el sistema de las Naciones Unidas, si bien se persiguen diversos objetivos concretos en el contexto de la protección del medio ambiente, se hace hincapié en los objetivos encaminados a resolver problemas de importancia regional y mundial y se trata de lograrlos en forma prioritaria mediante la tecnología espacial. Como ejemplos cabe citar la vigilancia de la degradación de las tierras, la sequía y la desertificación, que constituye un objetivo de la CEPA, la CESPAP, la CESPAO, el PNUMA, la FAO y el UNITAR, por conducto de sus sistemas de información sobre la desertificación, así como la protección del medio ambiente costero y marino, otro de los objetivos del PNUMA, la UNESCO y 73 A/CONF.184/6 la OMS, y la preservación de la diversidad biológica, que forma parte de las prioridades del PNUMA, la FAO y la UNESCO, en particular por conducto de su Programa sobre el Hombre y la Biosfera (MAB). iii) Ordenación de los recursos naturales 347. Muchos proyectos relacionados con la protección del medio ambiente también están destinados a mejorar la ordenación de los recursos naturales. Entre los ejemplos pertinentes figuran ÁFRICO VER, FAME y la evaluación de los recursos forestales de la FAO, los proyectos ENRIN y GRID del PNUMA y el programa MAB de la UNESCO. En el marco de las actividades del MAB, la UNESCO coopera con el PNUMA en la esfera de la gestión forestal. En la esfera de la ordenación de los recursos de tierras, el PNUMA coopera con la FAO para mejorar su base de datos digitalizados sobre suelos y terrenos (SOTER). 348. La FAO realiza intensas actividades operacionales relacionadas con el espacio en la esfera de la ordenación de los recursos naturales, que se relacionan con la ordenación de las tierras, los recursos forestales, los recursos marinos/oceánicos, las zonas costeras y los recursos hidricos. Es mayor el número de órganos que realiza actividades de ordenación de los recursos de tierras que de cualquier otro aspecto de los recursos naturales: la CEPA, la CESPAP, el PNUMA y la FAO prestan servicios de asesoramiento técnico en esa esfera. En particular, la CEPA centra sus actividades en la ordenación de las tierras mediante la creación de sistemas de información sobre las tierras y la cartografía de la cubierta terrestre, actividades que apoya la FAO, en particular por conducto de AFRICOVER. iv) Gestión de actividades de socorro en caso de desastres 349. La gestión de actividades de socorro en caso de desastres es otra esfera en que muchas organizaciones llevan a cabo actividades relacionadas con el espacio. Entre los órganos que se ocupan de la gestión de esas operaciones se incluyen la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre, la secretaría del Decenio Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales, la CESPAP, la UNESCO, la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), la UIT y la Organización Marítima Internacional (OMI). Si bien los satélites de teleobservación y de comunicaciones son útiles para atender a los problemas relacionados con desastres, la UIT utiliza preferentemente satélites de comunicaciones para las comunicaciones en casos de desastre, en cooperación con la secretaría del Decenio Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales y la OMI. La VMM de la OMM combina los satélites meteorológicos con las instalaciones de telecomunicaciones e incluye un programa sobre los ciclones tropicales y otro de actividades de respuesta en situaciones de emergencia, con los que se ayuda a suministrar datos y productos obtenidos por satélite para fines de alerta, mitigación y socorro en casos de desastre natural. Las actividades de la UNESCO, como las del GARS, se centran más bien en la utilización de la teleobservación y las tecnologías de los SIG para proporcionar información sobre los peligros naturales de origen geológico. En la CESPAP, las actividades de gestión de desastres se relacionan con la utilización de satélites meteorológicos. 350. Si bien la secretaría del Decenio Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales no realiza actualmente actividades operacionales relacionadas con el espacio, actúa como centro de coordinación de los esfuerzos internacionales por fomentar la gestión de los desastres. Se encarga de aplicar las recomendaciones de la Conferencia Mundial sobre la Reducción de los Desastres Naturales celebrada en Yokohama (Japón) del 23 al 27 de mayo de 1994, como la recomendación de establecer y mejorar los sistemas internacionales de alerta temprana en casos de desastre. En el marco de. reuniones científicas y técnicas organizadas por la secretaría del Decenio en relación con la conclusión de éste se está estudiando la posibilidad de recurrir a la teleobservación y a los satélites de comunicaciones. v) Mejoramiento de las comunicaciones por satélite 351. A fin de mejorar las diversas comunicaciones por satélite, la UIT realiza numerosas actividades, incluidas actividades de capacitación y formación, la prestación de servicios de asesoramiento técnico y la ejecución de proyectos piloto, la difusión de publicaciones y la organización de reuniones internacionales, como la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones, la Conferencia Mundial de Desarrollo de las Telecomunicaciones y el Foro Mundial de Políticas de Telecomunicaciones. Las actividades de la UIT abarcan cuestiones como los aspectos técnicos y reglamentarios de las telecomunicaciones, las radiocomunicaciones y las comunicaciones por satélite. 352. Debería considerarse la posible contribución de la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos a los preparativos de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información, cuya viabilidad está estudiando la Unión Internacional de Telecomunicaciones, para que en el programa de esa Cumbre se incluyan temas relacionados con el espacio. 353. Con respecto a la utilización de satélites para el desarrollo de las zonas rurales y remotas, la CESPAP organiza actividades de capacitación y formación y 74 A/CONF.184/6 la CEPA difunde publicaciones pertinentes. En cuanto a la educación a distancia, la UNESCO, en cooperación con la UIT, está ejecutando un proyecto piloto para prestar apoyo a los maestros primarios de países en desarrollo y estableciendo en determinados países una red basada en satélites. La UNESCO se ocupa también de la utilización de tecnología de laboratorios virtuales para la colaboración cientíñca a distancia entre países en desarrollo, así como entre éstos y los países desarrollados. La CESPAP ha puesto en marcha un proyecto de estudio centrado especíñcamente en la enseñanza por satélite. El establecimiento de redes de información basadas en satélites para diversos fines es una de las actividades emprendidas por diversas entidades, entre las que se cuentan la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre, por conducto de su red de información cooperativa que vincula a científicos, educadores, profesionales y encargados de la adopción de decisiones en África (COPINE) y cuyo objetivo es fomentar el intercambio de información en ese continente; el PNUMA, por conducto de su proyecto Mercure, así como de UNEPNET e INFOTERRA, para fomentar diversos aspectos de la gestión de la información sobre el medio ambiente; y la UNESCO, por conducto de su Red Africana para la Integración y el Desarrollo (RAPIDE), a fin de garantizar una fuerte presencia de África en la Internet. 354. La Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre, la CESPAP, el PNUMA, el UNITAR, la FAO y la UNESCO, entre otras entidades, también hacen hincapié en el uso de la tecnología de la información, junto con la tecnología de las comunicaciones por satélite, a fin de mejorar la gestión de la información y desarrollar sólidas infraestructuras de información. vi) Mejoramiento de la capacidad de navegación y determinación de la posición 355. En el sistema de las Naciones Unidas se reconoce ampliamente la importancia de las tecnologías basadas en satélites para la navegación y la determinación de la posición. La OACI promueve la introducción de tecnologías basadas en satélites para apoyar los componentes de comunicaciones, navegación y vigilancia de la gestión del tráfico aéreo a nivel mundial. La OACI también examina los aspectos jurídicos de la aplicación de ese tipo de vigilancia, incluido el establecimiento de un marco jurídico para el GNSS. La política marítima del GNSS incumbe a la OMI. La OACI y la OMI cooperan entre sí para promover el uso multimodal del GNSS con miras a que los servicios prestados satisfagan las necesidades de los usuarios de las comunidades marítima y aérea. 356. La OMI también coopera con la UIT en el desarrollo de los servicios de radiocomunicaciones marítimas, incluido el Sistema Mundial de Socorro y Seguridad Marítimos. El sistema de radiodifusión marina de la OMM también contribuye a la aplicación del Sistema Mundial de Socorro y Seguridad Marítimos, cuyo desarrollo está a cargo de la OMI en estrecha cooperación con la UIT, la OMM, la Organización Hidrográfica Internacional, Inmarsat y COSPAS-SARSAT. La UIT también examina las características de los sistemas de radiobalizas de localización de siniestros (RBLS) basados en satélites en relación con nuevas operaciones de salvamento. vii) Otras aplicaciones importantes de las tecnologías espaciales 357. La tecnología espacial y sus aplicaciones se utilizan para ejecutar proyectos piloto relacionados con diversos otros fines de desarrollo. Por ejemplo, la FAO suministra información sobre alerta anticipada en materia de seguridad alimentaria por conducto de su Sistema Mundial de Información y de Alerta Anticipada sobre la Agricultura y la Alimentación (SMIA), el sistema regional de alerta anticipada en caso de hambruna y AFRICOVER. El SMIA también contribuye al desarrollo y la ordenación agrícolas. La CEPA coopera con la FAO en la aplicación de esos sistemas en la región de África. 358. La FAO utiliza también la tecnología de los satélites de teleobservación para la ordenación de las pesquerías, la lucha contra las enfermedades, por conducto de su Sistema de prevención de emergencias causadas por las plagas y enfermedades transfronterizas de animales y plantas (EMPRES), la detección de las zonas infestadas por langostas, mediante el Sistema de reconocimiento y ordenación del medio ambiente del género Schistocerca (RAMSES) y AFRICOVER, y la vigilancia de los cultivos ilícitos. La FAO coopera con el Programa de las Naciones Unidas para la Fiscalización Internacional de Drogas (PNUFID) en relación con proyectos piloto para determinar la ubicación de zonas de cultivo de estupefacientes utilizando datos obtenidos por satélites de teleobservación. La Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre también presta servicios de asesoramiento técnico al PNUFID con miras al desarrollo y la aplicación de un sistema para vigilar el cultivo ilícito de coca y adormidera. 359. La OMM ha sido la organización que más ha contribuido a mejorar los servicios de predicción meteorológica mediante satélites meteorológicos. En el marco de su programa de Vigilancia Meteorológica Mundial (VMM), la OMM sigue esforzándose por garantizar el acceso de todos los países a la información que necesitan a fin de prestar servicios meteorológicos diariamente, así como para la planificación e investigación a más largo plazo. Las actividades relativas 75 A/CONF.184/6 a los servicios meteorológicos también contribuyen a la seguridad del tráfico aéreo y marítimo. En cooperación con la Comisión Oceanógrafica Intergubernamental, la OMM sigue mejorando la difusión de datos meteorológicos y oceanógraficos y el suministro de información a los buques en alta mar. La OMM también colabora con la OACI en la elaboración y aplicación del Sistema Mundial de Pronósticos de Área, que brinda información sobre predicciones meteorológicas aeronáuticas en apoyo de la aviación comercial. 360. Algunos otros usos de la tecnología espacial y sus aplicaciones, previstos para los proyectos piloto y los estudios relativos al desarrollo económico y social, o ya incorporados en ellos, se relacionan con la labor de varias entidades, como las actividades de planificación urbana de la CESPAO, el establecimiento de una base de datos sobre población por el PNUMA por conducto de las actividades de su GRID, y el establecimiento de sistemas de información urbana por el UNITAR. El PNUMA contribuye a los esfuerzos de las Naciones Unidas en materia de asentamientos de refugiados mediante su base de datos sobre planificación de emergencia para las zonas vecinas a los campamentos de refugiados. La FAO también está elaborando el Sistema de Información sobre Gestión de Programas (ProMIS) a fin de suministrar información relacionada con la planificación, coordinación, ejecución, vigilancia y evaluación de los programas de asistencia humanitaria, de emergencia y de desarrollo en apoyo de la labor de la Oficina de las Naciones Unidas de Coordinación de Asuntos Humanitarios y el PNUD. La UNESCO ejecuta un programa de arqueología espacial en que la tecnología de satélites de teleobservación apoya las actividades de investigación sobre el terreno en sitios arqueológicos. La UNESCO también sigue vigilando algunos lugares de valor cultural y ciudades históricas utilizando la tecnología basada en la teleobservación y en los SIG. b) Derecho internacional del espacio i) Situación: derecho internacional del espacio 361. El derecho internacional del espacio, elaborado por las Naciones Unidas por conducto de la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos y su Subcomisión de Asuntos Jurídicos, refleja la importancia que la comunidad mundial otorga a la cooperación internacional en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre. Hasta la fecha se han redactado cinco tratados y cinco conjuntos de principios jurídicos sobre asuntos relativos a la exploración y utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos gracias a la labor de las Naciones Unidas, con lo que se ha establecido gradualmente un régimen jurídico coherente para las actividades relacionadas con el espacio. 362. En virtud de los principios jurídicos internacionales recogidos en los cinco tratados relativos al espacio ultraterrestre47 se ha establecido que la exploración y utilización del espacio ultraterrestre son actividades accesibles a "toda la humanidad"48 y que el espacio ultraterrestre, incluidos la Luna y otros cuerpos celestes, no son susceptibles de apropiación por ningún país. Esos principios jurídicos garantizan también la libertad de exploración. Además, prohiben el emplazamiento y la utilización de armas nucleares y cualquier otro tipo de armas de destrucción masiva en el espacio ultraterrestre y prevén la responsabilidad internacional de los Estados por las actividades nacionales en el espacio ultraterrestre, por daños causados por los objetos espaciales, la seguridad y el rescate de las naves espaciales y los astronautas, la prevención de interferencias dañinas en las actividades espaciales y de la contaminación nociva de los cuerpos celestes, así como de los cambios adversos en el medio ambiente de la Tierra, la notificación de las actividades espaciales, el registro de los objetos lanzados al espacio ultraterrestre, la investigación científica y la exploración de los recursos naturales en el espacio ultraterrestre, así como la solución de las controversias. Todos los tratados hacen gran hincapié en el principio de que el espacio ultraterrestre, las actividades que se realicen en él y cualquier beneficio que pueda derivarse de ello deberán redundar en beneficio de todos los países y de la humanidad, e incluyen elementos basados en el principio de la promoción de la cooperación internacional en las actividades realizadas en el espacio ultraterrestre. 363. Las cinco declaraciones y conjuntos de principios jurídicos49 aprobados por la Asamblea General prevén la aplicación del derecho internacional y la promoción de la cooperación y comprensión internacionales en las actividades espaciales, la difusión y el intercambio de información por conducto de transmisiones transnacionales directas de televisión por satélite y el intercambio de datos e información procedentes de las observaciones por satélite de los recursos de la Tierra, así como normas generales que rigen la utilización segura de las fuentes de energía nuclear necesarias para la exploración y utilización del espacio ultraterrestre. 364. La Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos y su Subcomisión de Asuntos Jurídicos está examinando la cuestión del examen y posible revisión de los principios pertinentes a la utilización de fuentes de energía nuclear en el espacio ultraterrestre; los asuntos relativos a la definición y delimitación del espacio ultraterrestre y al carácter y utilización de la órbita geoestacionaria, incluida la consideración de medios y arbitrios para asegurar la 76 A/CONF.184/6 utilización racional y equitativa de esa órbita sin desconocer el papel de la UIT; y la situación de los cinco instrumentos jurídicos internacionales que rigen el espacio ultraterrestre. Al abordar algunos de estos temas, es importante destacar las novedades que se han producido (por ejemplo, en relación con la órbita geoestacionaria) a la luz de las recomendaciones de UNISPACE 82, que se han reflejado en instrumentos jurídicos elaborados por otros órganos del sistema de las Naciones Unidas. Es el caso de la UIT, con respecto al establecimiento de la igualdad de acceso garantizada, conforme a lo que se ha establecido en conferencias internacionales y en la constitución y las normas de la UIT. Ello se refleja también en los avances logrados en el estudio de los temas, basado en propuestas y acuerdos recientes de la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos, en particular sobre la afirmación de que la órbita geoestacionaria es parte integrante del espacio ultraterrestre. 365. Otras organizaciones intergubernamentales, en particular las del sistema de las Naciones Unidas, también contribuyen al régimen jurídico que rige la cooperación internacional en las actividades espaciales. Entre ellas figuran la UIT, la OMPI, la OMM y el Organismo Internacional de Energía Atómica. Además, los tratados y acuerdos multilaterales y bilaterales han dado lugar al establecimiento y funcionamiento de organizaciones y órganos internacionales y regionales en materia espacial, como la ESA, INTELSAT, la Organización Árabe de Comunicaciones por Satélite, la Organización Europea de Explotación de Satélites Meteorológicos (EUMETSAT), Inmarsat e Intersputnik, así como a la ejecución de programas de cooperación, como el Consejo de Cooperación Internacional para el Estudio y la Utilización del Espacio Ultraterrestre COSPAS-SARSAT y la Estación Espacial Internacional. Muchos Estados también han incrementado el conjunto de normas en materia espacial con la adopción de leyes nacionales que rigen sus actividades en el espacio ultraterrestre y sus objetivos en relación con los proyectos de cooperación internacional. ii) Temas y objetivos 366. Las Naciones Unidas han logrado crear y elaborar progresivamente (de conformidad con el artículo 13 de la Carta de las Naciones Unidas), en forma de tratados y declaraciones, un conjunto de principios y normas relacionados con las actividades espaciales que puede considerarse una rama establecida del derecho internacional que rige las actividades espaciales. En años recientes, el aumento de las actividades espaciales ha suscitado nuevos problemas de carácter sumamente técnico, como, entre otros, los desechos espaciales, la utilización de las fuentes de energía nuclear en el espacio y la protección de los derechos de propiedad intelectual. Esos temas plantean muchos desafíos jurídicos que exigen soluciones inspiradas en el marco de la cooperación internacional para que el derecho internacional del espacio esté a la altura de los rápidos adelantos en materia de tecnología y actividades espaciales. Debe tratarse de buscar esas soluciones sobre la base del respeto de los principios, declaraciones y resoluciones de la Asamblea General y teniendo en cuenta las necesidades de los países en desarrollo. 367. Las innovaciones en la tecnología espacial también dan lugar a actividades orientadas a la explotación de los recursos naturales en el espacio ultraterrestre y en los diversos cuerpos celestes, dentro de un margen de viabilidad. Dada la aparente falta de consenso internacional sobre los principios consagrados en el Acuerdo sobre la Luna, como lo demuestra el relativamente escaso número de ratificaciones, las cuestiones relacionadas con la propiedad de esos recursos y el acceso equitativo a ellos tendrían que seguirse examinando y estudiando a fondo en el contexto del derecho internacional. 368. Desde UNISPACE 82 (véanse los párrafos 21 a 27 supra), el mundo ha sido testigo del considerable crecimiento de la comercialización y privatización de las actividades relacionadas con el espacio. Esa tendencia ha conducido a un aumento significativo del número de participantes no estatales en las actividades de exploración y utilización del espacio ultraterrestre, así como del número de actividades diferentes en que participan. En algunos casos, las telecomunicaciones por satélite, la navegación y la determinación de la posición por satélite, el suministro de equipo y servicios de lanzamiento y la teleobservación ya han pasado a ser industrias privadas de rápido crecimiento. Asimismo, actividades como el turismo espacial, las actividades mineras en los asteroides y otros cuerpos celestes y la eliminación de desechos en el espacio ultraterrestre se consideran seriamente como posibilidades para las empresas privadas espaciales en un futuro no muy lejano. Estas actividades han planteado nuevos problemas jurídicos. 369. Los Estados Miembros de las Naciones Unidas deberían emprender el examen de los problemas jurídicos pertinentes y buscarles soluciones y, en particular, reconocer la necesidad de considerar una participación más amplia de la empresa privada al formular nuevas leyes. Los organismos especializados deben considerar la posibilidad de redactar normas y prácticas recomendadas, además de modelos de asociaciones entre empresas públicas y privadas en sus respectivas esferas de actividades espaciales. Se ha de seguir desarrollando el concepto de "servicio público" y sus diversas manifestaciones, prestando especial atención al interés 77 A/CONF.184/6 público mundial y a las necesidades de los países en desarrollo. Deben fortalecerse los principios equitativos del comercio. También hay que prestar atención a los diversos aspectos de las cuestiones de responsabilidad y seguridad del derecho de propiedad a fin de lograr un marco mundial coherente. Las organizaciones internacionales interesadas deberían prever el establecimiento de foros mixtos eñcaces con objetivos claramente definidos. 370. La Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos debería prestar atención a los diversos aspectos de los desechos espaciales. La Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos debería examinar también los aspectos jurídicos relativos a las órbitas terrestres bajas, teniendo en cuenta las recientes modificaciones del convenio de la UIT relativo a la condición de recursos naturales limitados de las órbitas terrestres bajas. Hay que abordar la cuestión de la seguridad con respecto a la propiedad de las naves espaciales. 371. Los Estados Miembros deberían estudiar la posibilidad de formular mecanismos eficaces para la solución de las controversias derivadas de la comercialización del espacio. Esos mecanismos deberían tener en cuenta las normas de arbitraje existentes que se aplican en la práctica internacional para la solución de controversias. 372. Otra preocupación apremiante es que muchos Estados todavía no han pasado a ser partes en los tratados sobre el espacio ultraterrestre celebrados en el marco de las Naciones Unidas, que rigen las actividades relacionadas con el espacio. A pesar de que todos los años la Asamblea General aprueba resoluciones en que invita a los Estados a estudiar la posibilidad de ratificar los tratados o adherirse a ellos51, la aparente disminución de la voluntad de los Estados de comprometerse a cumplir las disposiciones de sucesivos tratados tiende a socavar la autoridad normativa de los acuerdos internacionales más recientes. La Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos y sus Subcomisión de Asuntos Jurídicos han pedido a los Estados su opinión sobre los obstáculos que impiden la ratificación de los cinco instrumentos jurídicos internacionales sobre el espacio ultraterrestre52 y han iniciado un examen de la situación de esos instrumentos jurídicos a fin de entablar un debate al respecto. Ese proceso también ha puesto de manifiesto que en la práctica, la adhesión efectiva de los Estados a las disposiciones de los tratados en los que son parte dista de ser óptima, hecho que también debe examinarse de inmediato. Al respecto, se insta a los Estados a velar por que su legislación nacional se ajuste a los tratados. 373. Es preciso fortalecer el papel de la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos y de su Subcomisión de Asuntos Jurídicos en su calidad de mecanismos para la elaboración de principios y normas apropiados y necesarios que rijan el espacio ultraterrestre a fin de satisfacer las necesidades de una esfera de la actividad humana que progresa rápidamente. Ello podría entrañar el examen por esos órganos de cuestiones como las ya sugeridas por los Estados Miembros para su inclusión en el programa de la Subcomisión de Asuntos Jurídicos, a saber: los aspectos comerciales de las actividades espaciales (por ejemplo, derechos de propiedad, seguros y responsabilidad); los aspectos jurídicos de los desechos espaciales y un examen de las normas de derecho internacional en vigor aplicables al respecto; un examen comparado de los principios del derecho internacional del espacio y del derecho internacional del medio ambiente; un examen de los principios relativos a las transmisiones directas por televisión y la teleobservación de la Tierra, con miras a la posible conversión de esos textos en tratados; un examen de los procedimientos resultantes del Acuerdo que rige la aplicación de la parte XI de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar como modelo posible para fomentar las adhesiones al Acuerdo sobre la Luna; y el mejoramiento del Convenio sobre el registro de objetos lanzados al espacio ultraterrestre53. El acuerdo sobre nuevas estructuras del programa de sus dos Subcomisiones que alcanzó la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos en su 42° período de sesiones, celebrado en 1999, debería posibilitar que se enriqueciese considerablemente la labor de la Subcomisión de Asuntos Jurídicos. 374. La Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos debería analizar la conveniencia de elaborar nuevos instrumentos jurídicos relativos a diversas aplicaciones espaciales, teniendo particularmente en cuenta el crecimiento comercial de algunas de esas aplicaciones54. 375. La Subcomisión de Asuntos Jurídicos y la Subcomisión de Asuntos Científicos y Técnicos deberían, en general, reunirse de tal manera que se posibilitara una mayor interacción entre la labor de ambos órganos54. 376. La Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos debería estudiar también los aspectos jurídicos y de otra índole de interés para el GNSS5 4. c) Situación y perspectivas de la cooperación internacional i) Situación: cooperación internacional 377. La Asamblea General, en su resolución 51/122, aprobó la Declaración sobre la cooperación internacional 78 A/CONF.184/6 en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre en beneficio e interés de todos los Estados, teniendo especialmente en cuenta las necesidades de los países en desarrollo. La aprobación de esta Declaración supuso otro logro de las Naciones Unidas en la formulación de un régimen jurídico internacional que rija las actividades en el espacio, y reafirmó la voluntad de los Estados Miembros de promover la cooperación internacional en la utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos en beneficio de todos los Estados, teniendo especialmente en cuenta las necesidades de los países en desarrollo. 378. La disminución de las tensiones de la guerra fría en el decenio pasado ha hecho que cambie drásticamente la manera en que las potencias espaciales realizan sus actividades. Valiosos recursos que antaño estaban sujetos a consideraciones estratégicas enfrentadas se utilizan en la actualidad para fomentar una mayor cooperación. La rápida evolución del panorama económico mundial ha creado un marco y una dinámica de colaboración más estrecha entre los Estados, estimulada por un nuevo sentimiento de que urge atender problemas mundiales descuidados durante mucho tiempo. Como resultado de ello, la cooperación internacional ha creado una actitud mental gracias a la cual todos los participantes en las actividades espaciales han llegado a comprender las ventajas de cooperar para definir objetivos comunes y la necesidad de aprovechar al máximo los recursos existentes, ya sea financieros o de otra índole. 379. En cambio, existen aún obstáculos con respecto al aumento de la cooperación internacional: limitaciones presupuestarias a los programas espaciales de los principales países activos en esa esfera y dificultades de los países en desarrollo para obtener financiación destinada a los programas de cooperación y participar en ellos. En consecuencia, en toda la historia de la época espacial jamás ha sido tan decisivo estimular y fomentar la cooperación internacional. 380. La preservación del medio ambiente, la instauración de la era de la información y la exploración continuada del sistema solar son sólo algunos temas de alcance mundial en que la tecnología espacial puede cumplir una función destacada en los años venideros. Ya existen muchos mecanismos multilaterales destinados a promover la cooperación internacional, en particular para ayudar a los países en desarrollo. Es posible que otras actividades requieran la creación de esos mecanismos, pero hay muchos obstáculos que impiden una mayor cooperación. Ahora bien, sin un esfuerzo constante de cooperación internacional, muchos países en desarrollo tal vez tengan dificultades para establecer una base científica y educativa suficiente para ejecutar programas sostenibles de tecnología espacial y sus aplicaciones. Muchas actividades espaciales a nivel de los países, como las de comunicación y radiodifusión por satélite, requieren coordinación internacional para su realización satisfactoria. 381. Reconociendo la importancia primordial de dar acceso rápido, fiable y asequible al espacio ultraterrestre, en forma no discriminatoria, para la realización satisfactoria de las actividades espaciales, resulta actualmente indispensable promover el desarrollo de la cooperación internacional en materia de servicios de lanzamiento. 382. A fin de fomentar la cooperación internacional, deben reforzarse aún más los distintos mecanismos y canales de cooperación existentes, como los mecanismos intergubernamentales, las organizaciones intergubernamentales/privadas55, los mecanismos interinstitucionales especiales36, las actividades industríales transnacionales57 y las organizaciones internacionales no gubernamentales. Entre los mecanismos intergubernamentales se cuentan la cooperación bilateral, que existe actualmente entre los países en desarrollo58 y entre estos y los países desarrollados, y la cooperación multilateral, en la que participan mecanismos intergubemamentales. Esta última podría adoptar varias formas, incluido el establecimiento de un mecanismo de cooperación institucional permanente, como la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos, el Programa regional de aplicaciones espaciales al desarrollo sostenible, auspiciado por la CESPAP, el Foro Regional de Organismos Espaciales de Asia y el Pacífico en coordinación con el NASDA y el Instituto de Ciencias Espaciales y Astronáutica del Japón, la Cooperación Multilateral de Asia y el Pacífico en materia de Tecnología Espacial y sus Aplicaciones y la ESA, el establecimiento de un mecanismo especial, como la serie de conferencias espaciales de las Américas celebradas en América Latina y el Caribe, (en la última de las cuales, la Tercera Conferencia Espacial de América, celebrada en Punta del Este (Uruguay) del 4 al 8 noviembre de 1996, se aprobó un plan de acción para la cooperación regional en materia espacial)59, y mecanismos de cooperación para determinados proyectos, como la Estación Espacial Internacional. 383. Muchos países que realizan actividades espaciales también ejecutan programas, efectúan estudios y celebran seminarios de asistencia técnica, con carácter bilateral o regional. Si bien es preciso continuar los esfuerzos internacionales para buscar nuevos e innovadores mecanismos de cooperación que satisfagan mejor las necesidades de los países participantes, deben seguirse promoviendo algunos de los mecanismos de probada eficacia. Asimismo, es importante que los programas de asistencia se coordinen para que se complementen unos 79 A/CONF.184/6 a otros. Es fundamental que todos los países cuenten con la mejor cartera de opciones de cooperación internacional a ñn de obtener óptimos resultados de las actividades espaciales en los planos científico y tecnológico, económico y social, así como industrial. Teniendo presente la gran capacidad de Internet para difundir información, se debe alentar la creación de una fuente común de información basada en Internet, a fin de facilitar que cada país reciba oportunamente la cartera señalada. ii) Temas y asuntos de interés 384. Como en el caso de muchos otros proyectos de transferencia de tecnología y de cooperación, una consideración primordial es que el destinatario sea capaz de sostener o mantener esa tecnología durante largo tiempo una vez concedida la participación del donante. La formación y capacitación de científicos y de otros usuarios es indispensable para garantizar la plena utilización de dicha tecnología. 385. La vigilancia del medio ambiente parece ser la disciplina que mejores perspectivas ofrece para el logro de una mayor cooperación internacional. En la actualidad se reconoce umversalmente que la Tierra es un sistema que forma una unidad, en el que los fenómenos de una zona pueden repercutir en otra. Por ello, ningún organismo ni país puede permitirse hoy día emprender por sí solo los vastos programas que requiere el conocimiento científico del sistema terrestre en todos sus aspectos. Se debe fortalecer la cooperación internacional en este ámbito. 386. La función cada vez más importante de la industria privada en las actividades espaciales y el declive paralelo de la financiación estatal destinada a los programas conexos son facetas de otra cuestión que refleja las tendencias económicas generales. A ese respecto, es importante fomentar la participación del sector privado como socio potencial para actividades futuras. Esto puede lograrse, por ejemplo, precisando los proyectos en que su participación resultaría ventajosa, al tiempo que se impulsa la competencia leal en esta esfera. 387. Esa mayor participación del sector privado guarda relación con el factor de costo de muchas actividades espaciales, que consta de dos elementos: primero, el costo de adquirir los datos o la tecnología necesarios; y segundo, el de llevar a cabo las actividades espaciales propiamente dichas. Para la mayoría de los países en desarrollo y los países con economías en transición, la adquisición de costosos conjuntos de datos constituye un obstáculo considerable para una mayor participación en dichas actividades. A medida que un número creciente de empresas privadas preste servicios de suministro de datos, las fuerzas del mercado deberían causar una reducción de los costos hasta hacerlos más generalmente asequibles. 388. En cuanto al costo de los proyectos, especialmente el de las misiones de exploración espacial tripuladas de gran envergadura, ningún país puede ya sufragar por sí solo gastos tan exorbitantes. Cabe citar como ejemplo la Estación Espacial Internacional, para la que 16 Estados han aunado recursos a fin de compartir la carga tecnológica y financiera de un ambicioso proyecto que puede reportar muchos beneficios a la humanidad. Otro ejemplo es la Estrategia integrada de observación mundial (EIOM), en la que los organismos espaciales y de financiación intentan evitar la duplicación de las mediciones desde el espacio y la superficie y colmar las lagunas de las observaciones y los datos ambientales a fin de lograr la máxima rentabilidad de la inversión. 389. Los futuros programas de ciencias biológicas en el espacio deben desarrollarse en la medida de lo posible mediante una amplia cooperación internacional e interdisciplinaria, teniendo en cuenta todos los componentes de los programas espaciales (es decir, investigación de alta calidad, patrocinio de la industria, planes de comercialización de los beneficios secundarios y programas de información para el público en general, así como la participación de investigadores de países en desarrollo60. 390. Se debe alentar el acceso a la Estación Espacial Internacional de investigadores de los Estados que no estén representados en el grupo de trabajo internacional sobre ciencias biológicas en el espacio6 0. 391. Los mecanismos internacionales de cooperación deben orientarse, entre otras cosas, a brindar a los países en desarrollo los medios para superar su condición de nuevos usuarios y permitirles dotarse de capacidades propias en materia de ciencia y tecnología espaciales, promoviendo el fortalecimiento de las capacidades en lo que a recursos humanos y financieros se refiere. 392. Como se analizó en los párrafos 338 a 360 supra, diversas organizaciones del sistema de las Naciones Unidas llevan a cabo actividades de aplicaciones espaciales para fines de desarrollo. Dichas actividades se coordinan en el marco de la Reunión Interinstitucional sobre las Actividades Relativas al Espacio Ultraterrestre a fin de evitar una duplicación innecesaria en la planificación de las tareas futuras y estudiar posibilidades de realizar las actividades en curso y previstas mediante una labor interinstitucional conjunta. No obstante, el mecanismo interinstitucional vigente limita hasta cierto punto los esfuerzos encaminados a coordinar las actividades, en particular las ya aprobadas por los Estados Miembros de las organizaciones interesadas, cuando dicha coordinación entraña una modificación de las actividades previstas en el mandato. 80 A/CONF.184/6 iii) Programas de acción concretos 393. El apoyo a los diversos programas depende con frecuencia del volumen y del tipo de información existente al respecto. En varios países, tanto la población en general como las autoridades nacionales necesitan recibir mejor información sobre los beneficios prácticos de muchas tecnologías espaciales. Esa mejor información sobre dichos beneficios permitiría probablemente aumentar el interés por lograr un mayor aprovechamiento de las aplicaciones de la tecnología espacial en los programas de desarrollo. Para ello, la comunidad espacial debería subrayar el valor de la cooperación internacional para obtener beneficios concretos de la tecnología espacial con miras a lograr el desarrollo sostenible. 394. Con miras a aumentar el apoyo político a la cooperación internacional en las actividades espaciales, debería existir un consenso político multilateral al más alto nivel de adopción de decisiones a fin de llevar a la práctica los objetivos espaciales comunes fijados, entre otros órganos, por la Asamblea General en su resolución 51/122. A tal fin, cabría estudiar la posibilidad de intensificar los esfuerzos por incluir un tema sobre el espacio en el programa de una reunión multilateral de jefes de Estado61. También podría adoptarse un enfoque análogo para aumentar el apoyo político a la cooperación internacional entre los legisladores. Podría estudiarse la posibilidad de convocar reuniones multilaterales especiales de legisladores que aboguen a favor de las actividades espaciales a fin de debatir los objetivos comunes que han de perseguirse en las actividades espaciales. 395. A fin de aprovechar plenamente las aplicaciones de la tecnología espacial, los países en desarrollo necesitan adquirir capacidades y habilidades propias. Teniendo presente ese hecho, se deben fortalecer y respaldar las actividades de formación y capacitación mediante programas bilaterales y multilaterales adaptados a necesidades propias, en los que también debería tratarse de reforzar los centros regionales de formación y capacitación en ciencia y tecnología espaciales establecidos con asistencia de las Naciones Unidas. 396. Las Naciones Unidas deberían establecer, con carácter urgente, un fondo especial, sobre la base de contribuciones voluntarías, para prestar asistencia en la aplicación de las recomendaciones de UNISPACE III, en particular de aquellas que están orientadas hacia proyectos en países en desarrollo, con miras a aumentar la conciencia acerca del desarrollo de la tecnología espacial y sus repercusiones en el desarrollo económico y social. El fondo especial de contribuciones voluntarias de las Naciones Unidas, que se denominará el Fondo de Ejecución de UNISPACE III, sustituirá al actual fondo para aplicaciones espaciales, que surgió como resultado de UNISPACE 82. El saldo que quede en el fondo existente será transferido al nuevo fondo. 397. Deberían aprovecharse los mecanismos internacionales apropiados existentes para estudiar la posibilidad de desarrollar aún más las aplicaciones de la tecnología espacial que encierran grandes posibilidades de éxito y contribuyen a satisfacer necesidades mundiales. Cuando tal mecanismo no exista debería establecerse y podrían estudiarse nuevas formas de cooperación de interés mutuo y en beneficio de todos. Dichas aplicaciones comprenden, entre otras, las siguientes: a) Actividades cooperativas en materia de información y telecomunicaciones, en particular en beneficio de los países en desarrollo, aprovechando la capacidad de las instalaciones y los satélites existentes; b) Un sistema de mitigación de desastres que utilice satélites científicos, de observación de la Tierra, de reunión de datos y de levantamiento de mapas, combinado con un sistema de fusión y distribución de datos en tiempo casi real; c) Un sistema de observación de la Tierra sostenible desde el punto de vista económico. 398. Es preciso buscar soluciones innovadoras para los problemas de la tecnología espacial y sus aplicaciones a fin de prestar apoyo a los países